Huffpost Spain

Una política italiana acoge en su casa a tres refugiadas de Nigeria

Publicado: Actualizado:
MERCY FAVOUR AUGUSTINA
HuffPost Italia
Imprimir

Gracias a una serie de coincidencias fortuitas, Giovanna Martelli, diputada de la izquierda italiana, ha acogido a tres refugiadas nigerianas que llegaron a Italia el año pasado tras un calamitoso viaje en bote. "Los políticos tenemos que servir de ejemplo", cuenta Martelli al HuffPost Italia.

La política y su hermana han ofrecido asilo a Mercy, de 32 años, a Favour, de 34 y a Augustina, de 35 años, hasta que reciban una respuesta a sus solicitudes de asilo. No se han publicado sus apellidos por motivos de seguridad.

Martelli, que lleva dando cobijo a estas mujeres desde septiembre, afirma que quería ayudar a las mujeres refugiadas "porque son las más vulnerables y pueden acabar en redes de tráfico que fomenten la prostitución".

Tal y como informó UNICEF a principios de junio, se ha registrado un preocupante aumento del número de mujeres y niñas nigerianas que huyen desde Libia para llegar a Italia. La Organización Internacional para las Migraciones calcula que un 80% de las mujeres son víctimas del tráfico de personas.

Mercy, Favour y Augustina decidieron salir de Nigeria rumbo a Europa y cruzaron el Sáhara antes de llegar al escenario aterrador de Libia, donde actualmente viven 235.000 refugiados e inmigrantes. Después cruzaron el Mediterráneo en un bote con más refugiados, arriesgando su vida.

No sabían qué esperarse, pero lo que no se imaginaban era que acabarían en casa de Martelli en Mantua, en la región de Lombardía, al norte de Italia.

"No se conocían, pero ahora comparten felizmente el apartamento que hay encima de mi casa", explica la política italiana.

El trauma de ser refugiadas les ha afectado, pero siguen manteniendo una actitud serena y fuerte y eso da lecciones a cualquiera.

Estas tres mujeres ocupan su tiempo aprendiendo italiano y asistiendo a cursos de formación profesional para mejorar las posibilidades de conseguir un empleo, explica Martelli. La organización benéfica Olinda aporta comida, ropa y otros objetos para sus necesidades básicas.

A pesar de la incertidumbre que domina sus vidas, Martelli declara que las mujeres han demostrado una capacidad de resiliencia totalmente inspiradora. "El trauma de ser refugiadas les ha afectado, pero siguen manteniendo una actitud serena y fuerte y eso da lecciones a cualquiera, incluso a mí", comenta.

"Han dejado atrás una situación muy difícil y eso les ha hecho mirar al futuro con esperanza. Más adelante veremos si se pueden quedar en Mantua o si tienen que mudarse", añade.

Martelli viaja a menudo a Roma por trabajo y no puede pasar tanto tiempo como le gustaría con las mujeres, pero los momentos que han compartido le han bastado para saber que "están totalmente dispuestas a empezar de nuevo".

"Son inteligentes, espero que puedan encontrar un futuro estable", confía Martelli.

mercy favour augustina
Mercy, Favour y Augustina quieren empezar una vida nueva en Italia.


Martelli reconoce que no todos los miembros de la comunidad han apoyado su decisión de acoger a tres refugiadas. "El argumento favorito de la gente es que tenemos que centrarnos primero en los italianos que lo están pasando mal en vez de en los extranjeros", afirma.

"Yo les respondo que los italianos vivimos en una democracia madura, en un estado con una infraestructura social sólida. Y estas refugiadas no pueden contar con eso [en sus países de origen]", explica.

Aunque Matelli intente ayudar personalmente a los refugiados, también le preocupa el polémico acuerdo entre la UE y Turquía para lidiar con la crisis de inmigrantes.

"La Unión Europea está forjando un acuerdo inaceptable con Turquía. Oímos noticias de que la Policía de fronteras turca ha asesinado a refugiados a balazos", se lamenta.

"No podemos quedarnos callados ante esta decisión que han tomado Italia y el resto de países", añade. "Tenemos que dejar claro que la inestabilidad y la falta de seguridad no son las consecuencias de la entrada de extranjeros en nuestro país, sino el resultado de la corrupción y de la impunidad".

Este artículo fue publicado originalmente en la edición italiana de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene de Andrés Armenteros.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Una campaña para traer a España a Mudafar y Ahmed, dos niños refugiados enfermos

- Un hombre ayuda a los sirios atrapados en Alepo durante el Ramadán

- Conoce a los 10 atletas que competirán en el Equipo Olímpico de Refugiados

- Antes de la Eurocopa, habrá un torneo de fútbol de refugiados LGTB en París

- Un grupo de voluntarios organiza una boda en Idomeni para dos refugiados

¿HAY ALGUNA HISTORIA POSITIVA A TU ALREDEDOR? AVÍSANOS

  • Sólo tienes que enviarnos un mail a participa@huffingtonpost.es y escribir "Así sí" en el asunto.
  • Si no quieres escribirnos, puedes dejar tu historia en los comentarios de esta noticia o por mensaje privado en Facebook.
  • Si no conoces a nadie, puedes ayudarnos compartiendo esta noticia.