POLÍTICA

El Gobierno reprende a Extremadura por mantener la paga extra a funcionarios y amenaza con el Constitucional

23/11/2012 14:18 CET | Actualizado 23/01/2013 11:12 CET
EFE

Al Gobierno no le gusta la decisión de la Junta de Extremadura de permitir a los empleados públicos cobrar la paga extraordinaria estas navidades.

Preguntada por si apoya la medida, la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, la rechazó de plano. "Indudablemente, no. La legislación básica es aplicable a todo el territorio nacional", dijo en referencia a la decisión del Gobierno de suprimirla.

Según Santamaría, Extremadura debe ceñirse a su Plan de Estabilidad, que fija el ritmo de reducción del déficit, y no mantener la paga extra mediante el adelanto de la de junio de 2013 a este mes de diciembre.

El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, tomó la decisión de mantener la paga extra tras conocer la sentencia del Tribunal Constitucional sobre un impuesto autonómico a los depósitos bancarios, que llevaba varios años tramitándose. Como el Constitucional dio la razón a Extremadura, Monago pretende usar parte de los 240 millones de euros que recibirá la comunidad para mantener la paga.

Santamaría advirtió de que el Gobierno podría recurrir al Constitucional si Extremadura sortea el decreto aprobado en julio por el que se suprime la paga extraordinaria.

TODOS LOS AÑOS PAGA EXTRA

El consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Extremadura, Antonio Fernández, aseguró que "todos los años" en Extremadura "se va a seguir pagando dos pagas extraordinarias" a los empleados públicos de la comunidad. "Ya hay autonomías en España que lo han hecho, Navarra lo ha hecho. Quiero dejar una cosa perfectamente clara, Extremadura no es menos que Navarra, y si Navarra lo va a hacer, y lo puede hacer, nosotros lo vamos a hacer y lo podremos hacer", ha explicado en una rueda de prensa.

En su intervención, ha aseverado que el Ejecutivo extremeño "no va a ir en contra los criterios" del Gobierno central, que ha "suspendido" de manera temporal una de las pagas extras para los empleados públicos.

Para ello, ha aclarado que se procederá a "adelantar" la paga de julio a enero, y la de diciembre a julio, con el objetivo de que esta medida "no tenga repercusión en el bolsillo de los funcionarios".

De esta forma, las pagas se adelantarán "todos los años" hasta que el Gobierno central restablezca de nuevo los dos abonos, momento en que el Ejecutivo extremeño dejará de hacer los "adelantos" a los empleados públicos de la comunidad, que cobrarán de nuevo las dos pagas en julio y en diciembre.

"Como la paga extra no se ha suprimido, sino que se ha suspendido, llegará un momento en que el Gobierno central, cuando mejore la economía, nos diga: señores, este año les doy el dinero de la paga que suspendimos. Nosotros, ese año, como el Gobierno central nos ha dado el dinero de la paga extra, no hacemos ningún adelanto y pagamos la paga extra de diciembre en diciembre. Ya, al año siguiente, nos dejamos de adelantos, y volvemos otra vez a pagarla en julio y en diciembre", ha explicado.