INTERNACIONAL
23/12/2012 12:40 CET | Actualizado 22/02/2013 11:12 CET

Monti se ofrece a seguir liderando Italia pero sin ser candidato en las próximas elecciones

AFP

Este domingo era el día señalado para que el exprimer ministro italiano, Mario Monti, que dimitió este viernes, aclarase su futuro. Las elecciones generales, convocadas para el 24 y 25 de febrero, están ya a la vuelta de la esquina y Monti sigue sin despejar del todo sus intenciones. En una larga rueda de prensa, ha explicado que quiere que el próximo Gobierno continúe con su agenda de reformas y que está dispuesto a "guiar" a las fuerzas políticas que apoyen su programa en las próximas elecciones. Está preparado para dar apoyo, consejo y, si es necesario, liderazgo. Pero, sin embargo, no irá en las listas.

"Hemos de evitar pasos ilusorios y extremadamente peligrosos hacia atrás", dijo Monti en la tradicional rueda de prensa de final de año. "No estoy en ningún partido", declaró antes de precisar que su intención es la de proporcionar ánimos, consejos y, de ser necesario, liderazgo. "No me estoy poniendo del lado de nadie, pero estoy dispuesto a asumir responsabilidades si me lo pide Parlamento", matizó. En este sentido, Monti se ha escudado en que es senador vitalicio para evitar las urnas.

"No seré candidato en las listas porque soy senador vitalicio, pero si algunas fuerzas políticas manifiestan el propósito de presentarme después como presidente del Gobierno, lo evaluaré y podría decir que sí".

Al respecto, el antiguo comisario europeo anunció que presentará en breve un documento programático, bajo el título 'Cambiar Italia. Reformar Europa por un empeño común', con ideas sobre lo que debe hacerse para no volver a una situación de emergencia económica.

Monti enumeró una serie de reformas que el ganador de las elecciones del 24-25 de febrero debería abordar, como una simplificación más avanzada de las leyes laborales tras la modificación ya realizada por Monti, y una reforma del sistema legal. El excomisario europeo defendió el trabajo de su Gobierno y dijo que no había podido aceptar la oferta de su predecesor, Silvio Berlusconi, de liderar a la centroderecha en las elecciones.

"INCAPAZ DE COMPRENDER A BERLUSCONI"

También señaló que se ve "incapaz de comprender" los frecuentes cambios de postura de Berlusconi, pasando de los elogios a las duras críticas a su Gobierno. Por ello ha rechazado la oferta formulada por el ex premier para liderar el centroderecha en las próximas elecciones en un discurso en el que ha reivindicado su labor al frente del Gobierno: "Llegué con el país en una situación peligrosa y ahora los italianos tenemos la cabeza bien alta frente a Europa".

Por último, pidió a los partidos políticos que no prometan "ilusiones" en la próxima campaña electoral y afirmó que hay dos cosas que pueden acabar con todo lo que se ha logrado en los últimos meses: "No seguir las líneas guía de Europa" y "quitar el IMU". Monti aludía al impuesto sobre la primera casa (IMU), que el líder del Pueblo de la Libertad (PDL), Silvio Berlusconi, ha prometido suprimir si gana las elecciones.

"Sería una equivocación, ya que los próximos gobiernos lo tendrán que volver a reintroducir, y aumentado para obtener más recursos", aseguró el ex primer ministro.

NOTICIA PATROCINADA