Así es Suno AI, la inteligencia artificial para hacer música que pega fuerte: ¿oportunidad o peligro?

Así es Suno AI, la inteligencia artificial para hacer música que pega fuerte: ¿oportunidad o peligro?

Primero fue el texto, luego la imagen y el vídeo. Ahora llega el nuevo modelo de IA generativa que crea canciones e instrumentales de dos minutos en cuestión de solo unos segundos.

Estudio de música.Getty Images

“Rompemos las barreras entre tú y la canción que sueñas a hacer”. Así es como se describen los creadores de Suno AI, la compañía musical con inteligencia artificial que está rompiendo Internet estos últimos meses y que, según todo apunta, ha llegado para quedarse. 

Con el avance de la inteligencia artificial generativa, surge también un debate sobre sus límites y aparecen los recelos de quienes temen que las máquinas acaben sustituyendo a los humanos, algo que podría cambiar con una ley que regule su uso.

Suno AI permite al consumidor generar canciones realistas combinando voces e instrumentales generadas por IA. Los fundadores son Mikey Shulman, Georg Kucsko, Martin Camacho y Keenan Freyberg, cuatro amigos que estudiaron en la universidad de Harvard y que fueron alumnos de empresas como Meta, TikTok y Kensho.

Hasta un equipo de 10 personas (y más que están empezando a formar parte) trabajaron durante 18 meses para hacer su sueño realidad. “De la mente a la música” es el lema principal de una compañía que, según sus fundadores, está “construyendo un futuro en el que cualquiera puede hacer buena música”. La sede principal se encuentra en Cambridge (Massachusetts, Estados Unidos).

Recientemente se ha popularizado en las redes sociales, sobre todo tras las intervenciones de uno de los 'streamers' más populares del mundo. IlloJuan, en uno de sus tantos directos que se caracterizan por una gran variedad de contenido, llevó a cabo 'Operación Temazo', un concurso de canciones creadas con Suno AI.

Lo apodó como 'OT', en un juego irónico con el popular 'Operación Triunfo' y tuvo un éxito enorme, aumentando en gran cantidad las visitas y creaciones de una herramienta que le da "miedo" pero que no le preocupa, ya que según su juicio, la IA no entra dentro de los planes del futuro de la industria musical.

Una canción de dos minutos creada en segundos

El pasado 21 de marzo Suno presentó ‘v3’, el primer modelo con la capacidad de producir música con calidad de radio y que permite crear canciones completas de dos minutos en cuestión de segundos, incorporando una mayor calidad de audio y variedad de estilos musicales nuevos.

Para crear tu propia canción basta con una descripción en la que se señale el tipo de canción, el título y el estilo musical. Unos pocos segundos que se convierten en una canción de casi dos minutos de lo que le pidas. Con la nueva versión ahora puedes elegir la letra de la canción.

¿Demanda inminente de discográficas?

La compañía deja claro en su página oficial que el modelo de Suno está diseñado para “crear música original” y que en ningún caso sus modelos “reconocen referencias a otros artistas, no estamos aquí para crear más ‘Drakes’ falsos”. Tampoco han querido desvelar qué fuentes de datos han utilizado para entrenar la inteligencia artificial.

Miguel Ángel Román, doctor en inteligencia artificial y cofundador del Instituto de Inteligencia Artificial, afirma para El HuffPost que a Suno probablemente “le caiga una demanda en breve de las discográficas para ver con qué datos se han entrenado y si estos son con copyright o no”. 

Estos datos provocan que estos modelos “brillen” y, en este caso, “hay que dilucidar si estos modelos realmente lo que hacen es un proceso de inspiración en el que no memorizan música, sino que la estudian, ven y aprenden sus patrones, lo que sería equivalente al proceso de la inspiración humana”.

“Son conscientes de que les va a caer una demanda y están intentando dejarlo todo listo para demostrar que ellos están para apoyar a los artistas y que no están en contra de ellos ni quieren sustituir a nadie”, explica Román al periódico.

Un punto de inflexión en la industria musical

Algo que puede jugar a favor de Suno es su prohibición de explotar económicamente las canciones que se generen a través de su herramienta. “Les protege un poco ante posibles demandas de gente por copyright”, afirma Andrés Torrubia, ingeniero de Telecomunicaciones y cofundador del Instituto de Inteligencia Artificial, a El HuffPost.

Para Torrubia, en torno a Suno se vive un “revuelo” que ya hubo cuando salió la IA en el mundo de las imágenes. En todo caso, se generan dos corrientes: por un lado, aquella gente que vive de la industria de la música que percibe la herramienta como una amenaza y, por otro, existe el “contrapeso” de que cualquier persona con “muy poco esfuerzo pueda generar cosas bastante decentes, democratizando y facilitando la creación de música”.

Cree que la herramienta es muy buena para el arte “a nivel individual, habilita a más gente a empezar”. "Quien diga que es ilegal, no es cierto, porque aún no se han dictaminado sentencias y hay interpretaciones que legitimizan a que se utiliza para entrenar los modelos", expresa Torrubia.

Román sigue el mismo camino y cree que no va a tener un impacto negativo en el mercado musical: “Es una herramienta que va a permitir acelerar y hacer música de forma más rápida, un paso más donde una máquina te da ideas o sugerencias de las que te puedes inspirar”.

"Nosotros seguimos a los artistas no solo por su música, sino por lo que hay alrededor, una forma de contar las cosas personal, es difícil que la máquina haga arte porque eso es una comunicación entre humanos", explica Román.

Al fin y al cabo, razona que todo el proceso creativo para crear la canción “sigue dependiendo de un humano, pero utiliza una herramienta mucho más potente que permite llegar a donde uno quiere mucho más rápido”.

Un golpe para los profesionales de la música

El investigador científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en el Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial, Pedro Meseguer, afirma para El HuffPost que el efecto que tendrá en la música es que va a ser algo “muy disruptivo y perturbador”. 

Meseguer cree que, por un lado, hará daño a los profesionales y que permitirá poner “en manos de la gente” poder crear canciones desde cero. Por otro lado, expresa que la música podría vivir una huelga como la de guionistas y actores de Hollywood en el que demanden que no se utilicen inteligencias artificiales.

El miedo en los artistas viene, según Meseguer, del propio desconocimiento: “Las cosas que no se conocen generan miedo”, pero que puede ayudar a “hacernos más libres de cosas poco interesantes y tareas repetitivas”.  El punto positivo a seguir, según nos afirma, es que esta IA generativa dota de una "potencia para generar cosas increíbles en tiempo récord".

Sin embargo, también puede “atontarnos” en el sentido de que, si las máquinas comienzan a tomar decisiones por los propios humanos y acabamos “relegándolo todo a las máquinas, puede que en mil años seamos una humanidad totalmente infantilizada y sin ser capaces de mantener ningún esfuerzo”.

Stable Audio 2.0, el principal competidor de Suno AI

Stability AI, la empresa de IA generativa de código abierto líder en el mundo, presentó el pasado 3 de abril 'Stable Audio 2.0', un modelo que permite crear pistas de audio en alta calidad con una "estructura musical de hasta tres minutos de duración". 

A diferencia de Suno AI, Stable Audio permite cargar muestras de audio y, mediante indicaciones, transformar y generar efectos de sonido, "brindando a los artistas más flexibilidad y control", según los creadores.

Aunque esté un paso por delante, la ventaja de Suno es la generación de letras cantadas por una voz simulada, por lo que el futuro de los modelos de creación de canciones mediante inteligencia artificial recae en ellos. El futuro a corto plazo de la compañía y las sentencias en caso de que finalmente sean demandados marcarán el siguiente paso a seguir de una tecnología a la que todavía se teme.

El futuro de Suno AI

Suno apenas acaba de entrar en su tercera versión, en la que ya ha sorprendido a muchos en Internet pero que no pretende dejar de actualizarse. "Estamos ante una primera generación de creación de música y es inevitable y anticipable que dentro de seis meses tengamos más calidad, pero sobre todo control", afirma Torrubia.

Espacio Eco
Un proyecto de Ecoembes

En las futuras versiones de esta inteligencia artificial se podrá tener un control mucho más grande y de calidad sobre la canción que se quiere crear, haciendo un arreglo en el fondo o en la medolía. "El siguiente paso de esta empresa es el control", reitera Torrubia.