POLÍTICA

Tsipras califica de "absurdas" las propuestas de sus acreedores y quiere seguir negociando

05/06/2015 21:16 CEST | Actualizado 05/06/2015 21:38 CEST
REUTERS

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha mostrado este viernes su intención de continuar negociando con las instituciones acreedoras, pese a las diferencias que hasta ahora han impedido un acuerdo, y para ello ha pedido el apoyo de la oposición.

Ha calificado de "absurdas" e "inaceptables" las propuestas planteadas por los acreedores del país heleno para desbloquear nuevas ayudas financieras, aunque ha asegurado ante el Parlamento que ve "más cerca que nunca" la posibilidad de llegar a un acuerdo. "Las propuestas remitidas por los acreedores no son realistas (...) El Gobierno griego no puede dar su consentimiento a proposiciones absurdas", ha indicado.

Durante un debate extraordinario en el Parlamento, que se ha realizado a petición de Tsipras para informar sobre las propuestas de acuerdo presentadas por los socios y su Gobierno, el primer ministro ha asegurado que ninguna de las partes quiere llegar a una ruptura. "La decisión de ayer de transferir los pagos al Fondo Monetario Internacional (FMI) al final del mes demuestra que nadie quiere la ruptura", ha afirmado durante su discurso.

Grecia recibió ayer el visto bueno del FMI para agrupar todos sus pagos correspondientes a este mes -que ascienden a 1.600 millones de euros- en un solo tramo con fecha 30 de junio, pues hoy viernes vencía el primero de ellos, de unos 300 millones de euros. En los últimos días, dada la proximidad de estos pagos y la cada vez más cercana fecha del fin de la prórroga, Tsipras ha intensificado los contactos al más alto nivel político para tratar de lograr un acuerdo.

El mandatario griego ha confesado que la propuesta que le entregó hace unos días el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en nombre de las tres instituciones, la Comisión, el Banco Central Europeo y el FMI, fue una "sorpresa desagradable". Ha insistido en que su Ejecutivo quiere una "solución integral" que también resuelva la cuestión de la deuda y ha asegurado que la propuesta de su Gobierno constituye una "base realista" para llegar a un acuerdo. "No necesitamos simplemente un acuerdo, necesitamos una solución integral para Grecia y para Europa que ponga fin a los debates sobre el Grexit" (salida de Grecia del euro), ha explicado.

Ha aludido expresamente al plan de las instituciones sobre la reforma del sistema de recaudación del IVA, que conlleva un aumento de la factura de la electricidad en diez puntos porcentuales, o a la eliminación de las ayudas sociales para los jubilados con los ingresos más bajos. "No podía imaginar que los políticos pensarían que se podía eliminar el EKAS (subsidio a los jubilados) o incrementar en diez puntos el IVA sobre la electricidad... No podía imaginar que no tendrían en cuenta todo lo que negociamos en tres meses", ha declarado.

Tsipras ha calificado de "ilógicas" estas propuestas y ha dicho que confia en que "todo esto ha sido una mala jugada dentro de la negociación". El recorte de salarios y pensiones, así como la restauración de los convenios colectivos, fueron las líneas rojas que Atenas señaló como infranqueables desde el inicio de las conversaciones.

El líder izquierdista ha acudido al Parlamento para pedir a los dirigentes políticos que mostrasen su opinión sobre los próximos pasos que debe emprender el Gobierno. "Hoy quiero escuchar los puntos de vista de la oposición y quisiera saber si nos pedís adoptar la propuesta de las instituciones o estáis en contra... Ahora que sabéis lo que incluye el acuerdo os pido decir si estáis a favor o en contra", ha subrayado.

El ex primer ministro y líder de la oposición, el conservador Andonis Samarás, ha afirmado que la propuesta de los socios "es mucho peor que el e-mail de Jardúvelis", en alusión a las demandas que la troika de acreedores realizó a su antiguo ministro de Finanzas, pero instó al Gobierno a negociar "sobre la base" de estas exigencias.

Respecto a la posibilidad de que se celebren elecciones anticipadas en caso de no llegar a un pacto, como han sugerido hoy varios miembros del Gobierno, Samarás ha asegurado que su partido, Nueva Democracia, no las teme, pero el país "no puede soportarlas". "Sin un acuerdo las elecciones anticipadas se transformarían en un referéndum a favor o en contra del euro", ha destacado.

El grupo parlamentario del partido nacionalista Griegos Independientes, socio menor de la coalición gubernamental, ha aprobado por unanimidad una resolución en la que se pide al Ejecutivo no moverse ni un ápice en sus posiciones durante la negociación. Tsipras ha asegurado que las negociaciones "han entrado en su fase final" y se ha mostrado confiado en que concluirán con éxito.

"Estamos más cerca que nunca de un acuerdo", ha recalcado Tsipras, que no se ha referido a cómo continuarán los contactos, ni si tiene previsto un próximo encuentro con Juncker o algún representante de las instituciones acreedoras.

ADEMÁS:

NOTICIA PATROCINADA