INTERNACIONAL

Se filtra la conversación entre el asesino de siete personas en Toulouse, Mohamed Merah, y la policía francesa (VÍDEO)

09/07/2012 11:17 CEST | Actualizado 09/07/2012 11:19 CEST

La cadena francesa de televisión TF1 ha emitido extractos de audio de la negociación que la policía mantuvo con Mohamed Merah, el asesino confeso de siete personas en Toulouse y Montauban (Francia) el pasado mes de marzo.

"Sé que puede que me abatáis, es un riesgo que corro. Así que sabed que tenéis enfrente a un hombre que no tiene miedo a la muerte. Yo amo a la muerte como vosotros amáis a la vida", afirmó Merah, que acabó siendo abatido por las fuerzas del orden en el operativo desplegado para capturarle.

Este francés de origen argelino de 23 años confesó haber cometido los asesinatos en nombre de la red terrorista Al Qaeda.

"Estamos negociando, y al margen de las negociaciones, no olvidéis que tengo armas. Sé lo que va a pasar, sé cómo actuáis para intervenir", añadió a los agentes.

POLÉMICA POR LA FILTRACIÓN

El ministro francés del Interior, Manuel Valls, lamentó en un comunicado que esas conversaciones se hayan difundido ya que en estos momentos la Justicia está a cargo del caso y que no se hayan tomado precauciones para proteger a las familias de las víctimas.

Valls precisó que la conversación mantenida durante parte de las 32 horas de asedio fue grabada por los servicios de policía, pero subrayó que nunca se había hecho pública y que por lo tanto "conviene preguntarse" sobre los medios a través de los cuales la cadena de televisión se ha hecho con la misma.

Por su parte, uno de los abogados de los familiares de las víctimas anunció que tratarán de evitar una mayor difusión de las conversaciones.

TF1 afirma disponer de cuatro horas y media de grabaciones realizadas por las fuerzas especiales en las que se puede escuchar que aunque su objetivo era "matar con prioridad a militares, porque se han implicado en Afganistán", abarcaba también a "todos sus aliados", fueran de la policía o de la gendarmería.

Merah añade que si no hubiera sido identificado tenía otros atentados en mente y no descartaba haber entrado en las comisarías, "haber abatido al policía de la entrada, haber matado a gente por la calle, a gendarmes que circulan en coche (...), al azar y sin preparación".

El joven, que estaba fichado por pertenencia a organizaciones islamistas radicales y por haber pasado sendas estancias en Afganistán y Pakistán, indicó además que aunque pudo burlar a los servicios secretos cuando le convocaban para interrogarle, no fue a esos países precisamente de vacaciones.

"¿Te crees que vaya a ir de turismo a Pakistán y a Afganistán?, preguntó incrédulo, insistiéndole al agente: ¿Acaso has visto a alguien que vaya de turismo allí?".