Al menos 64 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas este jueves tras la explosión de un coche bomba en un puesto de control militar situado en una autopista muy transitada y cerca de la sede del partido gubernamental Baaz y de la Embajada de Rusia en el centro de Damasco.

Entre los heridos figuran estudiantes y otros civiles que se encontraban en ese momento en esa zona de la capital, que está dénsamente poblada. Muchos se encuentran en estado grave, por la que la cifra de heridos podría aumentar.

En declaraciones a Reuters, el gobernador de Damasco, Bishr Sabban, ha explicado que el automóvil transportaba entre una tonelada y una tonelada y media de explosivos.

El estallido del coche bomba produjo, además, grandes daños materiales y decenas de vehículos aparcados en las proximidades quedaron calcinados.

El Ministerio sirio de Asuntos Exteriores ha responsabilizado del ataque a "grupos terroristas vinculados con Al Qaeda".

Además de esa explosión, dos proyectiles de mortero impactaron contra la sede del Estado Mayor de la Defensa y de la Comandancia General del Ejército en la céntrica plaza de los Omeya, sin causar víctimas mortales.

Mientras, en el suburbio damasceno de Barze estallaron otros dos coches bomba cerca de edificios de seguridad, aunque hasta ahora se desconoce si hay víctimas, indicó en un comunicado el Observatorio Siria de Derechos Humanos.

MÁS DE 70.000 MUERTOS

El centro de Damasco se ha librado en buena parte de los efectos del conflicto armado que sufre Siria desde hace dos años, que ha causado alrededor de 70.000 muertos, pero los suburbios de la capital sí han resultado especialmente afectados por la violencia.

Los rebeldes que controlan los distritos del sur y este han atacado las bases del poder del presidente Bashar al Assad a lo largo de los últimos meses y han cometido varios atentados devastadores con bomba este último año. El grupo islamista Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda, ha reivindicado varias de estas acciones y se ha atribuido 17 ataques en la zona de Damasco en la primera mitad de febrero, entre ellos siete atentados con bomba.