Al menos 37 trabajadores extranjeros de ocho nacionalidades diferentes murieron en el ataque y toma de rehenes en la planta de gas argelina de In Amenas que concluyó el sábado tras una operación militar, según anunció el primer ministro de Argelia, Abdelamalek Selal. Además, ha precisado que todavía hay cinco extranjeros desaparecidos.

En su primera comparecencia ante los medios desde el estallido de la crisis, el pasado miércoles, el primer ministro indicó que un soldado resultó herido en las operaciones y que aún no se ha podido identificar a siete de los 37 ciudadanos extranjeros fallecidos.

En la operación de rescate, lanzada por fuerzas especiales del Ejército argelino, que se prolongó desde el viernes hasta el sábado, fueron abatidos 29 terroristas y otros tres fueron capturados con vida según Selal. Un total de 792 trabajadores fueron liberados, 107 de ellos extranjeros, durante el asalto llevado a cabo por las fuerzas especiales argelinas.

La madrugada del miércoles, un grupo fuertemente armado de terroristas asaltó el complejo de gas de In Amenas, a 1.500 kilómetros al sureste de Argel, con la intención de tomar como rehenes a varios trabajadores extranjeros para llevarlos a Mali. El ataque fue reivindicado por el cabecilla terrorista argelino Mojtar Belmojtar, que dijo que fue en respuesta a la intervención internacional en apoyo del Gobierno maliense contra los grupos radicales islámicos que operan en las regiones septentrionales de Mali.

Según Sellal, los terroristas llegaron desde el norte de Malí y tenían preparado el ataque contra la planta de gas de In Amenas desde hace dos meses. En total, ha precisado en rueda de prensa recogida por 'Tout sur l'Algérie', el comando lo integraban 32 personas, 29 de las cuales fueron abatidos por el Ejército en los asaltos y otros tres fueron capturados con vida.