POLÍTICA
09/05/2013 12:27 CEST | Actualizado 09/07/2013 11:12 CEST

Toque a Bankia: Música y "cansinismo" paralizan decenas de oficinas del banco un año después de su nacionalización

Oficinas averiadas, tomadas por la música o simplemente por el "cansinismo" (ser cansino para agotar a los empleados). Esa ha sido la imagen que ha dejado Toque a Bankia en decenas de sucursales de la entidad, en una protesta que coincide con el primer aniversario de la nacionalización del banco.

En ellas, afectados por los desahucios, las preferentes o simplemente descontentos con la situación económica rellenaron centenares de solicitudes, efectuaron pequeños ingresos con mucha calderilla o agotaron a los empleados con innumerables preguntas y reclamaciones. Otros utilizaron el teléfono para resolver falsas dudas.

La protesta, convocada a través de internet, contaba con el apoyo de movimientos sociales surgidos al calor del 15-M, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) o Adicae, la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros.

Los activistas aseguran haber paralizado varias decenas de sucursales y denuncian que muchas de las 3.083 oficinas de la entidad colocaron de manera preventiva un cartel en el que se informaba de una avería. Según el colectivo Acampada Sol, a media mañana habían sido cerradas 21 oficinas en Madrid y diversas informaciones apuntan al cierre de varias sucursales en Barcelona y otros puntos de España. La Policía ha tenido que desplazarse a varias de las oficinas por la aparición de algunos incidentes.

Sin embargo, la mayoría de las protestas se han llevado a cabo sin violencia. Fuentes del banco aseguraron en conversación con El Huffington Post que la mañana estaba transcurriendo con "tranquilidad" y circunscribieron tanto las protestas como las oficinas cerradas a "hechos puntuales".

"Las paradas fueron momentáneas y no se ha cerrado ninguna oficina durante todo el día o hasta el día siguiente. Se ha ofrecido el servicio al cliente con normalidad", aseguraron. Según los datos de la entidad, que contrastan con los de los activistas, en la mayoría de sucursales afectadas se han producido "manifestaciones de muy pocas personas" y durante poco tiempo. "Menos de 20" han tenido que parar brevemente, añadieron.

Las protestas incluyeron actuaciones teatrales y musicales, numerosas hojas de reclamaciones, ingresos de un euro a diversas ONG o incluso el paseo de una guillotina, como ocurrió en el barrio madrileño de Lavapiés.

TOQUE A BANKIA

El objetivo de la protesta era dar un "toque" a Bankia, una expresión utilizada para llamar la atención de un contacto en Facebook, red social que ha servido a los activistas para coordinarse y dirigirse a las oficinas.

Diversas webs animaban a celebrar "un concierto homenaje a las personas desahuciadas por la entidad", abrir "un plan de pensiones a tu nene de 4 años", o simplemente "preguntar por todo". "Pide una reclamación. Quédate sin tinta en el boli, declarate a tu novia en la oficina que va a quedarse con vuestro futuro", según la web Madrilonia.

Las protestas pueden seguirse en Twitter, a través de la etiqueta #TocandoaBankia, que se ha convertido en trending topic, o tema de conversación popular.

Hace unas semanas, otra acción de protesta, a través del cante y el baile flamenco, se hizo viral en las redes sociales y fue incluso reseñada por medios extranjeros como la BBC.

ESPACIO ECO