INTERNACIONAL

La Policía turca desaloja por la fuerza a los manifestantes de Taksim y el parque Gezi

15/06/2013 19:00 CEST | Actualizado 15/06/2013 21:32 CEST
AFP

La policía desalojó este sábado de forma fulminante la céntrica plaza de Taksim en Estambul y el adyacente parque Gezi con cañones de agua, gases lacrimógenos y cargas policiales, según constató EFE.

Los antidisturbios lanzaron salvas de gas lacrimógenos y varias cargas que hicieron huir a los acampados, y han comenzado ya a desmontar las tiendas del parque, símbolo de las mayores revueltas antigubernamentales en el país en la última década.

Los policías se emplearon sin contemplaciones y utilizaron también pulverizadores a presión de gas pimienta de forma indiscriminada contra los acampados, entre ellos familias al completo y la prensa internacional que cubría el desalojo.

La Policía ha desalojado también el Hotel Divan, utilizado por los activistas como clínica improvisada, y varias ambulancias han trasladado a los heridos a hospitales convencionales. Los activistas del hotel no se han resistido, pero han cantado el himno nacional turco en protesta por la intervención, según informa el diario turco Hürriyet en su edición digital.

EL AVISO DE ERDOGAN

Poco antes, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, había advertido de que la Policía desalojaría este domingo por la fuerza a quienes sigan ocupando el parque Gezi de Estambul, centro de las protestas antigubernamentales que sacuden Turquía desde hace dos semanas.

"Lo digo abiertamente. Si mañana no está vacío (el parque), las fuerzas de seguridad lo vaciarán. Este Estado no es vuestro juguete", anunció Erdogan en un mitin de su partido, el islamista moderado AKP, en Ankara.

El primer ministro emplazó a los ocupantes de la zona verde a marcharse y aseguró que el sitio pertenece a "todos los habitantes de Estambul y no a organizaciones ilegales". Erdogan volvió a prometer que no emprenderá la reurbanización que implica la destrucción del parque hasta que los jueces determinen si el proyecto es legal y que, en cualquier caso, organizará una consulta popular.

"Si la gente dice que quiere el parque, lo dejaremos. Si la gente quiere el museo municipal, lo construiremos. Haremos lo que quiera el pueblo", prometió en referencia a uno de los posibles usos previstos para el edificio que sustituiría esa zona verde.

Arropado por decenas de miles de sus partidarios, Erdogán insistió desde un gran escenario que los manifestantes son extremistas que utilizan ese parque como excusa para atacarle. "Respeto a los ecologistas. Pero esos no eran ecologistas. Detrás del telón del parque Gezi hay organizaciones ilegales", acusó el primer ministro, quien aseguró que la mayoría de los que hablan de ese espacio verde "nunca han estado allí".

El primer ministro turco acusó a los medios de comunicación nacionales e internacionales de ocultar la realidad, y a las redes sociales de haber "lanzado increíbles provocaciones con sus mentiras". Entre gritos de "mantente firme", "no te doblegues" o "esta nación está contigo", proferidos por sus seguidores, Erdogan aseguró que "ha sido paciente" mientras los manifestantes cometían tropelías.

"Resistiremos con la ley, la democracia y los votos. Dentro de ocho meses les haremos pagar en las elecciones (municipales), ¿de acuerdo?", preguntó a una multitud que le jaleaba.

LOS MANIFESTANTES: "SOMOS MÁS FUERTES"

Mientras, los manifestantes turcos anunciaron este sábado en un comunicado que continuarán su "resistencia contra todo tipo de injusticias", aunque sin aclarar si esto significa que mantendrán el campamento en el parque Gezi de Estambul, epicentro de las protestas.

"Con el dinamismo y la fuerza de nuestra lucha, que se ha extendido a todo el país e incluso al mundo, vamos a seguir la resistencia contra todo tipo de injusticias", indicó en un comunicado la red Solidaridad con Taksim, que actúa como portavoz de los manifestantes. "Comparado con lo que fuimos hace 18 días, ahora somos más fuertes, más libres y tenemos más esperanzas", agrega el texto.