¿Qué harías con 40.000 euros que antes pertenecieron a la empresa que más nos gusta odiar a todos? Es lo que ha preguntado la agencia de viajes on line Atrápalo a sus seguidores en Twitter después de arrancarle en los juzgados esa cantidad a Ryanair por competencia desleal.

La respuesta de los tuiteros (organizada a través del hashtag #quéhacemosconlos40mil ha estado a la altura del cachondeo esperado: las ideas han ido desde invitar a un café a todos los 'followers' hasta descontar un euro a todos los viajes contratados con la competencia, aunque la mayoría optaba por la donación a distintas causas

Atrápalo y Ryanair mantienen una vieja disputa desde que en verano de 2008 la aerolínea comunicó su intención de cancelar los billetes adquiridos a través de intermediarios, llamándolos “parásitos del sector” “madera muerta” o “bastardos que dañan a los clientes”, explica Atrápalo. La actual sentencia, dictada por la Audiencia Provincial de Barcelona, ratifica la dictada por el Juzgado de lo Mercantil de Barcelona el año 2010.

Ryanair ha añadido esta semana más leña a la larga historia de provocaciones (que tan bien les resulta en términos de marketing) a través de su presidente, Michael O'Leary que ha dicho que los cinturones de seguridad no sirven para nada. Y todavía recordamos el vídeo en el que la guardia civil baja a una pasajera de uno de sus aviones porque no se le permite entrar con un libro y un pergamino.

Loading Slideshow...
  • d

Loading Slideshow...