POLÍTICA

Cargas policiales tras la concentración en Sol por la libertad de los detenidos el 22M

23/03/2014 20:07 CET | Actualizado 23/03/2014 21:49 CET

Cientos de personas se han concentrado desde las 19.00 horas en la madrileña puerta del Sol para pedir la liberación de los veinticuatro detenidos durante los altercados que se produjeron tras la Marcha por la Dignidad celebrada este sábado en Madrid, en la que participaron decenas de miles de personas.

Dos horas más tarde, efectivos policiales han cargado desde atrás contra un grupo de manifestantes que marchaba por la Gran Vía madrileña hacia la Plaza de España.

Antes de alcanzar la Plaza de España, los manifestantes han recibido la carga, lo que ha provocado la división de los manifestantes en diferentes grupúsculos que se han desperdigado a lo largo de la Gran Vía.

Acto seguido, la policía ha cerrado el paso de los manifestantes por ambos lados de la céntrica calle madrileña con hileras de furgones y varios agentes antidisturbios preparados para ejecutar nuevas cargas mientras otro grupo de efectivos trata de organizarse en la Plaza de España.

Hasta entonces la marcha se había desarrollado sin incidentes. Encabezados por una pancarta con el lema "Libertad de los detenidos por luchar", centenares de manifestantes lanzan mensajes como "la lucha por la dignidad continúa" o "no pasarán" frente a numerosos agentes y furgones de la Policía Nacional que custodian el edificio de la presidencia de la Comunidad de Madrid.

La concentración ha sido convocada por la coordinadora 22M tras los incidentes del sábado tras la manifestación masiva y pacífica, en los que más de cien personas sufrieron heridas y otras veinticuatro fueron detenidas -tres de ellas menores de edad- y no pasarán a disposición judicial hasta el lunes, según fuentes de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

LOS ANTIDISTURBIOS PIDEN EL CESE DE LOS RESPONSABLES

Agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) se han concentrado también esta tarde en el complejo de Moratalaz para mostrar su "indignación" por los "riesgos" que asumieron anoche en los disturbios posteriores a la Marcha de la Dignidad y pedir el cese de los responsables del dispositivo.

Unos 150 antidisturbios, vestidos de paisano, han protestado frente a las dependencias policiales donde se ubica la sede de la UIP, en la calle Tacona, tras haberse convocado a través de las redes sociales.

Un portavoz del Sindicato Unificado de Policías (SUP), Miguel Ángel Fernández, ha explicado que los incidentes que se sucedieron anoche en la plaza de Colón pudieron haber costado la vida a algún agente y no sólo las heridas que sufrieron medio centenar de ellos.

Según ha manifestado, "unos quince miembros de la UIP se vieron rodeados por casi mil manifestantes" y "si no llega a ser por los servicios de información propios de la policía podrían haber muerto porque estaban rodeados".

Según Fernández, los antidisturbios "solicitaron ayuda" pero "los responsables de la comisaría general ciudadana "no respondieron" a su petición.