INTERNACIONAL

Los islamistas convocan un 'Viernes de la Ira' mientras los líderes occidentales deciden qué hacer

16/08/2013 09:34 CEST | Actualizado 15/10/2013 11:12 CEST
EFE

La resaca de la masacre, que dejó centenares de muertos, da paso al 'Viernes de la ira'. Egipto vuelve a vivir nuevas manifestaciones de los partidarios del depuesto presidente Mohamed Mursi convocadas por la islamista Coalición Nacional de Defensa de la Legitimidad, que engloba a los Hermanos Musulmanes, entre otras organizaciones.

Por ello, el Ejército ha aumentado su despliegue de fuerzas en el centro de El Cairo, ante la posibilidad de nuevos disturbios.

Mientras, la Unión Europea y EEUU se plantean qué estrategia seguir en un país que, según organizaciones como Human Rights Watch, "por desgracia se parece a Irak".

Obama condenó este jueves la ola de violencia que se ha saldado con 638 muertos, pero no dijo ni una palabra sobre la ayuda militar que su país presta a Egipto y que no se ha interrumpido tras el golpe de Estado del pasado mes de julio, a pesar de que la ley de EEUU así lo exige.

El presidente de Francia, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, hablarán sobre la situación por teléfono y los ministros de Exteriores de la UE planean celebrar una reunión especial ante una "situación muy muy preocupante", en palabras de Laurent Fabius, jefe de la diplomacia gala. "Egipto es un país clave en el mundo árabe", recordó el ministro.

CONCENTRACIONES SIN VIOLENCIA

En un comunicado, en la página web de la Hermandad, instó a sus simpatizantes a llevar a cabo concentraciones en varias mezquitas, aunque les pidió que lo hagan sin violencia. "Pese a la pérdida de mártires y heridos, los crímenes del régimen golpista nos hacen insistir en nuestro rechazo hacia él", señala el texto, que subraya que "es un deber islámico, patriótico y moral".

En previsión de posibles disturbios, el ejército ha reforzado su presencia en el centro de El Cairo, sobre todo, en las inmediaciones de la plaza Tahrir y en los puentes sobre el río Nilo, horas antes de las manifestaciones.

Todas las calles que acceden a Tahrir han sido cortadas por los militares, que han enviado a la zona carros blindados de refuerzos. Los soldados también impiden la circulación en algunos de los puentes, aunque en uno de los principales de la capital, el de 6 de octubre, han dejado un carril operativo.

COMITÉS DE PROTECCIÓN

Ayer, la organización Tamarrud, instigadora de las protestas previas al golpe de estado que depuso al presidente, el islamista Mohamed Mursi, alentó a los ciudadanos a formar comités populares para proteger las calles y los templos religiosos.

En declaraciones a la televisión estatal, uno de los dirigentes del grupo, Mahmud Badr, consideró que "hay un peligro grande para el pueblo egipcio", por lo que animó a los ciudadanos a salir a las calles en comités populares a partir de mañana.

Enfrentamientos en Egipto