Huffpost Spain

El misterio del bisonte decapitado en Valencia y su manada desaparecida o enferma

Publicado: Actualizado:
Imprimir

El macho alfa de la manada de bisontes de la Reserva de Valdeserrillas (Valencia), de 800 kilos, fue encontrado decapitado el pasado viernes y otros tres ejemplares han desaparecido. Además, el resto de la manada, compuesta por un total 12 machos, se encuentran enfermos con diarreas. Por ello, el Seprona investiga si fueron envenenados a través del agua o mediante comida.

Los agentes del Seprona han hallado una bola que podría llevar veneno y que podría ser la causa de la enfermedad de la manada. Así lo ha anunciado el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, que ha relatado que en la reserva había nueve bisontes y uno de ellos apareció el viernes "decapitado y en un avanzado estado de descomposición".

El Seprona investiga ahora una bola hallada en los alrededores de la finca que "posiblemente podía tener veneno", y una de las líneas de investigación que se está desarrollando es "que hubiesen sido objeto de envenenamiento". Además, los agentes están tratando de encontrar a los ejemplares desaparecidos y de esclarecer, en palabras del delegado del Gobierno, los "orígenes y causas" del suceso.

Para ello, están inspeccionando las fincas colindantes y hablando con agricultores y propietarios de los terrenos cercanos a la reserva, si bien Moragues ha resaltado que Valdeserrillas es una finca "vallada y acotada".

UN COMPORTAMIENTO EXTRAÑO

El director de comunicación de la reserva, Rodolfo Navarro, ha explicado que el pasado martes en el seguimiento diario que se realiza a la manada el director del centro, Carlos Álamo, que se encarga de su alimentación y cuidados, detectó que tenían un comportamiento extraño y que había ejemplares desaparecidos.

Comenzaron entonces su búsqueda en todoterrenos por la reserva, de 365 hectáreas, el equivalante a una superficie de unos 400 campos de fútbol, hasta que el pasado viernes encontraron al macho alfa, el ejemplar "más grande, sano y bonito" decapitado" y se habían llevado la cabeza.

Inmediatamente presentaron una denuncia ante el Seprona de la Guardia Civil. Los agentes no encontraron ninguna bala ni en el cuerpo del bisonte decapitado ni en la zona. Por ello, sospechan que pudo haber sido envenenado dado que era el primero en comer y el que más cantidad ingería y, por tanto, el primero en sufrir los efectos del veneno. El Seprona ya ha tomado muestras de comida y bebida para su análisis.

EL RECINTO, PROTEGIDO POR UNA VALLA

El resto de la manada, que se encuentra también enferma con diarreas, ya está siendo atendida por veterinarios. El recinto estaba protegido con una valla cinegética para evitar que se escaparan los animales aunque Navarro ha apuntado que era relativamente fácil que los desconocidos pudieran colarse dado además el gran tamaño de la reserva.

Los 12 ejemplares de esta manada de Bisonte europeo (Bison Bonasus) llegaron entre junio de 2015 y mayo de 2016 tras dos años de gestiones ante la Unión Europa para poder acoger a estos ejemplares de esta especie en peligro de extinción. Estos hechos pueden llevar una multa de 600.000 euros.

El último ejemplar en libertad falleció en 1919 en Polonia y entonces sólo quedaban 12 ejemplares protegidos en diversos zoos. Por ello, cuatro años más tarde, en 1923, se creó la primera Asociación de Bisonte Europeo para tratar de proteger esta especie, que ha logrado, mediante una estricta vigilancia de las dos líneas existentes para evitar que se crucen, que en estos momentos la población haya crecido hasta los 4.000 bisontes. Sin embargo, siguen siendo una especie débil que enferman con facilidad, ha apuntado.