TENDENCIAS

Tu madre te hace más feliz de lo que crees: seis GIFS que lo demuestran

24/05/2015 09:48 CEST | Actualizado 24/05/2015 09:48 CEST

Mamá. Ma. Mamita. Tía. Tita. Tata. Abu. Yaya. Mami. Da igual cómo las llames, las madres (y todas esas mujeres que hacen de madres) tienen un papel fundamental en nuestras vidas y en nuestro desarrollo.

En un mes, el de mayo, en el que se celebra el Día de la Madre en muchos lugares del mundo, hemos recopilado algunos de los modos en los que las madres pueden ayudar en nuestra felicidad y bienestar. Échales un vistazo y luego ve a darle un abrazo. Se lo merece.

1. Nos calman

¿Necesitas ayuda exprés para relajarte? Llama a tu madre. Según un estudio de 2010, unos pocos minutos de charla telefónica con mamá ayudan a reducir el estrés. El motivo es que escuchar su voz ayudar a relanzar la oxitocina (la hormona que ayuda a sentirse mejor) en nuestros cuerpos, lo que hace que hablar con tu madre sea casi casi como abrazarla.

2. Tienen un impacto directo en nuestro desarrollo cerebral.

Es posible que le puedas dar las gracias a tu madre por tu inteligencia. Ciertas investigaciones sugieren que el cariño de una madre en la crianza pueden contribuir a aumentar el tamaño del hipocampo, el área del cerebro clave para el aprendizaje, la memoria y la respuesta al estrés, según LiveScience.

3. Nos hacen reír.

Ya sea rebuscando entre las viejas fotos del colegio o sabiendo qué decir en el momento justo, las madres saben cómo sacarnos una sonrisa. Y eso es más que bueno para nuestro nivel de estrés: los estudios muestran que reírnos nos ayuda a reducir los niveles de cortisona (es decir, la hormona del estrés) e incluso consigue prevenir las enfermedades.

4. Nuestros lazos con ellas pueden ayudarnos a que nuestras relaciones de pareja sean mejores.

Lo bien que te lleves con tu madre durante los años de tu desarrollo puede influir potencialmente en tus relaciones amorosas en una épica posterior de tu vida, según un estudio de 2010. Cuanto mayor sea el vínculo en la adolescencia, mayor será la calidad de tus relaciones románticas en tu juventud, según un estudio publicado en LiveScience. Asegúrate de darle las gracias en tu boda.

5. Son las primeras en querernos.

Y es un amor que llega hasta el nivel de lo biológico. En un análisis al cerebro de las madres después de dar a luz, The Atlantic contaba que "convertirse en padre se parece mucho —al menos cerebralmente— a enamorarse." En otras palabras, tiene lugar el mismo proceso de vínculo amoroso que en una relación romántica.

6. Pueden ser nuestras mejores amigas.

¿Quién más va a escucharte cuando te quejas de tu trabajo por teléfono durante tres horas o quién va a comer helado contigo a las dos de la mañana? Por si no lo habíamos dicho: gracias, mamá. Eres la mejor.

 

Este artículo fue publicado originalmente en la sección Healthy Living de la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés.

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest