POLÍTICA

El rey prestó 1,2 millones de euros a la infanta para comprar el palacete de Pedralbes

02/09/2013 14:04 CEST | Actualizado 02/11/2013 10:12 CET
GTRES

El rey ayudó a su hija Cristina para poder comprar su casa y para ello transfirió 1,2 millones de euros en 2004 desde su cuenta personal a la de la infanta en préstamo para adquirir el palacete de Pedralbes (Barcelona), donde vive con su marido, Iñaki Urdangarin.

Esta operación fue registrada en la notaría y declarada a Hacienda por doña Cristina. Esta operación se ha revelado a raíz de la filtración de un informe de la Agencia Tributaria incorporado al sumario del caso Nóos, a petición del instructor José Castro.

Según un portavoz de la Casa Real, el dinero fue aportado por el monarca en dos transferencias de 600.000 euros cada una, desde su cuenta personal a la de su hija menor, ha remarcado la misma fuente.

Los dos movimientos bancarios consistieron en transferencias "normales" y respondían al préstamo que fue consignado mediante escritura notarial y reseñado debidamente en la declaración de Patrimonio que la infanta hizo en el ejercicio fiscal correspondiente, según la misma explicación.

LA FINANCIACIÓN DEL PALACETE

Para adquirir la vivienda de Barcelona, un chalet situado en la calle Elisenda de Pinós y conocido como el "palacete de Pedralbes" por el barrio donde está situado, doña Cristina e Iñaki Urdangarin pidieron un préstamo hipotecario de seis millones de euros, según reveló al juez el notario de los duques, Carlos Macia.

El propio Urdangarin admitió al instructor en su declaración del pasado 23 de febrero que había dejado de pagar las dos últimas cuotas trimestrales de la hipoteca que pesa sobre la casa, de la que entonces quedaban por pagar unos 3,6 millones de euros.

Los duques de Palma residen en esta finca, que han puesto a la venta, y que es muy conocida gracias a los medios de comunicación por las abundantes imágenes que ante el caso Nóos se han captado a sus puertas de las salidas y entradas de la infanta y Urdangarin.

Doña Cristina anunció a finales de julio su intención de trasladar su residencia a Ginebra, donde la Fundación la Caixa le ha encargado que coordine sus programas con diversas agencias de la ONU.