Los inspectores de la troika -formada por la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional- vuelven a Madrid este martes por tercera vez para examinar si España cumple ya todas las condiciones exigidas a cambio del rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros y para analizar los avances en la estabilización del sistema financiero.

Los llamados "hombres de negro" visitaron España por última mes el pasado mes de enero, cuando vinieron para verificar si España cumplía las condiciones de rescate bancario. Anteriormente, en octubre, estuvieron en Madrid también para pasar revista a la banca española.

Esta vez, Bruselas ya ha adelantado que "prácticamente todas las medidas previstas en el programa, incluyendo todas las condiciones, se han adoptado a tiempo y de manera eficaz", según ha dicho el portavoz de Asuntos Económicos, Simon O'Connor.

En este apartado, la troika tiene previsto evaluar el decreto andaluz antidesahucios, que prevé la expropiación temporal de pisos a la banca, para determinar si se ajusta a los requisitos del memorándum de entendimiento del rescate bancario

"VACILANTE E INCOMPLETA"

Por lo que se refiere a la situación de la banca, el Ejecutivo comunitario considera que ha habido avances importantes, pero admite que "la estabilización se ha producido en una situación difícil, por eso todavía es vacilante, incompleta y, por supuesto, sujeta a riesgos".

No obstante, de momento ni la Comisión ni el propio Gobierno de Mariano Rajoy consideran pedir más dinero del rescate para inyectar a la banca más allá de los 40.000 millones que ya se han utilizado. "La estabilización del sector bancario va en la buena dirección, su reestructuración está avanzando como estaba previsto", ha dicho el portavoz de Asuntos Económicos.

Las entidades que han recibido ayudas públicas, ha proseguido, están aplicando los planes de reestructuración y han transferido sus activos dañados al banco malo (Sareb), lo que significa que "son ahora solventes y cumplen fácilmente los requisitos de capital regulatorio", e incluso han tenido "beneficios razonables" durante el primer trimestre.

"La liquidez está ampliamente garantizada, los depósitos están aumentando, los tipos para financiarse están bajando y los precios de las acciones de esos bancos mejoran", ha resaltado el portavoz.