Rajoy no tiene tomada "ninguna decisión" sobre el nuevo rescate por el que presiona el Banco Central Europeo, pero ya no lo descarta y hasta lo sugiere discretamente.

"No tengo tomada ninguna decisión", dijo al ser preguntado en una comparecencia para hacer balance del curso político. Si el Gobierno todavía no lo ha solicitado es porque no sabe "exactamente lo que se está planteando" en el seno del BCE, que ayer aseguró estar diseñando un plan de compra masiva de deuda pública que sólo se activará si España solicita antes otro rescate a la eurozona.

Rajoy se refirió a las palabras de Mario Monti, el primer ministro de Italia, el jueves en La Moncloa. "Ni descartaba ni dejaba de descartar" un rescate para Italia, recordó. "Yo haré como siempre hago: lo que creo que conviene al interés general de los españoles". Con el interés general como hilo conductor, Rajoy justificó por la misma razón el crédito pedido para la banca, que recibirá un máximo de 100.000 millones de euros para sanearse. "Lo hice porque creía que eso era bueno para los intereses generales de los españoles", repitió. En cuanto a un segundo rescate, que podría llevar ligadas importantes condiciones y probablemente mayores recortes del déficit, Rajoy utilizará el mismo criterio.

El presidente compareció en rueda de prensa (y aceptó varias preguntas, algo poco habitual) en el contexto de un repaso por todas las decisiones de su Gobierno durante los poco más de siete meses de legislatura. Rajoy se esforzó en repetir que las medidas de austeridad que está tomando son dolorosas, pero imprescindibles:

"No es cómodo. Es muy incómodo. No es agradable, es muy desagradable. No es lo que nos gusta. Sé que es algo que no le gusta a la mayoría. Si hacemos esto es porque hay que hacerlo […] Estas medidas no son amables, no son populares. Todo ello supone un esfuerzo no para el Gobierno, sino para los españoles y para las empresas […] No es opinable ni discutible la necesidad imperiosa de recortar el gasto […] Lo grato es gastar".

Encuesta

¿Cuál es el balance de estos siete meses de Gobierno de Rajoy?

VOTA

NI PRESIONES DE ALEMANIA NI DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA

El presidente del Gobierno también se refirió a las supuestas presiones del Gobierno de Angela Merkel para que pida un nuevo rescate y recorte todavía más el déficit. Rajoy aseguró no haber recibido ninguna demanda desde Berlín y también rechazó la idea de celebrar un referéndum sobre los recortes, habida cuenta de que muchas de las decisiones tomadas no figuraban en su programa electoral. "Nadie se lo ha planteado ni ningún grupo político me lo ha pedido", zanjó.

SIN DECISIONES SOBRE PENSIONES O PRESTACIÓN PARA PARADOS

El Gobierno tampoco tiene ninguna medida tomada sobre la prestación por desempleo para los parados sin cobertura, que ascienden a 400 euros por cada uno. En una carta abierta en El HuffPost, el líder de la oposición reclamó a Rajoy que la mantuviese, ya que a partir del 16 de agosto "muchos miles de españoles pueden perder el único ingreso con el que, malamente, podían hacer frente a sus necesidades más básicas; y, de paso, pueden perder la última esperanza que tenían de llevar una vida digna". Preguntado por las demandas de Alfredo Pérez Rubalcaba, Rajoy aseguró que el Consejo de Ministros ni siquiera discutió la medida.

Sobre lo que tampoco ha habido decisión es sobre las pensiones, pese a los rumores de recorte. "Con los datos que yo manejo, no tengo intención de bajar las pensiones el año que viene", dijo Rajoy.


RAJOY EXIGE LA UNIÓN BANCARIA PARA DICIEMBRE

El presidente valoró como "muy bueno" el último Consejo Europeo, de finales de junio, donde se trató una gran reforma de las instituciones de la Unión Europea y la unión fiscal y bancaria. En su comparecencia, Rajoy aseguró haber enviado una carta a los presidentes del Consejo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, para que se acelere la tramitación de la unión bancaria y se apruebe "en diciembre". Esa unión bancaria, que implica que el Banco Central Europeo se convierta en supervisor único y determinante del sistema financiero, es una condición imprescindible para que la eurozona rescate directamente a los bancos sin que aumente la deuda pública española.