Una dolorosa contradicción: el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, las oficinas del INEM están llenas de paradas. "Sácame así en la foto, con ojeras, para que todo el mundo vea lo jodidos que estamos en este país", pide María Montalbán, de 40 años, madre de una niña, licenciada en Márketing, y visiblemente agotada tras un año rogando por un puesto de trabajo.

maría montalbán
María Montalbán

El 25% de las paradas europeas son españolas, según el último informe del sindicato UGT. La última EPA señala que ya son 2.791.000 las mujeres en paro, lo que constituye un 26,55% del total. Con estas cifras no parece que haya mucho que celebrar este 8 de marzo.

El porcentaje de las mujeres desempleadas es mayor que el de hombres (25,58%). Aún así estas cifras presentan matices que las empeoran. Según Carmen García Cruz, técnico estadísta en UGT, si la tasa de actividad de las mujeres fuera similar a la de los hombres (más del 80% de los hombres busca empleo activamente sin plantearse otras alternativas, como cuidar de la familia), el paro femenino alcanzaría el 40%.

Muchas amas de casa han decidido buscar empleo para ayudar en casa ante la mala situación laboral de sus parejas, según asegura el último estudio de Adecco. Aunque no es el único motivo, es una de las razones que ha llevado a aumentar la tasa de actividad entre mujeres desde que comenzó la crisis. En 2002 se situaba en 42,7% y a finales de 2012 superaba el 53%, por encima de la media europea.

belén
Belén de Rojas

Belén de Rojas, es una de esas madres de familia que hace dos años comenzó a buscar trabajo. "Cuando mi marido, que es autónomo en la construcción, empezó a perder clientes decidí que tenía que hacer algo", explica a El Huffington Post. A sus 39 años, con dos hijos y titulada en FP de Administración de Empresas, Belén afirma que "si no tienes disponibilidad absoluta es muy complicado encontrar nada". Para esta vallisoletana, tener hijos es considerado por las empresas como un lastre a la hora de ofrecerle un empleo.

UGT señala otros factores que han hecho crecer la tasa de actividad femenina. "Cada vez hay más mujeres que terminan sus estudios y se suman a las listas del paro", explica García Cruz.

keisia
Keisia Reyes

MUJERES MÁS PREPARADAS

Éste es el caso de Keisia Reyes. Nacida en Cuba hace 22 años, llegó a España siendo una niña, estudió Educación Infantil gracias a la ayuda de sus padres y becas estatales y se licenció en junio de 2012. "Sólo he podido hacer prácticas los últimos meses de carrera", explica Keisia. "Desde entonces no he encontrado nada, sólo cuido a niños de vez en cuando", añade.

berta
Berta Escudero

En España el número de mujeres con estudios superiores es mayor que el de hombres. Cada día el sector femenino está más preparado. Sin embargo eso no se refleja en un mayor empleo. "Llevo un año en el paro y no encuentro trabajo. Soy licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y ni siquiera he pasado el proceso de selección para Mercadona. ¿Qué tenemos que hacer los jóvenes en este país para poder trabajar? Vivo con mi novio, que también está en el paro, y apenas nos quedan ahorros para seguir pagando el alquiler. Al final, nos tocará emigrar. No hay alternativa", explica Berta Escudero, de 26 años.

ES COMPLICADO CONCILIAR TRABAJO Y FAMILIA

La reforma laboral tampoco ha ayudado a las mujeres españolas. Los sindicatos denuncian que al facilitar el despido, los empresarios tienen menos dificultades para poner en la calle a una mujer si, por ejemplo, se queda embarazada. Esta práctica se puede denunciar, aseguran. Sin embargo, "un embarazo no te puede blindar en un puesto de trabajo", explica Carmen García, de UGT.

maría isabel
María Isabel García

María Isabel García, de 29 años, es madre de una niña de 6 meses. Asegura que perdió el empleo de teleoperadora cuando su jefe se enteró de su embarazo. No fue despedida, simplemente la empresa dijo que no estaba dispuesta a renovarle el contrato porque no podía pagarle la baja por maternidad. Ahora su marido también está en paro y sólo les queda aferrarse a las ayudas y al subsidio por desempleo. "¿Que cómo vivimos? Estoy haciendo magia con los números, hasta el día que tenga que robar", explica dolida.

Pero el problema de las mujeres en el mercado laboral no termina cuando se abandona la cola del paro. La última encuesta de Estructura Salarial del INE, de 2010, sitúa la brecha salarial en el 22,55%. Es decir, una mujer tiene que trabajar 82 días más que un hombre para igualar su salario.

Respecto al conjunto de la población asalariada, tanto de trabajos a tiempo completo como de media jornada, el 15,5% de las mujeres, frente a un 6% de hombres, cobra menos del salario mínimo interprofesional (SMI), según pone de manifiesto el informe de CCOO Crisis y discriminación salarial de género.

LAS REINAS DEL TIEMPO PARCIAL

El 80% de los puestos de trabajo a media jornada lo ocupan mujeres, aunque también, cada vez aumenta más el porcentaje de féminas con jornada completa (ahora está en torno al 40% de las ocupadas), de acuerdo con el texto de CCOO. Una de cada cuatro mujeres que tienen este tipo de contratos asegura que lo prefiere porque le permite dedicar parte de su tiempo a las "obligaciones" familiares. En este caso se aprecia una diferencia clara entre hombres y mujeres: tan sólo el 2% de ellos alega este motivo para trabajar a media jornada.

En la mayoría de los casos, en ambos sexos, se trabaja a tiempo parcial porque no ha encontrado un empleo a tiempo completo.

El caso es poder trabajar. María Montalbán afirma desesperada que está "dispuesta a hacer cualquier tarea" mientras continúa con la incansable labor de encontrar un empleo: "Me levanto cada día a las siete de la mañana para entregar currículums".

Loading Slideshow...
  • "Soy licenciada y no me contratan ni en Mercadona" - Berta Escudero, 26 años

    "Llevo un año en el paro y no encuentro trabajo. Soy licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y ni siquiera he pasado el proceso de selección para Mercadona. ¿Qué tenemos que hacer los jóvenes en este país para poder trabajar? Vivo con mi novio, que también está en el paro, y apenas nos quedan ahorros para seguir pagando el alquiler. Al final, nos tocará emigrar. No hay alternativa".

  • "Estoy haciendo magia con los números, hasta el día que tenga que robar" - María Isabel García, 29 años

    "Mi jefe me echó a la calle cuando se enteró de que estaba embarazada. Trabajaba de teleoperadora y llevaba cuatro años en la empresa. Ahora mi hija tiene 6 meses y su padre lleva casi un año sin cobrar. Vamos a pedir la ayuda de 426 euros porque ya no tenemos ni para pañales. ¿Que cómo vivimos? Estoy haciendo magia con los números, hasta el día que tenga que robar".

  • "Todos los días me levanto a las 7 para buscar trabajo" - Maria Montalbán, 40 años

    "Eso, sácame así en la foto, con ojeras, para que todo el mundo vea lo jodidos que estamos en este país. Llevo parada desde noviembre y sólo he encontrado trabajos puntuales que me han ofrecido amigos. Una semana de administrativo en una oficina, chófer durante cinco días... Tengo una niña de un año y estoy dispuesta a hacer cualquier tarea. Soy licenciada en marketing y ni así encuentro nada. Me levanto cada día a las siete de la mañana para entregar currículums".

  • "No puedo pagar los gastos de mi casa" - Inmaculada Matesanz, 50 años

    "Vivo con 426 euros al mes. No tengo hijos ni pareja y tengo que pagar yo sola los gastos del piso. Este mes se me acaba la ayuda y voy a ver si puedo reanudarla. En junio me quedé en el paro y desde entonces no he encontrada nada, aunque tengo estudios universitarios y he trabajado durante más de 20 años en el sector turismo. Parece que el país se va a pique".

  • "Comemos gracias al sueldo de mi hija" - Rumilda Torres, 50 años

    "Llegué a España hace 25 años desde Perú. En casa, siempre ha trabajado mi marido, pero ahora está en el paro. Tenemos tres hijas y comemos gracias al sueldo de una de ellas. Gana 800 euros y es lo único que tenemos para pasar el mes. Ahora estoy dispuesta a trabajar de lo que sea. Mi fuerte: tengo un certificado de estudios superiores en ingeniería e industrias alimentarias".

  • "Si en junio no me ha salido nada, me marcho de España" - Keisia Reyes, 22 años

    Un año después de terminar su carrera de Educación Infantil, Keisia sigue "buscando trabajo, de guardería en guardería". A sus 22 años sigue viviendo con sus padres y casi no tiene ahorros. "Me he dado de plazo hasta junio, si entonces no tengo trabajo me marcho con unos familiares a EEUU".

  • "Tú vida depende de una llamada de teléfono" - Rocío Pérez, 37 años

    Rocío tiene formación profesional de enfermería (y ahora está con la carrera), lo que le ha permitido trabajar desde los 23 años, "alternando contratos eventuales, pero no había estado más de una semana sin noticias de renovación", explica. Sin embargo lleva ya varios días pegada al teléfono porque es la primera en la lista de la bolsa de empleo del hospital Ramón y Cajal. "Estando tan bien situada esperaba tener ya noticias", se lamenta.

  • "Si no tienes disponibilidad absoluta es muy complicado encontrar trabajo" - Belén de Rojas, 39 años

    "Cuando mi marido, que es autónomo en la construcción, empezó a perder clientes decidí que tenía que hacer algo", explica Belén. Después de dos años de búsqueda, sólo ha tenido la oportunidad de trabajar en una ocasión, durante 6 meses y medio. Ella era ama de casa, con un título de Administración, sin embargo tener hijos, dice, se lo pone más difícil. "Si no tienes disponibilidad absoluta es muy complicado encontrar nada".