El caso del espionaje, una tela de araña con con Cataluña como protagonista y cada vez más ramificaciones, afecta a partidos políticos, al ministerio del Interior, a comisarios europeos y al mismísimo Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Tras la detención por revelación de secretos del director de la agencia de detectives Métido 3 y tres de los empleados de la firma, la Policía Nacional han comenzado a registrar sus domicilios y la sede de la empresa en Madrid. Estos registros se unen al que se está realizando desde primera hora de esta tarde en la sede de Método 3 en la diagonal de Barcelona.

También se han desplegado varios agentes en una de las subsedes de la agencias, precisamente la que está ubicada justo en frente del restaurante La Camarga, donde se sospecha que se grabó de forma ilegal una conversación entre la líder del PP en cataluña, Alicia Sánchez Camacho, y una examante de Jordi Pujol Ferrusola.

SÁNCHEZ CAMACHO NO LO SABÍA

Sánchez Camacho ha negado que supiera que iba a ser grabada su conversación con Maria Victoria Álvarez: Este hecho es rotundamente falso. Alicia Sánchez-Camacho no conoce a ninguna persona vinculada a la empresa Método 3", ha sentenciado el partido este martes en un breve comunicado, donde recuerda la admisión a trámite de una denuncia de la líder popular ante la policía para investigar a los autores, cooperadores e inductores de los seguimientos y escuchas, y una demanda ante la justicia contra

La formación ha avanzado que presentará querellas por injurias y calumnias contra cualquier persona que afirme que Camacho era conocedora o colaboradora "de las grabaciones ilegales de las que fue víctima".

El abogado de Álex Borreguero, uno de los detectives detenidos en el marco de la trama de espías en Catalunya, ha matizado este martes que su cliente no aseguró en su declaración ante la Policía que la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, encargase la grabación de su encuentro con la expareja de Jordi Pujol i Ferrusola.

En declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press, ha subrayado que Borreguero "no ha dicho que Camacho estuviera al tanto del operativo", sino que, cuando instaló la grabadora, él creía que la dirigente popular sabía que se iba a grabar su conversación.

DESLEALTAD

Al margen de las actuaciones policiales, el consejero de Interior, Ramón Espadaler, ha acusado al Estado de cometer una "deslealtad y una invasión de competencias" por mantener a los Mossos d'Esquadra al margen de la investigación cuando tiene competencias para hacerlo, ha asegurado.

Por ello, en un comunicado, ha puesto este martes a disposición del Ministerio Fiscal y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el cuerpo de los Mossos d'Esquadra, "como policía judicial que es", y les ha pedido que cuenten con el cuerpo de policía catalán si inicia investigaciones en este sentido.

COLABORACIÓN DEL CNI

Mientras se suceden las declaraciones las "conjeturas", como ha defendido el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, la secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes ha anunciado la disposición del secretario de Estado director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Felix Sanz Roldán, a comparecer, en el menor plazo posible, ante la Comisión de Gastos Reservados de la Cámara Baja y aportar los datos que sean requeridos para demostrar que no ha existido ni existe relación alguna entre el CNI y la agencia de detectives Metódo3, tal y como había reclamado CiU.

Por su parte, la Policía ha asegurado este martes que no tiene indicios de que una comida de la cúpula del Ministerio del Interior en un restaurante de Barcelona fuera grabada por detectives privados, han explicado a Efe fuentes de este Departamento.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz; el entonces secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa; el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y los altos cargos de la Policía y la Guardia Civil en Cataluña mantuvieron un almuerzo en el restaurante La Camarga el día 30 de abril del año pasado.
Ese día, la cúpula de Interior se reunió en ese establecimiento para diseñar el dispositivo de seguridad de la reunión que el Banco Central Europeo (BCE) iba a celebrar en Barcelona esa misma semana.

ABURRIDOS COMO OSTRAS

El alcalde de Toledo y secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado que piensa querellarse contra quien haya encargado, ejecutado o pagado para que fuera, supuestamente, espiado. "Estoy deseando -ha dicho- que el Ministerio del Interior nos aclare cuanto antes quién se ha tomado interés en espiarme a mí, que, por lo demás, se ha debido aburrir como una ostra".

Otro de los presuntamente espiados, el expresidente de la Generalitat y exprimer secretario del PSC José Montilla, se ha mostrado "indignado" y tranquilo porque no tiene "nada que ocultar".

El secretario general de CiU, Josep Antonio Duran i Lleida, ha vuelto a extender el manto de la duda sobre el caso del espionaje y a embrollar lo que ya está de por sí embrollado. A su juicio, resulta "muy sospechoso" que parte del contenido de las escuchas de la agencia de detectives Método 3 "apareciera" en los informes de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) sobre dirigentes de CDC. "No me envuelvo en la bandera para explicar lo que está pasando, pero hay realidades muy sospechosas. Parte del contenido de la conversación que se grabó a (Alicia) Sánchez-Camacho formó parte del informe de la UDEF que salió en la campaña electoral catalana", ha dicho Duran en una entrevista en Catalunya Ràdio.