POLÍTICA

Las dos columnas de la 'Marcha Negra' se encuentran en Madrid y llenan de optimismo la protesta minera (FOTOS)

10/07/2012 22:25 CEST | Actualizado 10/07/2012 22:26 CEST
Victor Lerena / EFE

La catarsis minera ha llegado con el encuentro en Aravaca de las dos columnas de la Marcha Negra, la aragonesa y la norte. Después de 19 días y más de 400 kilómetros recorridos, ambos grupos necesitaban una inyección de moral y fuerza que les liberase del pesimismo y cansancio que azotaba a los mineros estos últimos días.

“El lunes, después de la reunión, me quería volver a casa” reconoce Pedro, minero del Coto Cantábrico. El fracasado encuentro del pasado día 2 entre los sindicatos mineros y el ministro de Industria, José Manuel Soria, mermó la moral del colectivo, que se preguntaba si la dura marcha serviría de algo.

La unión, sin embargo, ha hecho la fuerza. A las dos columnas de mineros, que suman unas 200 personas, se les han unido este martes en Aravaca unas 200 más, entre familiares de los mineros, estudiantes y ciudadanos que querían mostrar su apoyo. Las nuevas incorporaciones han llenado hasta arriba el depósito de energía de la marcha, que asiste con fuerzas renovadas a la etapa final de su protesta.

“Yo no he entrado en mi vida en una mina, pero estoy harto de las mentiras del Gobierno y por eso me he unido hoy a los mineros”, comenta Jorge, jubilado de 76 años mientras intenta seguir el exigente ritmo de la marcha.

Los líderes sindicales, Cándido Méndez (UGT) y Ignacio Fernández Toxo (CCOO) también se han sumado a la protesta, si bien con un perfil bajo y sin liderar la comitiva: “Nuestra presencia es de acompañamiento, los protagonistas son ellos”, ha declarado Toxo, que junto a su homólogo sindical cerrará la manifestación del miércoles con sendas intervenciones.

El calor recibido en la Comunidad de Madrid ha sorprendido gratamente a los mineros y les ha ayudado a llegar hasta el final, cuando las ampollas en los pies y los tirones musculares hacían mella de sobremanera. “Pensé que de Benavente hacía abajo iban a pasar de nosotros”, explica el minero asturiano Diego González, que cuenta como incluso este lunes un policía nacional de Las Rozas les dio un billete de 50 euros en señal de apoyo.

PRÓXIMA PARADA, LA PUERTA DEL SOL

Ahora los mineros cenan en un pabellón de la Universidad Complutense, cuyo acceso ha tenido que ser limitado dada la turba de gente que les ha acompañado desde Aravaca. Después de cenar, se pondrán todos los cascos y las linternas y empezará la noche minera, que les llevará desde Ciudad Universitaria hasta la madrileña Puerta del Sol.

Esta marcha nocturna será, junto a la manifestación del miércoles por la mañana, el principal acto reivindicativo de estos días.

La manifestación comenzará a las 11.00 horas en Colón y terminará en la sede del Ministerio de Industria, Energía y Turismo sobre las 13.00 horas.

Unos 500 autobuses procedentes de las comarcas mineras llegarán a la capital para sumarse a la protesta, en la que los sindicatos esperan reunir a unas 25.000 personas.