INTERNACIONAL

El Gobierno sirio niega la masacre de Tremseh y contradice a los observadores de la ONU

15/07/2012 12:48 CEST | Actualizado 15/07/2012 12:50 CEST
AFP

El portavoz del Ministerio sirio de Asuntos Exteriores, Yihad Makdissi, ha afirmado que lo sucedido el pasado jueves en la localidad de Tremseh, en la que, según fuentes opositoras, murieron más de 200 personas a manos de las fuerzas del régimen de Bashar al Assad, "no fue una masacre, fue una respuesta militar", y ha asegurado que en los combates entre "las fuerzas de seguridad y los terroristas" murieron "dos civiles" y 37 combatientes.

Los observadores de la ONU, sin embargo, constataron el sábado sobre el terreno que la ofensiva contra Tremseh iba dirigida a grupos y casas específicos, principalmente de desertores del Ejército y activistas de la oposición, y comprobaron que durante los ataques se empleó un amplio repertorio de armamento, como artillería y morteros. Precisaron, además, que por el momento la cifra de víctimas mortales no está clara.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó por su parte la matanza, que calificó de "atroz", y pidió al Consejo de Seguridad que actúe como sea necesario para detener la crisis en Siria.

"NO FUE UNA MASACRE"

"El objetivo de esta rueda de prensa es decirle al pueblo que lo que sucedió no fue una masacre", declaró Makdissi durante un encuentro con los periodistas en Damasco transmitido en directo por las televisiones (incluida Al Yazira). "Fue un enfrentamiento entre las fuerzas regulares y los grupos armados que no creen en una solución pacífica", prosiguió. "Ésta es la realidad, política y militarmente", agregó.

Makdissi rechazó las conclusiones de los observadores de la ONU que visitaron ayer sábado la ciudad y aseguró que el Ejército sirio no utilizó carros de combate, helicópteros ni aviación durante la ofensiva y que lo sucedido fue el resultado de un enfrentamiento entre "las fuerzas de seguridad y los terroristas" en Tremseh, que se había convertido en un "foco de los grupos armados para lanzar ataques terroristas".

"Las fuerzas del Gobierno no utilizaron helicópteros, aviones ni carros de combate, las armas más pesadas que utilizaron fueron los lanzagranadas", manifestó Yihad Makdissi. "Lo que sucedió no fue un ataque del Ejército contra civiles inocentes", aseveró. "Algunas de las imágenes sobre la matanza difundidas por los medios internacionales son falsas", denunció.

"Ayer (sábado) recibimos una carta del señor Kofi Annan (mediador internacional para Siria) dirigida al ministro de Asuntos Exteriores, Walid al Mualem", explicó el portavoz. "Lo menos que podemos decir sobre esta carta sobre lo sucedido en Tremseh es que no se ajusta a los hechos. Por usar un lenguaje lo más diplomáticamente posible, lo que decimos es que esta carta es muy precipitada", aseguró.

COMBATIR LEVANTAMIENTOS ARMADOS

Maddisi advirtió, además, de que el Ejército combatirá cualquier levantamiento armado contra el Estado. "Cualquier persona que se levante en armas contra el Estado se va a encontrar en confrontación con el Ejército", afirmó.

CONDENA DE ALEMANIA

El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, ha culpado directamente al régimen de Bachar al Asad de la masacre en la población siria de Tremseh. "El régimen de Al Asad utiliza armas pesadas como helicópteros, artillería y tanques para una violencia cruel, para una guerra abierta contra su propio pueblo", manifestó en declaraciones que publica al dominical Bild am Sonntag.