POLÍTICA
05/12/2012 11:52 CET | Actualizado 05/12/2012 15:25 CET

El juez decreta prisión bajo fianza de 30 millones para Gerardo Díaz Ferrán

Gerardo Díaz Ferrán deberá pagar 30 millones de euros si no quiere ir a la cárcel. Es la fianza que le ha impuesto el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco tras tomarle declaración durante una hora en el Juzgado de Instrucción número 6.

Además, Velasco le ha imputado cinco delitos: alzamiento de bienes, insolvencia punible por la ocultación patrimonial de notoria cantidad de dinero, estafa procesal concursal, falsedad documental y blanqueo de capitales.

Por otro lado, ha decretado prisión para el propietario de Nueva Rumasa y Marsans, Ángel de Cabo, eludible bajo una fianza de 50 millones de euros, la mayor fijada en España hasta el momento.

NIEGA UNA TRAMA

En su declaración, Díaz Ferrán ha negado que exista una trama para ocultar sus bienes a los acreedores de Viajes Marsans, un grupo que ha dicho que vendió al empresario Ángel de Cabo por la crisis y del que luego se desentendió.

También asegura que la única relación que tuvo con De Cabo fue por la venta de Marsans, aunque la Fiscalía sospecha que acordó con él el vaciamiento del grupo, y por ello el representante del ministerio público ha pedido prisión incondicional para el empresario.

El expresidente de la CEOE está acusado de supuesto vaciamiento patrimonial del Grupo Marsans para evitar así el pago a sus acreedores.

Velasco, que instruye este procedimiento a partir de una denuncia presentada en febrero pasado por las mayoristas AC Hoteles, Meliá, Pullmantur y el grupo Orizonia, podría imputar a los detenidos los delitos de alzamiento de bienes, blanqueo de capitales e insolvencia punible.

UNA FIANZA HISTÓRICA

La fianza penal de 50 millones de euros impuesta a Ángel de Cabo es la más elevada de la historia judicial española. La impuesta a Díaz Ferrán, de 30 millones, es la segunda más elevada junto a la impuesta al financiero Javier de la Rosa.

En junio de 1999 la Audiencia Nacional impuso a De la Rosa una fianza de 5.000 millones de pesetas (30 millones de euros) en relación con el caso Torras, si bien siete meses después la rebajó a 500 millones de pesetas (3 millones de euros).

Otra de las fianzas de mayor cuantía es la de 15 millones de euros impuesta a Francisco Correa, supuesto responsable de la trama Gürtel, quien abandonó la cárcel un año después, cuando fue rebajada a 200.000 euros. La misma cantidad, 15 millones de euros, fue fijada, también en junio de 2011, al empresario Husein Salem en la causa en la que se tramita la petición de extradición cursada por Egipto por sus vínculos con el expresidente de ese país Hosni Mubarak.

Sólo unas horas después otro magistrado de la Audiencia Nacional fijó una segunda fianza de 12 millones de euros para Salem en relación con otro proceso. Entre las fianzas penales más cuantiosas también está la impuesta al exbanquero Mario Conde por el caso Banesto el 30 de enero de 1995, que se elevó a 2.000 millones de pesetas (12 millones de euros).

Parecida cantidad desembolsaron los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer para eludir la cárcel por el 'caso Urbanor' el 23 de marzo de 1998, 2.040 millones de pesetas cada uno (12,24 millones de euros).

El siguiente en la lista de fianzas millonarias es el traficante de armas sirio Monzer Al Kassar, a quien en 1993 la Audiencia Nacional exigió para abandonar la cárcel mil millones de pesetas (seis millones de euros).

El expresidente de Baleares Jaume Matas pagó 3 millones de euros para eludir la prisión por el 'caso Palma Arena' en 2010, la misma fianza que la Justicia impuso al exasesor urbanístico del ayuntamiento de Marbella Antonio Roca (2008); al propietario de la agencia de valores Gescartera, Antonio Camacho (2003) y al capitán del buque 'Prestige', Apostolus Maguras (2002).

Detenido Díaz Ferrán