INTERNACIONAL

Las autoridades de Indonesia confirman que varios objetos encontrados en el mar son del avión siniestrado

30/12/2014 08:03 CET | Actualizado 30/12/2014 14:11 CET

No hay ninguna duda. Las autoridades indonesias han confirmado que los restos encontrados en el mar este martes pertenecen al Airbus 320-200 de la compañía AirAsia siniestrado este domingo con 162 personas a bordo. Fuentes oficiales han informado de que un barco de la Armada ha recuperado al tres cadáveres que estaban flotando en el mar.

"A través de la radio militar, se ha indicado que el navío de guerra Bung Tomo ha recuperado 40 cuerpos, y el número va en aumento", había declarado a AFP un portavoz de la Armada, Manahan Simorangkir. Después, Bambang Soelistyo, director de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate (Basarnas), rectificó la información y dijo que hasta el momento solo eran tres los cadáveres rescatados.

El Ministerio de Comunicaciones (Kemenhub) de Indonesia señaló que han identificado el logotipo de AirAsia en algunos de los objetos hallados en el mar, según el medio indonesio Detik. Un avión militar ha informado también de que ha observado en la zona lo que ha descrito como una "sombra" con forma de avión en el fondo del mar.

"Que dios nos bendiga hoy. A las 12.50 [06.50 hora peninsular], un avión militar Hércules ha descubierto un objeto descrito como una sombra con forma de avión en el fondo del mar", en la zona de búsqueda del aparato, ha declarado Bambang Soelistyo.

UN PESCADOR DIO LA PISTA

La agencia informó a primera hora de la mañana (en España) que un pescador había encontrado restos que podrían ser una puerta y una rampa de emergencia a unos 10 kilómetros de la última posición registrada por el radar aéreo. La Fuerza Aérea indonesia ha confirmado que ha avistado flotando cerca de la costa oeste de Kalimantan un chaleco salvavidas y otros restos del avión.

Dos helicópteros y una fragata de la Marina se encuentran en la zona para recuperar los restos del avión y los cadáveres de las víctimas. El Ejército de Estados Unidos ha confirmado que el 'USS Sampson', un destructor con misiles guiados, llegaría al lugar el martes por la tarde. 'Estamos listos para ayudar de cualquier forma posible', ha dicho el portavoz del Pentágono, Mark Wright.

Las piezas flotan en aguas del estrecho de Karimata, que separa las islas de Borneo y Belitung, no lejos de una base aérea que ha servido de lugar de despegue para los aviones que participan en la operación internacional de búsqueda y rescate.

El canal de televisión indonesio Kompas TV mostró varias imágenes aéreas de dos objetos de gran tamaño flotando en el mar.

"Hemos avistado unos diez objetos grandes y muchos más pequeños, de color blanco, que no pudimos fotografiar", anunció el oficial Agus Dwi Putranto de la Fuerza Aérea de Indonesia en rueda de prensa.

EN EL FONDO DEL MAR

Las autoridades indonesias indicaron ayer que trabajaban con la hipótesis de que el avión se hubiese precipitado al mar de Java y se encontrase en el fondo marino. Para localizarlo, utilizan un sistema sonar con capacidad para detectar señales de la caja negra de la nave entre los 1.000 y 2.000 metros de profundidad.

Si se confirma que el aparato se ha hundido, supondrá un gran reto recuperar los restos de la aeronave porque Indonesia no tiene "los recursos" tecnológicos suficientes para llevar a cabo la operación. Varios países, sin embargo, le ayudan o le han ofrecido apoyo con medios aéreos y marinos, como Australia, Corea del Sur, Malasia, Singapur, Reino Unido, Estados Unidos, y China.

De hecho un avión de reconocimiento australiano informó este lunes del avistamiento de un objeto en el mar, a unas 700 millas (1.127 kilómetros) de la última posición conocida del avión desaparecido. Hasta que un buque no llegue hasta el objeto y lo identifique, no se podrá saber si es un resto del aparato de AirAsia o cualquier otra cosa. Los restos encontrados por el pescador se encuentran mucho más cerca del lugar donde se perdió de vista al avión.

VOLABA HACIA SINGAPUR

El avión de AirAsia, cubría el vuelo QZ8501 y despegó de Surabaya (Indonesia) con destino Singapur, adonde tenía previsto aterrizar unas dos horas después.

Embarcaron 155 pasajeros y una tripulación de siete personas, en total 155 indonesios, tres surcoreanos, un británico, un francés (copiloto), un malasio y un singapurense.

A medio camino, el piloto llamó a la torre de control para solicitar permiso de virar ligeramente a la izquierda y subir de los 32.000 hasta los 38.000 pies de altitud para evitar una tormenta.

Los controladores aéreos aprobaron el viraje al momento, pero cuando volvieron a intentar contactar con la aeronave para aprobar un ascenso hasta los 34.000 pies, dos minutos después, se perdió el contacto con el aparato.

El avión de la aerolínea de bajo coste no emitió ninguna señal de socorro.

Hallan los restos del vuelo de AirAsia

MÁS SERIES