VÍDEO

Testimonios de la tragedia en Madrid Arena: "Han aplastado a una chica a pisotones" (FOTOS, VÍDEO, AUDIOS, TUITS)

01/11/2012 15:04 CET | Actualizado 01/11/2012 19:57 CET

Más de 10.000 jóvenes fueron testigos de una noche que terminó en tragedia. El lanzamiento de una bengala en un pasillo originó una estampida que causó, al menos, la muerte de tres chicas en el recinto Madrid Arena durante una macrofiesta de Halloween.

Otras dos chicas se encuentran en estado crítico al sufrir paradas cardiorrespiratorias por aplastamiento. Testimonios coinciden en que la situación vivida fue una autentica pesadilla. Los jóvenes se asustaron por el lanzamiento de los petardos y las bengalas, e intentaron salir desordenadamente del lugar.

La Policía está interrogando a personal del Madrid Arena y a jóvenes que asistieron a la fiesta para averiguar las circunstancias en las que se produjo la avalancha.

UN PETARDO DESATÓ EL PÁNICO

En declaraciones a Radio Nacional, una joven relata que "estaba en la parte de arriba del concierto y he notado como gente con chalecos reflectantes bajaban. Un amigo me ha contado que había fallecido una chica".

"Mi amigo me ha contado que todo el mundo se ha venido encima de la chica y que le han aplastado a pisotones la cabeza y que no ha sobrevivido", añade.

Otro joven explica a RNE que se habían estado lanzando petardos en el parking durante toda la noche pero el que el desató el pánico fue como "un fuego artificial".

En declaraciones a la Cadena Ser, Sandra Moya, una de las participantes en la fiesta denunció que en el momento de la avalancha, varias de las salidas estaban cerradas, algo que pudo haber facilitado la muerte de las tres chicas. El recinto, con capacidad para 10.000 personas, estaba abarrotado.

En su testimonio la joven insiste en que no se interrumpió la fiesta mientras se atendía a las heridas: ''No se ha despejado, no se ha desalojado y no se han abierto las puertas de acceso''.

En El País Laura cuenta su angustiosa experiencia, afirmando que llegó a pensar que moriría:

"Como a las cuatro de la madrugada se produjo una avalancha por culpa de una bengala que tiraron. La gente, asustada, empezó a empujar y a correr hacia la puerta más cercana, donde se amontonaron. Yo estaba cerca de la puerta, pero al llegar tanta gente se formó un tapón. Era imposible salir. Perdí a mis amigas y me quedé sola en el medio de la avalancha. Me faltaba el aire y no podía respirar. Pensaba que me moría. Incluso pensé en llamar a mis padres y decirles que me moría, que de ahí no salía".

Ramiro también fue testigo del momento de la avalancha: "Se empezó a crear un tapón por una de las puertas. La gente empezó a empujar pero estábamos tan apretados que no podía moverme, ni para delante ni para detrás. La gente empezó a caerse al suelo un metro por delante de mí. Yo aguantaba a tres chicas que estaban por caerse al suelo pero me preocupaban más los que estaban en el suelo. Se caían unos encima de otros. Los de seguridad no dejaban salir a la gente que se iba acumulando en la salida. La gente empezó a gritar y fue entonces cuando empezaron a sacarlos. Vi a cuatro o cinco chicas tiradas en el suelo".

MENORES DE EDAD

La web del diario El Mundo recoge el testimonio de un joven de tan solo 16 años. Gonzalo S.G. relata al diario que nadie les pidió el carné de identidad. "Había tanta, tanta gente que los que iban a entrar empezaron a empujar y los de la entrada nos decían: 'Venga, pasad, pasad'. A muchos ni nos miraban en las mochilas", relata.

Álvaro J., de 17 años, relata a 20minutos.es que durante la fiesta se vivieron muchos momentos de gran agobio y pánico debido a la gran cantidad de gente. "Salí con unos amigos a un pasillo exterior para descansar un rato. Era un agobio porque para salir tenías que cruzarte con cientos de personas que venían en dirección contraria. Cuando estábamos fuera, vimos que al fondo venían dos de seguridad sujetando a una chica, un cuerpo que parecía muerto, todo morado y con sangre en la boca. Intentaron reanimarla y luego se la llevaron", explica.

TESTIMONIOS EN TWITTER

Numerosos asistentes a la fiesta han contando su experiencia en Twitter.

LA FIESTA CONTINUÓ

Borja V., uno de los jóvenes que acudió a la fiesta y que se encontraba de botellón en el aparcamiento privado al aire libre que está próximo al lugar relata su experiencia a EFE.

"Oímos un ruido, vimos chispas y luego mucho humo", afirmó el joven quien, sin embargo, asegura que ni él ni sus amigos se enteraron de los trágicos acontecimientos y continuaron en la fiesta hasta casi las siete de la mañana.

Muchos jóvenes se enteraron de lo ocurrido ya en su casa, cuando comenzaron a ver los comentarios en las redes sociales.