TENDENCIAS

Así se teje una serie como Mad Men: las claves del guión (GIFS)

15/05/2014 09:30 CEST | Actualizado 16/05/2014 17:20 CEST

Si alguien pensaba que los diálogos de Sterling Cooper Draper Price (perdón, Sterling Cooper & Partners) eran largos y con consistencia, el misterio de su origen ha sido resuelto. La culpa la tienen sus creadores, que, aunque no exactamente como sus personajes en los años sesenta, hablan con tanto esmero y meticulosidad como Don Draper, esa figura compleja sobre la que sigue sin haber nada demasiado claro tras 80 capítulos.

André y Maria Jacquemetton son, además de matrimonio, la pareja de guionistas y productores que han dado vida durante las seis primeras temporadas a los personajes y las situaciones de la serie de televisión Mad Men, una de las más interesantes y cuidadas del amplio panorama seriéfilo de los últimos años. Ambientada a lo largo de la década de los 60, narra la vida profesional y más allá de los despachos de un grupo de publicistas de la Avenida Madison (de ahí el nombre de la serie), una de las calles más famosas de Nueva York.

jacquemetton

André y Maria Jacquemetton, en su paso por Madrid.

Ahora Mad Men enfila su última temporada (que se puede ver en Canal+ los lunes en versión original subtitulada) dividida en dos partes, como ya hizo Breaking Bad. Y los Jacquemetton han pasado por Madrid para desvelar algunos de los secretos de los 78 primeros capítulos, los de las seis primeras temporadas, en los que ellos trabajaron como guionistas principales y también como productores. Además de ofrecer una masterclass pública organizada por el Sindicato de Guionistas ALMA, han explicado a El HuffPost como se teje una serie ganadora de 15 premios Emmy y cuatro Globos de Oro.

¿Qué hacían los principales guionistas de Mad Men... antes de Mad Men?

Por entonces ya eran guionistas, pero curiosamente hacían algo diametralmente opuesto a lo que han estado haciendo hasta ahora. “La primera vez que oímos a Matthew [Weiner, el creador de la serie] hablar de Mad Men fue cuando estábamos trabajando en Star Trek. Salimos a echarnos un pitillo y acabamos hablando de ello”, relata André. “He escrito algo a lo que me gustaría que echarais un vistazo y me dijerais qué pensáis’, nos dijo. Lo leímos, nos gustó muchísimo y le preguntamos si iba a trabajar en ello, porque nos encantaría hacerlo”.

Antes de Mad Men (y de la serie futurista Star Trek), los Jaquemetton habían escrito para series como Los Vigilantes de la Playa o Cazatesoros.

¿Cuánto tiempo tardó la serie en ver la luz?

Los Jacquemetton querían trabajar en la serie, y lo consiguieron… siete años después. “Debía ser 2001. La verdad es que no creíamos que saldría adelante… Nadie lo creía”. Hasta ellos se sorprendieron: “Cuando Matthew Weiner nos llamó para decirnos: ‘Tengo el piloto. Estos, los de AMC, van a producirlo’... ¡Casi nadie sabía lo que era exactamente AMC en ese momento! [risas]. Era una de esas cosas que nadie sabía si iba a despegar o no”, recuerda Maria. “En la primera temporada, cuando nos dijo si queríamos trabajar en ella, había siete guionistas y recuerdo el primer día en el que nadie tenía mucha idea de cuánto iba a durar aquello, aunque lo bueno es que había una primera temporada que íbamos a hacer, y en la que podíamos hacer lo que quisiéramos”.

Mad Men, finalmente, se estrenó en 2007, y acabará con la segunda parte de la séptima temporada en la primavera de 2015. En la serie, sin embargo, se desarrollará a lo largo de los años sesenta: comenzó en marzo de 1960 y ya ha llegado hasta 1969.

¿Cuáles son los personajes favoritos de sus guionistas?

Una pregunta muy previsible, sí. “¡Todo el mundo nos lo pregunta!” (risas). La respuesta es un poco descorazonadora: “Los queremos a todos por igual”.

¿Y los mejores capítulos?

La pareja de guionistas reconoce que es complicado elegir. “Son tantas temporadas…” Sin embargo, ambos se decantan ciertos capítulos de la quinta temporada, donde los personajes son cada vez más complejos “y en los que se ve el estallido de la violencia social y en Nueva York”, relata Maria. Para André, el final de esa temporada también es muy especial por la relación entre Megan y Don, que “al final, sigue estando solo”.

Por cierto, ambos confiesan que también les encanta la escena en la que Megan canta Zsu Bisou Bisou, con Don fascinado y avergonzado a la vez.

¿Qué puede hacer un guionista, hasta dónde llega su influencia?

En Mad Men, los Jacquemetton son productores además de guionistas, por lo que están implicados en todo el proceso creativo desde la pre-producción. Eso les da más libertad y les permite formar parte de la creación de toda la historia. De hecho, explican, “si tu nombre está en el guión, eres productor, aunque no tengas el título de productor como tal”, por lo que es más fácil ser parte del proceso creativo.

“Es muy importante para un guionista convertirse rápidamente en productor, es más fácil a la hora de saber qué puedes y qué no puedes hacer”. Y no solo eso: “Es importante pasar cuánto más tiempo mejor en la sala de edición, porque la edición es parte de la escritura, es tu última oportunidad de tener influencia en el proceso”.

Tu serie se acaba. ¿Cuándo te enteras y cómo reaccionas?

Los Jacquemetton se enteraron de que Mad Men acabaría en su séptima temporada… justo cuando iban a empezar a escribir la sexta. “Ahí también se decidió que la séptima temporada tendría dos partes”, relata Maria. “Entonces supimos que nos quedaba un número equis de episodios y empezamos a proyectar qué queríamos contar y cómo sería la sexta”.

“Es un lujo saber eso, porque la serie está escrita como una novela y es bueno saber que tienes seis o siete episodios para acabar y que hay una línea de meta”, cuenta Maria. Para André es también fundamental para decidir qué hacer con los personajes y tener tiempo de desarrollarlos. “Es bueno para pensar: Qué quiero decir con esta serie, qué mensajes quiero transmitir”.

¿Y si eres tú quien deja la serie?

Tras seis temporadas siendo parte del alma de la serie, los Jacquemetton dejan Mad Men por otros proyectos. “Es difícil decir adiós”, dice André. “Todavía estamos implicados, la serie continúa y la vemos, y le gritamos a la tele y decimos: ‘¿Por qué has hecho eso? ¡Don, para!’, ríen.

¿Cómo se vive la renovación de una serie?

Estos días muchas de las grandes cadenas de televisión estadounidenses anuncian si renuevan o cancelan sus series. Aunque Mad Men ha ido renovando año tras año y su cancelación la ha decidido su creador, los guionistas acababan cada temporada pensando en un posible cierre. “Cada temporada pensábamos que podría acabar, tampoco sabíamos si iba a haber una más o no. Así que escribíamos un episodio diciendo ‘¿Va a volver Mad Men?’ con un final algo abierto y que pudiera entenderse por sí mismo y con la serie en su conjunto.

¿Cómo se mezcla la realidad con la ficción en una serie histórica?

Como explica Maria, al principio de cada temporada se eligen las tramas históricas que se van a mezclar con las de ficción, y el modo de hacerlo. En Mad Men, por ejemplo, se ha hablado de la muerte de John Fitzgerald Kennedy, de Martin Luther King o de Marilyn Monroe.

Para André, la dificultad estriba en elegir los hechos y en cómo contarlas: “Ya se han hecho tantas, tantas cosas con esas figuras [históricas]… El reto está en saber darles la vuelta y verlas de un modo fresco, diferente. Nos decimos: ‘Mira a esos personajes: ¿realmente les preocupa lo que está pasando?’ Porque a veces miramos al pasado de un modo equivocado. A veces ocurren hechos y en ese momento apenas nos importan. Las cosas que pasan en las guerras, lo que ocurrió en Vietnam día a día, o lo que ha pasado en Afganistán, donde la gente muere luchando lejos de su país día tras día, pero ¿nos afecta realmente en nuestra forma de vivir, pensamos en ello a diario? No”.

¿Por qué nos impactó tanto la muerte de Marilyn Monroe en la serie?

Los guionistas tratan de contarnos con los hechos algo más allá de lo que vemos en pantalla y que en Mad Men, en ocasiones, necesitan una segunda lectura. Para Maria, el episodio de la muerte de la actriz fue fundamental porque se contaban una serie de hechos claves a lo largo de una semana que desembocaban en la muerte de la estrella. “Usamos ese incidente de forma dramática para desarrollar la idea de que Don es una persona construida, como Marilyn Monroe, que había sido inventada por la idea que Hollywood construyó de ella. Y Don Draper en el fondo es lo mismo”.

También es interesante, según explica André, el modo en el que lo vive la jea de las secretarias, Joan Harris: “En el episodio, en quien más te fijas sobre cómo se lo toma es en Joan, porque es un personaje muy físico, y Marilyn es un modelo para ella. Incluso se burlan de ella por cómo se lo toma”. Es un ejemplo de cómo para algunos solo es la muerte de un personaje de Hollywood y no es gran cosa, pero para otros sí es un acontecimiento histórico de relevancia. Y de cómo los guionistas han sabido integrarlo dentro del relato consiguiendo diferentes efectos.

¿Qué tiene de especial esta serie para vosotros?

“Sabemos que algo así no se repetirá jamás”, relata André. Por la libertad que han tenido para pensar y hacer la serie, explica, y porque los tiempos y la industria también han cambiado en la última década.

“Es una gran historia que nunca pensamos que saldría adelante, especialmente en un momento en el que aquello era muy arriesgado y era muy diferente de lo que hacíamos, y de los dramas del momento”, relata Maria. “Todo el mundo pasaba del proyecto entonces, porque era algo muy diferente, algo que se salía del molde”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Mad Men: de la primera a la sexta temporada