POLÍTICA

Los resultados de las elecciones andaluzas en 7 titulares

23/03/2015 02:02 CET | Actualizado 23/03/2015 03:32 CET

Andalucía ha sido escenario de una batalla electoral que estrena un año de citas con las urnas en las que es probable que el panorama político del país cambie por completo. Pero en este primer examen, el bipartidismo no ha salido tan vapuleado como vaticinan las proyecciones en el resto del país. El PSOE vuelve a hacerse con el poder en la Junta al lograr 47 escaños, los mismos que en las elecciones de 2012. El batacazo del PP es incuestionable al pasar de 50 a 33 diputados. Podemos y Ciudadanos se estrenan con fuerza con 15 y 9 escaños respectivamente. Izquierda Unida, hasta ahora tercera fuerza en la comunidad, sufre especialmente la entrada de los nuevos jugadores y se queda solo con 5 diputados.

Ahora toca saber con quién pactará Susana Díaz, sin mayoría absoluta, ya que la alianza que en la última legislatura mantuvo con IU se antoja imposible: juntos no suman los 55 escaños necesarios y su ruptura en el Gobierno desembocó en un adelanto electoral.

Este es el resumen de lo que ha pasado en las elecciones andaluzas del 22 de marzo en siete titulares:

El PSOE aguanta el tipo

Susana Díaz, la heredera de José Antonio Griñán, ha pasado el examen aunque se queda lejos de la mayoría absoluta. Finalmente consigue 47 escaños (35,43% de los votos) para el PSOE, los mismos que los logrados por los socialistas en los anteriores comicios. Los socialistas hacen grande su victoria gracias al batacazo que se ha dado el PP en estas elecciones.

El PSOE logra una ventaja sobre el PP de más de 344.000 votos, aunque pierden más de 100.000 respecto a las anteriores elecciones.

El partido de Susana Díaz gana en todas las provincias salvo en Almería, donde ha vuelto a vencer el PP, aunque con un estrecho margen esta vez de tres décimas (el 36% frente al 33% del PSOE).

PP: batacazo sin paliativos

El PP se hunde. Con 33 escaños, es el peor resultado de los populares en Andalucía desde 1994. Juanma Moreno se queda muy lejos de los resultados logrados por Javier Arenas en el 2012, cuando el PP ganó por primera vez estas elecciones con 50 escaños, aunque no logró gobernar gracias al pacto del PSOE e IU.

El Partido Popular sufre una pérdida, nada más y nada menos, que de más de medio millón de votos. Del 40,67% de los votos logrados en 2012 pasa a un 26,76%.

El batacazo se refleja en los resultados de todas las provincias: pierden tres diputados en Cádiz, Sevilla y Málaga, dos en Granada, Almería y Huelva y uno en Jaén y Córdoba. Solo logran mantener teñido de azul el bastión almeriense.

Podemos irrumpe como tercera fuerza pero no logra quebrar el bipartidismo

"El mapa político en Andalucía y en España ya ha cambiado", anunciaba Teresa Rodríguez, la líder andaluza de Podemos tras conocer los resultados de las elecciones. El partido del círculo morado irrumpe con fuerza en el Parlamento andaluz al lograr casi 600.000 votos que se traducen en 15 escaños.

Sin embargo, lejos de las expectativas y de los sondeos que les otorgaban más de 20 escaños, el bipartidismo ha aguantado su embestida. PSOE y PP suman el 63% de los votos. Y eso pese a la caída de los 'populares'.

De hecho, los dos grandes partidos han sido los más votados en todas las provincias andaluzas, seguidos por Podemos que consigue representación en las ocho circunscripciones. El partido de Rodríguez logra tres escaños en Cádiz, Málaga y Sevilla, dos en Granada y uno en Almería, Huelva, Jaén y Córdoba.

Ciudadanos, de la nada al 'novio' de Susana

Ciudadanos ha sido una de las grandes sorpresas de estas elecciones al conseguir más de 370.000 votos a costa de la caída del PP. Con el 9,3% de los votos y 9 escaños, se convierten en cuarta fuerza y podrían ser claves en el Gobierno andaluz, ya que la falta de mayoría de los socialistas les sitúan como posible partido bisagra (juntos lograrían más de los 55 escaños para ser mayoría en el Parlamento).

El candidato de Ciudadanos, Juan Marín, ha insistido en que no entrará en el Gobierno autonómico en coalición, aunque ha reconocido que serán "decisivos".

Los 'naranjitos' han conseguido representación en todas las provincias andaluzas menos en Jaén (dos en Málaga y Sevilla y uno en Almería, Huelva, Granada y Córdoba).

Izquierda Hundida: de llave del Gobierno a colistas en el Parlamento

Los de Antonio Maíllo han sido, junto al PP, los grandes derrotados de la noche. Pierden siete escaños, se quedan solo con 5 y pasan de ser la tercera fuerza política a los quintos, por detrás de los 'novatos' Podemos y Ciudadanos.

Izquierda Unida pierde casi la mitad de los votos. De los 438.372 obtenidos en 2012 pasa a poco más de 271.000. Solo logra mantener el tercer puesto en la provincia de Córdoba.

La situación de Izquierda Unida comienza a ser dramática y Andalucía es la primera muestra en las urnas de ello. Podemos se está llevando a gran parte de sus votantes. Quizá consciente de que el partido de Pablo Iglesias está haciéndose con la ilusión por el cambio entre la izquierda, su histórico líder, Julio Anguita, pidió en campaña a los suyos tender la mano a los nuevos.

UPyD y PA, fuera de juego

UPyD se queda fuera del Parlamento. Ha sido totalmente barrida por Ciudadanos, la formación liderada por Albert Rivera y con la que el partido de Rosa Díez rechazó coaligarse.

La formación magenta, con Martín de la Herrán como candidato, solo obtiene 76.602 votos, el 1,93% del total. Ningún escaño frente a los 9 de Ciudadanos.

Tampoco logra esta vez representación el Partido Andalucista. Liderados por Antonio Jesús Ruiz, solo han conseguido el apoyo del 1,5% de los andaluces.

Lejos quedan sus 'años mozos', como aquellos comicios de 1990 en los que los regionalistas lograron 10 diputados. Desde el 2008 no logran representación en el Parlamento Andaluz.

Una nueva Andalucía que tendrá que dialogar

El Parlamento andaluz sale más fragmentado de estos comicios, en los que se pasa de tres a cinco partidos con representación. La ausencia de mayoría absoluta de Susana Díaz hará necesarios si no coaliciones de Gobierno, pactos puntuales y diálogo con fuerzas ideológicamente muy diferentes.

El primer escalón que deberá salvar Díaz será su investidura como presidenta. Para ello necesita cuanto menos que alguno de los partidos que tiene en frente se abstenga en la votación. A partir de ahí tocará negociar.

TE PUEDE INTERESAR...

Los andaluces votan


Susana Díaz, en imágenes


Juanma Moreno


Antonio Maíllo


Teresa Rodríguez

NOTICIA PATROCINADA