POLÍTICA

El número 4 es la clave

22/02/2016 09:55 CET | Actualizado 22/02/2016 09:55 CET
EFE

A nueve días de que tenga lugar la sesión de investidura, todos los escenarios están aún abiertos. Esa es la sensación que queda tras la lectura de los diarios, en los que la única novedad es un número hasta ahora inédito...



El cuatro. Símbolo de la negociación que hoy deben iniciar los partidos de izquierda en lo que El País califica de "último intento". Un cuatro que dibuja Forges en su viñeta como resultado de la resta de cinco menos uno, y del que salen cuatro rostros que dicen casi lo mismo: "Sí, pero sí", "no, pero no"; "sí, pero no"; "no, pero sí". El quinto, con cara de Rajoy, proclama desde una esquina: "Pactad, pactad, malditos".

En efecto, el PP no está en esa negociación, pero, como nos explica Fernando Garea, está muy presente en las conversaciones porque los negociadores deben tener muy en cuenta que cualquier medida que cierren puede ser vetada o recurrida por el partido de Rajoy. No sólo las referidas a la Constitución, sino incluso la reforma electoral vía orgánica. Ignacio Camacho, en su columna de ABC, de cara a la reunión a cuatro considera que "Sánchez tiene a Podemos donde quería: ante la responsabilidad de otras elecciones en las que Rajoy puede salir reelegido, aunque sea de carambola". 



El caso es que el líder popular parece cada vez más aislado, si tenemos en cuenta los sondeos...



El realizado para El Mundo por Sigma-Dos arroja que "la mitad de los votantes del PP no quiere a Rajoy de candidato". Un porcentaje que sube al 75% si tenemos en cuenta al conjunto del electorado. Casi el mismo porcentaje de los que consideran que el presidente del PP debería dimitir por los continuos escándalos de su partido.

En este sentido, el profesor de Historia del Pensamiento Político Pedro José Chacón escribe en El Correo que "un nuevo PP sin Rajoy despejaría todo el escenario: lo oxigenaría automáticamente. Y haría posible todo lo que ahora permanece cerrado y obtuso, incluido un gobierno corto de gran coalición".

Esta salida es apuntada también por Casimirio García-Abadillo: un gobierno de PSOE y Ciudadanos con el apoyo del PP, que estaría representado en el Ejecutivo a través de personalidades independientes. No obstante, leemos en ABC, en el PP están por otra opción: acudir en coalición con Ciudadanos el 26-J. 



Mientras transcurren las negociaciones políticas, la situación económica sigue su tempo propio, y esta mañana Cinco Días apunta a la dificultad por la que atraviesa la Seguridad Social...



"España tiene la tasa de cobertura socioeconómica en niveles críticos", alerta el diario económico, que constata que "de cada cinco personas, tres cotizan y dos cobran pensión o desempleo". Con esta relación de cobertura, la Seguridad Social arrastra un abultado déficit durante los últimos años que, de mantenerse mucho tiempo, haría muy complicada la financiación del Estado del bienestar. En un editorial, reclama un debate político que defina cuanto antes un modelo sostenible que despeje las dudas que, de lo contrario, paralizarán el consumo y la inversión. 



En Europa, la preocupación se centra en el referéndum convocado por el Reino Unido tras el compromiso alcanzado con el resto de socios de la Unión Europea...



La decisión de Boris Johnson de situarse frente a su compañero de estudios es interpretada por Matthew d'Ancona como un mal signo porque desata la bestia pura sangre del euroescepticismo. La batalla entre los dos antiguos alumnos de Eton es una mala manera de decidir qué clase de país quiere ser Gran Bretaña, porque el ambicioso Johnson, asegura, sólo busca situarse en primera fila de la sucesión de Cameron frente al responsable del Tesoro, el brillante George Osborne, y la decidida ministra del Interior, Theresa May. 

Cameron cuenta a su favor con el empresariado. Financial Times destaca en su apertura que los jefes de las 100 empresas más importantes del Reino Unido -como Shell, HSBC o Rio Tinto- respaldan al premier británico: "Seguridad en números en un mundo difícil" puede ser un gran eslogan, señala el diario de la City en su editorial. El Times saluda la decisión de Johnson porque supone un aporte intelectual de peso y optimista en favor del Brexit. 



Entre tanto, sigue aumentando la preocupación en torno al ascenso del multimillonario Donald Trump como posible candidato republicano a la Casa Blanca... 



"La gran bestia que asciende", como le define en su portada Libération, que, en un editorial, se pregunta con escalofríos: "¿Y si una mañana de noviembre nos despertáramos con Donald Trump en la Casa Blanca y Vladimir Putin en el Kremlin?". "Sería la muestra evidente de la regresión social y política del mundo actual".

El Washington Post se centra en la última víctima del multimillonario: Jeb Bush, lo que lleva al diario capitalino a reflexionar sobre la "caída de la casa Bush", el fin, por el momento, de una de las dos dinastías que se enfrentaban en este proceso electoral. La otra, la de los Clinton, aguanta.

El tuit de esta mañana nos habla de cómo la canción protesta se cuela en el festival de Eurovisión de este año...



Porque Ucrania ha elegido como representante a Jamala, una cantante de origen tártaro, que interpretará 1944, una fecha que recuerda la masiva deportación de los tártaros decidida por Joseph Stalin. Miles de ellos murieron en los trenes que les desplazaban a Asia Central.