ECONOMÍA

Lautem o el bolso español que sedujo a Solange knowles

12/03/2015 19:05 CET | Actualizado 02/06/2015 16:56 CEST

Que el primer bolso que sale de tu empresa lo elija la hermana de Beyoncé para ir a la Paris Fashion Week y todos los fotógrafos de street style lo inmortalicen es algo más que un golpe de suerte. Pero un modelo con el nombre de ‘I got rhythm’ (tengo ritmo) parecía predestinado para una cantante. Es el resultado de una estrategia bien planificada, aunque Elena García Silva y Roberto Vercellotti, pareja y socios de Lautem, creen que es una mezcla de fortuna y trabajo. La anécdota de Solange Knowles sería solo una buena historieta que contar a los amigos si no fuera porque supone que decenas de webs de moda en todo el mundo están reproduciendo la imagen desde hace seis días, cuando la propia Solange la colgó en su Twitter:

Un mes antes, el diseñador Moises Nieto hizo desfilar a las modelos en la Madrid Fashion Week con los artesanales bolsos. Algo tendrán para que se fijen tanto en ellos.

Lautem comenzó a vender su arquitectónicos modelos hace siete meses en su propia web. “Creamos la marca a finales del 2013 y empezamos con la venta el pasado septiembre. Hemos ido poquito a poco. Vendemos en Londres, Nueva York y en Dubai, en concept store de nuevos creadores, que tienen mucha repercusión porque son sitios donde acudir cuando se buscan cosas diferentes. Es en la tienda de Londres, Wolf and Badger, donde la estilista de Solange encontró nuestro bolso. Aunque luego es la propia artista quien tiene la última palabra, y decide si lo lleva o no”, explica Elena, la creativa del tándem, como si fuese lo más natural saber situar tan acertadamente el producto. “Roberto se ocupa de estrategia de ventas y yo de las producciones y el diseño, entre los dos gestionamos redes sociales”.

elena y roberto

Roberto y Elena con el famoso bolso

Tiene todavía más mérito, cuando te enteras que ninguno de ellos se había dedicado nunca al diseño. Una arquitecta y un experto en relaciones internacionales, márketing y comercio exterior, que trabajaban juntos en un proyecto de gran envergadura sobre desarrollo territorial para el gobierno en León hasta que cambió el Ejecutivo y quedó en vía muerta. Fue el momento de probar a vivir de su afición por los complementos. “Me fui a Ubrique para aprender un poco, sobre las diferentes pieles y los tipos de cosidos. Es la capital de la marroquinería, tienen a los mejores profesionales y producen para marcas de lujo de todo el mundo. En Italia se están trayendo aquí muchas producciones. Yo creo que el secreto de su buen hacer es que allí el tiempo pasa de manera diferente, no hay prisa, trabajaban muchas horas pero sin prisa. De mi estancia en Ubrique salió un prototipo. Mis amigos y Roberto me animaron a materializarlo”. Con una inversión inicial cercana a los 100.000 euros hicieron la primera producción, Estructurae. Volúmenes cúbicos atemporales, realizados con

pieles naturales que provienen de Cataluña y unas características asas metálicas que se adquieren en Valencia antes del montaje definitivo en Ubrique. 50 unidades por modelo. “Cuando tocas la piel y observas las costuras, te enamoras. En las ferias lo que nos comentan que más llama la atención es lo distintos que son y el acceso al interior por una lengüeta frontal”, añade García Silva.

Sus planes más inmediatos pasan por volver a producir porque han agotado la tirada y participar en ferias en Estados Unidos y en Asía, donde han detectado interés por sus singulares piezas ya que la exclusividad y el lujo tienen más demanda que en España.

TE PUEDE INTERESAR...