Alrededor de 6.000 toneladas se acumulan ya en las calles de Sevilla como consecuencia de la huelga indefinida convocada desde la noche del pasado domingo en la sociedad Limpieza Pública y Protección Ambiental (Lipasam), participada en solitario por el Ayuntamiento hispalense y encargada de la limpieza urbana. Esta huelga ha sido convocada por la pretensión de la directiva de Lipasam de reducir directamente un cinco por ciento el sueldo de los trabajadores y ampliar su jornada laboral a 37,5 horas semanales con especial incidencia en los descansos acordados.

Según ha informado a Europa Press el secretario general de UGT en Lipasam, Fernando Castilla, en las calles se acumulan unas 6.000 toneladas de residuos, mientras que se ha producido ya un primer acercamiento entre el Ayuntamiento de Sevilla y los trabajadores, después de que se reunieran el lunes "al producirse un cambio de actitud por parte del equipo de gobierno de Juan Ignacio Zoido".

En este marco, explica que esperan una nueva convocatoria a lo largo del día, algo ante lo que los trabajadores se han mostrado "contentos porque se está negociando", pero advierte de que "no se ha contado con nada nuevo en el encuentro ni existe ningún movimiento buscando el acuerdo".

SIN ACUERDO

Así, cabe recordar que pasadas las 22.30 horas del lunes finalizó la reunión celebrada entre la directiva y el comité de empresa de Lipasam. El comité de empresa expuso a la dirección varias propuestas para reducir el impacto del recorte salarial y de la ampliación de la jornada laboral a 37,5 horas semanales, con lo que el encuentro habría finalizado con la idea de que la dirección de Lipasam y el gobierno municipal del PP respondan a tales proposiciones, según han informado a Europa Press fuentes de CC.OO. señalando, eso sí, que la convocatoria de huelga sigue plenamente vigente.

A lo largo del encuentro, además, la dirección de Lipasam habría anunciado que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ordenado "elevar al 50 por ciento" los servicios mínimos generales decretados por la Administración andaluza, según CC.OO., toda vez que no media aún el auto que habría emitido al respecto el Alto Tribunal andaluz. En este sentido, fuentes municipales han confirmado Europa Press la decisión tomada por el TSJA.

De cualquier modo, el comité de empresa informa en estos momentos a la asamblea de trabajadores del resultado de la citada reunión.

EL AYUNTAMIENTO: "CON NORMALIDAD"

Por su parte, desde el Ayuntamiento hispalense se ha indicado que en esta primera reunión, que ha transcurrido "con normalidad", la dirección de la empresa se ha mantenido firme en el acuerdo firmado en abril de 2012, entre la dirección y el comité de empresa de Lipasam, donde pactaron una reducción salarial del cinco por ciento y una ampliación de la jornada laboral a 37,5 horas semanales, para desconvocar por cierto la huelga promovida entonces en el marco de la negociación del nuevo convenio colectivo.

"Las negociaciones van en base a lo pactado y firmado por los sindicatos", según subrayan las fuentes municipales. No obstante, han indicado que desde la dirección de la empresa se ha pedido a los representantes de los trabajadores que "se rebaje el clima de crispación, se frene los actos vandálicos y que se cumplan los servicios mínimos decretados".

El punto de fricción del acuerdo de abril de 2012 reside en que el comité de empresa reclama atenuar la reducción salarial merced al ahorro de costes ya cosechado por la empresa y se opone a que la ampliación de la jornada laboral repercuta directamente en los descansos programados en Semana Santa, la Feria de Abril o la Navidad. Este extremo, según los sindicatos, afectaría especialmente a las contrataciones eventuales que Lipasam promueve en estas fechas para que sus servicios se atengan al incremento de la demanda y los descansos de los empleados.