NOTICIAS

El 'tampodka' y el 'eyeballing', unas viejas leyendas peligrosas que vuelven a estar de actualidad

25/05/2013 10:06 CEST | Actualizado 25/05/2013 10:06 CEST
GTRES

La leyenda urbana no es nueva. Hace más de una década que circula por Internet, pero en los últimos días varios casos han saltado a los medios volviendo a poner de moda el llamado tampodka, una supuesta forma de consumo de alcohol en adolescentes que buscan lograr una intoxicación alcohólica rápida a través de la mucosa vaginal o anal.

El modo de empleo es tan sencillo de explicar como peligroso: tampones impregnados de alcohol, generalmente vodka, que se aplican en la vagina o el ano, por lo que se produciría una absorción muy rápida y además evitaría que el aliento huela a alcohol. Otra modalidad es el eyeballing, que consiste en la aplicación directa de alcohol sobre la mucosa ocular.

Como explicaban en 2011 nuestros compañeros de El Huffington Post Canadá, la práctica ha sido calificada a menudo y tradicionalmente como leyenda urbana, aunque últimamente varios medios han informado de estas prácticas en adolescentes.

Hace unos días, el diario asturiano El Comercio informó de la hospitalización de cuatro chicas que usaron tampones con vodka. El mismo periódico citaba al doctor Eduardo Carreño, quien aseguraba que el tampodka es "una moda que no es ninguna broma".

Al día siguiente, sin embargo, el Servicio de Salud del Principado negó que la hospitalización se debiera a esas prácticas e hizo un llamamiento a la responsabilidad de todos los agentes implicados en la información sobre los riesgos asociados al consumo de drogas para que esta se ajuste a la realidad, sin simplificaciones o alarmismos.

El director general de Salud Pública, Julio Bruno, aseguró que "en la actualidad existen muchos problemas reales relacionados con las drogas como para preocuparnos de mitos y leyendas urbanas que no tenemos acreditadas y que, de existir, no serían en ningún caso una moda, si no que corresponderían a comportamientos aislados".

"UNA REALIDAD"

Sin embargo, el jefe de la Unidad de Toxicología Clínica del Hospital General de Valencia, Benjamín Climent, ha alertado esta misma semana de los riesgos del tampodka, una práctica que en su opinión poco tiene de leyenda urbana y mucho de "realidad".

Climent ha asegurado que se trata de prácticas importadas del Reino Unido, Estados Unidos y los países del Este de Europa que han emergido en los últimos años en España y son asumidas especialmente por adolescentes que, "por esnobismo" o "por modas", buscan conseguir una "intoxicación etílica rápida".

Para Climent, los últimos casos "pueden ser la punta del iceberg de lo que puede estar pasando, porque son modas que se producen a temporadas, que van y vienen, y están ligadas a lugares de ocio". Climent ha destacado que son "cuestiones importantes por estar asociados a la filosofía del atracón de alcohol, un patrón muy lesivo para el sistema nervioso del adolescente en formación".

OFRECIDO POR NISSAN