INTERNACIONAL
03/04/2015 11:49 CEST | Actualizado 03/04/2015 11:53 CEST

La segunda caja negra confirma la acción voluntaria de Andreas Lubitz

AP

La Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA) de Francia reveló hoy que un primer análisis de la segunda caja negra apunta a una acción deliberada del copiloto del avión A320 de Germanwings siniestrado en los Alpes franceses.

La primera lectura de esa segunda caja, que registra los parámetros técnicos del vuelo, señala que recurrió al piloto automático para iniciar el descenso y que lo modificó posteriormente en varias ocasiones para aumentar la velocidad del aparato.

El fiscal de Marsella y encargado de la investigación sobre el siniestro de Germanwings, Brice Robin, anunció este jueves el hallazgo de este segunda caja negra. El aparato estaba enterrado en el suelo, de ahí que se haya tardado diez días en encontrarla. "Hubo que excavar para sacarla. Parece que estuvo expuesta al fuego porque está totalmente ennegrecida", señaló el fiscal.

150 MUESTRAS DE ADN, AISLADAS

Durante la rueda de prensa posterior al hallazgo de la segunda caja, el fiscal explicó que ya se han aislado 150 muestras de ADN del lugar del siniestro, un número que coincide con el del total de personas que viajaban en el aparato.

"Ahora es necesario comparar el ADN post mortem con el ADN ante mortem", ha explicado Robin en rueda de prensa recogida por el diario marsellés La Provence. Robin ha matizado que "esto no significa que hayamos identificado a las 150 víctimas".

Registro de las viviendas de Andreas Lubitz


El rescate del avión de Germanwings

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

ESPACIO ECO