ECONOMÍA

El Tribunal Constitucional alemán autoriza, con condiciones, el fondo de rescate europeo

12/09/2012 10:20 CEST | Actualizado 11/11/2012 11:12 CET
EFE

Europa respira aliviada tras conocerse la decisión del Tribunal Constitucional Federal alemán sobre el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Como se esperaba, los jueces han autorizado la participación alemana en el fondo de rescate, pero con condiciones. Hay así vía libre a la entrada en funcionamiento del mecanismo de rescate permanente, y por tanto a la petición de un nuevo rescate por parte de España.

¿CUALES SON LAS CONDICIONES?

Tras conocerse la noticia, la canciller Angela Merkel ha afirmado en el Parlamento alemán que es "un buen día para Europa" y añadido que es una muestra de la "responsabilidad decidida de Alemania con el futuro del euro".

La entrada en vigor del MEDE estaba prevista inicialmente para el pasado mes de julio, pero al necesitar la ratificación por parte de al menos el 90% de sus participantes, no podía estar operativo antes de que Alemania se pronunciara al respecto.

El retraso de la ratificación alemana se debió a decisión del pasado mes de julio del Constitucional germano de analizar en profundidad las reclamaciones para aplicar medidas cautelares presentadas por distintas agrupaciones sociales, euroescépticos y el partido 'La Izquierda' que denunciaban que la adhesión a estos tratados suponía una cesión de soberanía que exigiría la revisión del texto constitucional germano al debilitar la capacidad de supervisión del Parlamento alemán respecto al dinero de los contribuyentes alemanes.

REACCIÓN INMEDIATA EN LOS MERCADOS

La Bolsa ha celebrado la decisión del Constitucional alemán y tras el visto bueno al MEDE el IBEX 35 ha subido un 1,28 % y superaba los 8.000 puntos.

Además, la prima de riesgo de España ha bajado de los 400 puntos básicos por primera vez desde abril.

El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, que permite medir la confianza de los inversores en la deuda española, se estrechaba después de que el rendimiento del bono hispano cayera al 5,604% y el del bono germano se elevara al 1,604%.