Huffpost Spain

Guía para preparar tu primer 'road trip'

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Hace tiempo que tienes la idea en tu cabeza, pero al final nunca la llevas a cabo. Hacer un road trip —una ruta en coche de varios días, visitando diferentes destinos de tu país o del extranjero— es una de las experiencias viajeras más excitantes, entre otras razones porque eres tú el que marca el ritmo y el itinerario. O sea, te da una flexibilidad total: puedes ver más cosas en menos tiempo y, además, controlas directamente el presupuesto.

Pero ojo, este tipo de aventura también puede ser una pesadilla si no tienes en cuenta ciertos detalles antes de empezar y durante el recorrido. Te damos unos cuantos consejos para que, si lo haces, sea todo un éxito.

1. LOS PAPELES SIEMPRE EN REGLA

No tener la documentación necesaria puede terminar amargándote el viaje. Más allá de tu identificación y la de tus acompañantes, en lo que respecta al coche tienes que tener a mano y vigente tanto el permiso de conducir como la póliza del seguro.

Si viajas por España o cualquier país de la UE será suficiente con eso, pero si el viaje es por otro país o países puede ser obligatorio que lleves contigo el Permiso Internacional de Conducción y la llamada Carta Verde, que garantiza en los diferentes países por los que viajes que estás en posesión de un seguro de responsabilidad civil.

2. EL COCHE ES TU NUEVO MEJOR AMIGO

Parece de cajón, pero antes de emprender un viaje de estas características —esto no es un traslado al trabajo ni una excursión al pueblo— tienes que estar seguro de que todo está en orden en tu coche. Primero, si no estás del todo seguro de su estado, considera la idea de llevarlo al taller para que le hagan una puesta a punto completa.

Aún así, debes saber que algunas revisiones son básicas. Empezando por los neumáticos. Asegurarse de que el dibujo de las gomas no está excesivamente gastado y de que la presión en las cuatro ruedas es la correcta es imprescindible. Como lo es poner a prueba los frenos para comprobar que las pastillas no están gastadas ni hace falta echar líquido de frenos. Además, no te olvides de revisar el nivel y el estado del aceite, ni de chequear que las luces funcionan perfectamente.

3. TÚ PROGRAMA, QUE ALGO QUEDA

Este es un punto importantísimo para que el road trip sea lo más parecido a un éxito. Dejarlo todo a la improvisación puede ser un desastre si tú y los que viajan contigo no tenéis cintura suficiente para bregar con cierto tipo de situaciones. Llevarlo todo programado al minuto también es un error de base, porque uno de los mayores encantos de un road trip es precisamente la flexibilidad que nos ofrece. Además de la frustración que puede producir que las cosas no salgan siempre como habíamos previsto, algo, por otra parte, que es muy probable que suceda.

Aún así, recomendamos fijar una ruta realista por días (apps como Roadtripper son de gran ayuda ), con las posibles paradas marcadas, hacerse con un buen GPS (con un móvil conectado puede bastar), consultar el estado de las carreteras antes de emprender el trayecto, informarse sobre caminos alternativos, etcétera.

Además, como norma general, aconsejamos desterrar las autopistas y viajar por carreteras secundarias. En un road trip es casi más importante el viaje que el destino, así que no tiene sentido querer llegar antes ni circular por una aburrida autopista.

4. MONEY, MONEY, MONEY...

Mucha gente piensa que, por el hecho de ir en coche y parar donde queramos, el road trip es necesariamente más barato que otras fórmulas viajeras. Esto es una verdad relativa. La parte mala de la improvisación es el descontrol. Como en el punto anterior, en la templanza está la virtud.

Es bueno marcarse un presupuesto final y para ello la única fórmula es calcular los posibles gastos que podamos tener por días. Siempre, tirando por lo alto, porque la experiencia nos dice que durante las vacaciones nuestro optimismo económico aumenta, además de los inevitables gastos no previstos. Comida y bebida, alojamiento, gasolina (localiza en apps como Gasall las gasolineras más baratas), peajes (si procede), etcétera son los básicos a los que nos enfrentamos, sin contar con los gastos intrínsecos a nuestra ruta (museos, atracciones, souvenirs…).

5. VAMOS A LA CAMA, QUE HAY QUE DESCANSAR

Sí, kilómetro a kilómetro ha pasado una inolvidable pero agotadora jornada. Toca descansar para estar frescos como una lechuga al día siguiente. Las posibilidades son casi infinitas: desde hoteles caros a pensiones u hostales de carretera, pasando por dormir al raso con un saco o plantar la tienda en un camping. Seguramente es el elemento del viaje con el que más podemos jugar en función de nuestro presupuesto y nuestras ganas de aventura.

Algunos consejos. Lo de llevar la tienda, el saco y la esterilla nunca está de más (ojo, en muchos países está prohibido la acampada libre) porque siempre nos puede sacar de un apuro. También el propio coche puede servir de “hotel”, aunque esta opción, además de incómoda, es poco recomendable si viajáis varios. Opciones que se ajustan bien al tipo de viaje pueden ser Airnbn o Couchsurfing.

6. ENTRE PECHO Y ESPALDA

Al igual que sucede con el alojamiento, nuestro presupuesto determinará qué, cuánto y cómo será nuestra comida durante el road trip. Sin entrar en detalles (aquí también se puede ir de madre el presupuesto), siempre es recomendable llegar una 'neverita' con bebidas frescas (agua no puede faltar nunca) y, cómo no, algunos snacks para matar el hambre, cuando por lo que sea se retrase el momento de sentarse a la mesa. Además, en viajes largos podemos hasta cansarnos de comer en restaurantes, así que la idea de hacer pícnic en el campo, la playa o un parque siempre es divertida.

7. DON'T STOP THE MUSIC

La conversación dejará paso al silencia y éste, a su vez, a la música. Y entre esos tres estados andará siempre el juego. Diseña una playlist molona y que pueda satisfacer todos los gustos (hasta un límite, claro).

Ponle un poco de todo, incluidos algunos temas de moda —aunque termines odiándolos—, que siempre animan el cotarro. Lo mismo con los clásicos, nunca fallan. No te pases de indie ni de súper comercial (para eso ya están las radiofórmulas) y, lo dicho, piensa en ‘los otros’. Por lo demás, en lo que respecta a los pasajeros, serán afortunados si disponen de un buen sistema de entretenimiento a bordo. Tabletas, libros, revistas, etcétera también vendrán bien para las horas de asfalto.

via GIPHY

8. CUANTOS MÁS CONDUCTORES, MUCHO MEJOR

Si eres el único conductor debes observar las normas mínimas que dicta el sentido común. Por supuesto, no te metas kilómetros y kilómetros como si no hubiera un mañana sin descansar. Hay que parar cada cierto tiempo y disfrutar del propio viaje, de eso se trata. Por supuesto, el alcohol está prohibido antes y durante la conducción y, por otra parte, después de una comida copiosa conducir varias horas no es la mejor opción.

Pero sobre todo, es importante que haya más de un conductor (todos con los papeles en regla), así disfrutaréis mucho más todos del viaje.

via GIPHY

9. QUE LA CARGA NO SEA UNA CARGA

El propio tipo de viaje no encaja con mucha sofisticación, así que tal vez no tenga sentido llevar grandes maletones. Especialmente si viajan varias personas en el coche. Y es que aunque los maleteros de hoy suelen ser grandes, también tienen un límite. Por cierto, como es de prever que se saque todos los días del maletero, es recomendable que sea un tipo de equipaje fácil de cargar.

10. LOS OTROS: AMOR U ODIO

Si al final de un road trip lo mejor no ha sido la compañía es que algo ha fallado estrepitosamente. Ya sea la pareja, los amigos, las amigas, la familia o todos ellos a la vez, es importante que seamos tolerantes y comprensivos con las necesidades de ‘los otros’. Los road trips son viajes intensos en relaciones, que se estrechan día a día en el espacio de un coche, siempre reducido, por grande que sea. Es mejor conocer bien a los compañeros de viaje y aceptarlos como son, para bien o para mal, dar nuestro brazo a torcer fácilmente e intentar disfrutar sin más. Y esto hay que aplicarlo a la comida, la música, los destinos…

via GIPHY

¡Buen viaje!

¿Qué te falta lo más importante?

Ruta, compañeros, dinero… ¿Y aún no tienes coche? Quizás todo lo que necesites sea el nuevo Volkswagen Polo. Será tu mejor aliado para devorar todos los kilómetros y las aventuras que están por venir.

 
Booking.com