NOTICIAS

El Parlamento Europeo entrega el premio Sájarov al bloguero encarcelado Raif Badawi

16/12/2015 19:31 CET | Actualizado 18/12/2015 20:16 CET
PARLAMENTO EUROPEO

ESTRASBURGO.- Ensaf Haidar, la esposa del bloguero saudí Raif Badawi, ha recogido este martes en Estrasburgo el premio Sájarov a la libertad de conciencia que el Parlamento Europeo le ha otorgado a él por su defensa de la libertad de opinión y de credo en Arabia Saudí. Badawi, preso desde 2012, "no nos oye, no nos ve", donde quiera que esté -hace una semana le cambiaron de cárcel y su mujer no ha tenido noticias suyas desde entonces-. No ha podido escuchar por tanto al presidente del Parlamento, Martin Schulz, decir que "ningún argumento de seguridad, comercio de armas o dinero de petróleo va a impedirnos continuar en nuestra lucha", la de liberar a Badawi y a otros tantos presos políticos y de conciencia. Queda por ver si los líderes de los Estados miembro que comercian con el reino árabe le han escuchado también, o si al rey Abdalá bin Abdelaziz al-Saud le ha llegado su "llamamiento para que dé el indulto a Raif y sea puesto en libertad".

Haidar está orgullosa de su esposo y así lo ha manifestado ante el pleno de la Eurocámara. Sus alegatos a favor de la separación de poderes entre la religión y el Estado y de la libertad de expresión le han constado a Badawi la libertad y a ella, deambular con sus tres hijos y amenazas de muerte a cuestas. Primero a Líbano, y desde allí, como refugiados, a Canadá. Con la familia en contra y sin posibilidades de volver a su antigua casa, lo que más le cuesta es ver cómo sus hijos crecen sin padre y sufren por su ausencia. A pesar de todo, no se arrepiente de nada. "[Badawi] Ha expresado sus opiniones de forma honesta, educada, elegante. Si pudiese volver atrás, le diría lo mismo: escribe, escribe libremente".

"La libertad de expresión es el aire del pensamiento, es el combustible que nos hace trabajar para avanzar". Esta es una de las frases escritas por Badawi que ha recordado su esposa. "No es un criminal, es un librepensador que solo ha expresado su opinión, que sueña con un mundo mejor", añadió ella.

Schulz ha contado brevemente ante los eurodiputados la historia de Badawi. Creó un foro de los liberales saudíes en internet en 2006 desde el que defendía el derecho y el respeto a la libertad de expresión, de las minorías, de las mujeres, y donde criticaba a la policía religiosa. Tuvo que cerrarlo pero no cejó en su lucha y abrió otra red de intercambio de opiniones, que en las conocidas como primaveras árabes cobró relevancia como lugar de pensamiento. Las autoridades le censuraron, le detuvieron en 2012 y el 1 de septiembre de 2014 le condenaron a 10 años de prisión, 1.000 latigazos y una multa de 266.000 dólares. Los primeros 50 los recibió ante una multitud fervorosa y una comunidad internacional consternada, que desde entonces presiona para no le den ni uno más y le pongan en libertad. Lo primero por ahora funciona. Lo segundo de momento no.

Su esposa recibe señales contradictorias sobre su caso, pero no pierde la esperanza de verle libre muy pronto. "La situación no es estable. No sabemos exactamente cómo está. Hace dos semanas me dijeron que su dosier había sido evaluado positivamente por el rey, pero después le han trasladado a otra cárcel. Su situación, sobre todo su salud, es negativa", cuenta Haidar preocupada. Está segura de que si supiera, por ejemplo, lo calurosa que ha sido la acogida que ha tenido ella en Estrasburgo, su estado de ánimo mejoraría.

CONDENAR CON UNA MANO Y HACER NEGOCIOS CON LA OTRA

Al Parlamento Europeo le importa la libertad de expresión y le preocupa la violación de los derechos humanos, y por eso ha invitado a asistir con los gastos pagados a 50 periodistas de toda la Unión Europa, entre ellos El Huffington Post, a un seminario sobre el tema en Estrasburgo. El propio presidente de la Eurocámara ha sido contundente al condenar el encarcelamiento y las condenas a pena de muerte por expresar una opinión en Arabia Saudí. "Estamos horrorizados por la información que nos llega", ha declarado desde la tribuna durante la entrega del premio Sájarov.

La cosa cambia cuando se pregunta si debe cesar inmediatamente cualquier tipo de relación, sobre todo comercial, con Riad. "Debemos mantener las relaciones con Arabia Saudí para mantener el diálogo. Sin diálogo no hay posibilidad de hacer que las cosas cambien", ha defendido Schulz. Como ha recordado, a pesar de los desacuerdos con el país en muchos aspectos y la situación "lamentable" de los derechos fundamentales, "hay una mayoría de Estados miembro de la UE que han votado para que Arabia Saudí presida el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas". Por mucho que 150 condenados a muerte ya hayan perdido la vida y el de Raif Badawi sea solo un caso entre muchos.

España se congratula del negocio millonario de construir un AVE a la Meca. Francia celebra un contrato para la venta de armamento a Arabia Saudí por valor de 10.000 millones de euros. Nadie renuncia a hacer negocios con el petróleo del país en el que las mujeres siguen sin poder conducir ni moverse libremente sin la supervisión de un hombre, y donde no han tenido derecho a voto hasta este año.

sajarov badawi

EL PREMIO COMO LLAMADA DE ATENCIÓN

"Se equivoca quien piense que los derechos humanos están enfrentados a los intereses comerciales o políticos de los distintos Estados miembro o de la UE como tal", afirma Elena Valenciano, que preside el Consejo de Derechos Humanos del Parlamento Europeo. "El premio Sájarov es un gran aldabanazo, un gran símbolo", dice la socialista, que añade: "Le aseguro que en estos momentos las autoridades saudíes no están muy contentas, ni sus aliados más cercanos. En esta casa no estamos de acuerdo con cambiar pozos de petróleo por la libertad humana; tienen que saber los saudíes que nosotros no nos vamos a callar".

Badawi no ha escuchado nada de lo que se ha dicho este martes en Estrasburgo, pero sí sabe desde hace un mes que se le ha otorgado el galardón. "Hablé con él y está muy orgulloso y sabe cuál es el valor simbólico de este premio", dice su mujer. "Los saudíes sabrán del premio a través de las imágenes y del discurso que he pronunciado", dice, y espera que el Sájarov y la atención que ha recibido puedan ser positivos para conseguir su liberación.

Haidar se niega a perder la esperanza de poder abrazarle pronto. "Lo liberan y le envían en un vuelo especial a Canadá, y yo voy a esperarle al aeropuerto". Así es como ella sueña con el encuentro.

Y ADEMÁS...

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest