INTERNACIONAL

Israel y Palestina reanudan las negociaciones de paz con una cena en Washington

30/07/2013 09:26 CEST | Actualizado 30/07/2013 09:26 CEST
EFE

El secretario de Estado de EE.UU, John Kerry, ha presidido la noche del lunes la cena del 'iftar' frente a los negociadores israelíes y palestinos, dando comienzo a una nueva oportunidad para alcanzar la paz en Oriente Próximo.

La cena, que rompe en esta época del Ramadán el ayuno de los musulmanes, comenzó poco después de las 20.30 (02.30 hora peninsular) en el edificio del Departamento de Estado en Washington, con la presencia de la ministra de Justicia israelí, Tzipi Livni, y el jefe negociador de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Saeb Erekat.

El encuentro informal tiene como objetivo servir de primer acercamiento y establecer una atmósfera de confianza entre los representantes enviados por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de la ANP, Mahmud Abbas.

Las primeras conversaciones de paz directas desde 2010 se dan tras varios meses de esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos por revivir un proceso que permita la coexistencia pacífica de los dos estados.

Las partes se han marcado un horizonte de nueve meses para alcanzar un acuerdo de paz, pese a la obligada prudencia tras décadas de fracasos.

"Sé que las negociaciones van a ser difíciles, pero también sé que las consecuencias de no intentarlo podrían ser peores", aseguró Kerry en un discurso horas antes de recibir a los negociadores.

El presidente de EE.UU, Barack Obama, calificó las reuniones del martes como "un avance prometedor" y confió en que logren su objetivo de "lograr dos Estados, uno al lado del otro en paz y seguridad".

Las conversaciones buscan trazar un plan de trabajo para reanudar las negociaciones de paz y se prolongarán hasta este martes por la tarde, cuando se espera que Kerry comparezca ante la prensa junto a Livni y Erekat para informar sobre los primeros contactos.

El diálogo por la paz entre israelíes y palestinos ha tropezado constantemente con asuntos como los asentamientos ilegales de ortodoxos judíos o la base de referencia para trazar las fronteras que permitan la convivencia de dos estados.

En ese marco, Estados Unidos confía en que el escepticismo de muchos funcionarios de ambas partes comience a disiparse a base de gestos que generen confianza, como el anuncio de Israel de que liberará a 104 presos palestinos encarcelados antes de los Acuerdos de Oslo de 1993.

"Quedan por delante muchas decisiones difíciles para los negociadores y para los líderes a medida que buscamos acuerdos razonables en asuntos difíciles, complicados, sensibles y simbólicos", ha señalado Kerry.

NUEVO EMBAJADOR PARA EL PROCESO

El jefe de la diplomacia estadounidense nombró el lunes a Martin Indyk, exembajador estadounidense en Israel y encargado de Oriente Medio en el Departamento de Estado durante la administración de Bill Clinton (1993-2001), como nuevo enviado especial de Estados Unidos para Oriente Próximo.

Indyk, de 62 años, tuvo un papel clave en las fallidas negociaciones de Camp David (2000), bajo la mediación del expresidente Bill Clinton, una experiencia que le ha hecho conocer bien "qué funciona y qué no funciona" en el diálogo árabe-israelí, según Kerry.

El diplomático se encargará del día a día de las conversaciones y "pasará mucho tiempo" en Israel y los territorios palestinos, según ha adelantado el Departamento de Estado.

OFRECIDO POR NISSAN