Los cinco diputados del PSC que ayer miércoles no participaron en la votación de la declaración de soberanía impulsada por CiU y ERC podrían enfrentarse a sanciones, según ha informado el portavoz de los socialistas catalanes, Maurici Lucena, en diversas emisoras de radio.

"Todos los partidos tienen códigos o reglamentos internos de funcionamiento, y nosotros tenemos uno que tiene un menú de sanciones", ha explicado Lucena. Sanciones que se aplican "por romper la disciplina de voto" y cuya magnitud varía en función de la importancia de la votación.

Lucena ha dicho que respeta la decisión de los díscolos, pero que el partido tuvo un amplio debate "muy transparente y muy democrático", y ha vuelto a poner en evidencia las tensiones CDC-UDC durante los últimos días, coincidiendo con el debate soberanista.

De los 20 diputados socialistas, cinco (Àngel Ros, Marina Geli, Joan Ignasi Elena, Rocío Martínez-Sampere y Núria Ventura) rompieron la disciplina de su partido al no votar la declaración de soberanía propuesta por CiU, ERC, ICV-EUiA, cuando la dirección socialista había marcado votar en contra.

"NO TEMO REPRESALIAS"

Los diputados socialistas Joan Ignasi Elena y Àngel Ros, dos de los cinco díscolos, han descartado abandonar el partido y no temen las sanciones que pueda decidir su formación. "No temo represalias" ha afirmado hoy Elena, en declaraciones a los medios al llegar al pleno del Parlament.

"No es un concurso para ver quién es más valiente", sino una muestra de que el partido es "plural", ha dicho Elena, que ha agregado que el PSC debe ser capaz de "agregar y generar consensos en la izquierda y en el catalanismo".

El Parlament aprobó ayer la declaración de soberanía con los 85 votos a favor de CiU, ERC, ICV y la CUP. Los 41 votos en contra fueron los de PSC, el PP de Cataluña y Ciutadan's. Hubo cuatro abstenciones de la CUP además de los cinco diputados socialistas que no participaron.