NOTICIAS

El Teatro Real cierra la convulsa etapa de Mortier con promesas de transición suave hacia Matabosch

26/09/2013 14:17 CEST | Actualizado 26/11/2013 11:12 CET
EFE

Joan Matabosch no llega al Real con un "tanque" para destruir el "legado artístico extraordinario" que su antecesor, Gerard Mortier, nuevo consejero artístico del teatro, ha logrado sino "suave" y "continuista" a pesar de que su idea es "matizar" progresivamente la programación para que haya "un cambio".

Él será el nuevo intendente a partir del 1 de enero y, mientras tanto, seguirá ocupándose de la dirección artística del Liceo y gestionará junto con Mortier la actual temporada del Real, según han explicado hoy en la rueda de prensa de su presentación oficial a la que han asistido, además de Matabosch, el presidente del Patronato, Gregorio Marañón, y el director general, Ignacio García-Belenguer.

Mortier, en Alemania desde hace tres meses para tratarse de un cáncer, será a partir de ahora, según ha anunciado Marañón, consejero artístico del Real, un puesto de nueva creación "con un contrato nuevo que sustituye al anterior" en el que se ocupará, fundamentalmente, de la proyección internacional del teatro.

Aunque ha adelantado que no daría "un solo dato" acerca de la naturaleza económica del nuevo contrato de Mortier, "o de cualquier otro directivo", Marañón ha afirmado que "económicamente es muy medido y que no se ha encarecido nada la cuenta de resultados.

"No va a costar más de lo que se estaba pagando", ha zanjado.

ACUERDO "DE BUEN ENTENDIMIENTO"

La relación iniciada con Mortier hace cuatro años -y que en su anterior contrato como intendente se prolongaba hasta 2016- "continúa", pero, ha detallado, la posición profesional será "absolutamente distinta" tras el acuerdo de "buen entendimiento" alcanzado con el belga que, dice, "cierra completamente el proceso de sucesión de las últimas semanas".

Será, ha puntualizado, "una posición abierta y se irá acomodando a las circunstancias personales del propio Mortier" pero, en cualquier caso, pasa de un puesto "ejecutivo" a uno "asesor".

Marañon ha añadido que todo el Teatro Real está convencido del acierto de nombrar a Matabosch y ha explicado que, en el tiempo que ha transcurrido desde que se tomó la decisión, el pasado 11 de septiembre, la sensación entre todos los trabajadores es de "profundísima ilusión".

Han sido "tres meses de entrevistas con distintos candidatos" en los que se han presentado "proyectos artísticos" aunque el sustituto de Mortier no se ha decidido "en la plaza pública", ha reconocido Marañón en respuesta a si se había elegido en aplicación del "código de buenas prácticas" que se ha seguido en instituciones dependientes de Cultura.

RELACIÓN FLUIDA

Matabosch ha subrayado que su relación con Mortier ha sido siempre y será "muy fluida", que habla con él todos los días o cuando su situación médica lo permite y que ambos han acordado el desarrollo de la actual temporada en común con un modelo de "continuidad" en el que "poco a poco" se introducirán "matices complementarios" que generarán "un cambio".

"No vamos a hacer en el Teatro Real lo que la Ópera de París hizo tras la salida de Mortier, cuando se impuso una programación situada en el extremo más opuesto posible al de su etapa, en un intento que parecía buscar eliminar cualquier resquicio de su paso por la institución", ha afirmado.

Los cambios a los que se refiere tienen que ver con la ampliación del repertorio, para que sea "más contrastado" y con más referencias al siglo XIX; apertura en el abanico de directores de escena y mayor potenciación del fenómeno vocal, es decir "buenos cantantes, de entre lo mejor del circuito internacional".

Del "legado" de Mortier, Matabosch ha destacado el aspecto "crucial" de que su propuesta ha sido siempre la de invitar al público a "plantearse" las obras programadas y "no simplemente a degustarlas de forma pasiva como producto de 'entertainment'", y en esa idea de que la ópera "no solo identifique cosas, sino que, sobre todo, las exprese" es en la que él seguirá trabajando.

TRANSICIÓN SUAVE

Ha insistido en que esta temporada él contribuirá a que se desarrolle como Mortier "quiere" y en la próxima respetará todo lo que ya esté "suficientemente avanzado" y se planteará, si procede, lo que sea solo "incipiente".

Tampoco ha querido desvelar si seguirá el modelo de Mortier de no tener director musical titular sino varios invitados: "entiendo que es periodístico pero sería prematuro decirlo".

Sobre su relación con el Liceo, que empezó hace 20 años y en el que es director artístico desde hace 15, ha apuntado que es "excelente", que se ocupará de su devenir durante toda la temporada aunque ya esté incorporado al Real y que su sustituto, aún por elegir, comenzará el 1 de septiembre de 2014.

"No voy a intervenir en la elección de mi sucesor porque el señor que se va no interviene, pero podrán preguntarme", ha añadido Matabosch.