INTERNACIONAL

Arrestan al capitán del barco que naufragó en el Mediterráneo con unas 800 personas

21/04/2015 09:51 CEST | Actualizado 21/04/2015 11:53 CEST
AP

El capitán y un miembro de la tripulación del barco que naufragó el sábado en el Mediterráneo procedente de Libia, en el que viajaban unas 800 personas, han sido arrestados este lunes por ser sospechosos de tráfico de personas, según ha informado el ministro del Interior, Angelino Alfano.

Tras el suceso solo sobrevivieron 28 personas y fueron recuperados 24 cadáveres. Los arrestados se encontraban entre los supervivientes rescatados.

Las detenciones se han producido a la llegada de la nave Bruno Gregoretti al puerto siciliano, que trasladaba a tierra a 27 supervivientes de la tragedia del pasado domingo, cuando se hundió el pesquero en el que viajaban hacia Italia. Se trata, según concretó Alfano a los medios, del comandante de la patera, de nacionalidad tunecina, y de su asistente sirio.

Ambos han sido acusados de los delitos de homicidio culposo múltiple, naufragio e instigación a la inmigración clandestina. El procurador de Catania, Giovanni Salvi, ha explicado que fueron reconocidos y delatados por el resto de supervivientes.

El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, ha anunciado una "guerra" a los traficantes de personas, a quienes califica como "los esclavistas del siglo XXI", y el lunes se desmanteló una red compuesta por 24 personas que organizaban la llegada de inmigrantes a Italia desde Libia.

El ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Paolo Gentiloni, ha explicado a Il Messaggero que esas personas manejan un volumen de negocio que equivale al 10% del Producto Interior Bruto de Libia y que es destinado en parte a financiar el terrorismo internacional.

28 SUPERVIVIENTES Y 24 CADÁVERES

Según la Guardia Costera italiana, hay 28 supervivientes de la tragedia y se han recuperado 24 cadáveres, que han sido trasladados al puerto maltés de La Valeta. Los propios supervivientes aseguran que en la nave viajaban entre 700 y 950 personas por lo que se trataría de la mayor catástrofe de este tipo en aguas del Mediterráneo.

El suceso se produjo durante la madrugada del domingo, cuando los guardacostas italianos, tras recibir una petición de auxilio, solicitaron a un mercante portugués que navegaba por la zona que acudiera a socorrer a la embarcación en apuros.

Según la primera reconstrucción de los hechos, los inmigrantes, al ver al mercante portugués, se dispusieron a uno de los lados de la barcaza, haciéndola volcar.

El naufragio ha provocado una gran conmoción en Italia y en la Unión Europea, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha convocado una reunión extraordinaria de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE el próximo jueves.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR