Huffpost Spain

Las frases del documental de Los Beatles que te harán entender la 'beatlemanía'

Publicado: Actualizado:
THE BEATLES
Imprimir

"Algún día se nos va a acabar la fama"

Suena la voz en off de un beatle mientras la cámara hace zoom out sobre un bombo de la batería de Ringo Starr. Empieza The Beatles: Eight Days a Week - The Touring Years, el documental que se estrena este jueves 15 de septiembre en los cines de todo el mundo. La idea inicial era que sólo estaría ocho días en las salas, ni uno más ni uno menos. Pero el éxito cosechado tras sus primeros días en taquilla —el fin de semana sumó 174.00 euros y se posicionó como la segunda película más vista después de Bridget Jones' Baby— ha llevado prolongar a su estancia en la cartelera. La película se podrá ver durante una semana más en 26 cines de toda España.

La frase en cuestión se pronunciaba a principios de los 60 y el pronóstico no pudo estar más equivocado. 40 años después de su último gran concierto, el del Candlestick Park de San Francisco (EEUU) el 29 de agosto de 1966, y tras 36 de su separación, la beatlemanía continúa. Sólo con teclear en Google la palabra Beatles sin ningún artículo (ni Los ni The), se obtienen 115 millones de entradas y en su primer mes en Spotify, plataforma a la que llegó en diciembre de 2015, la banda logró más de 250 millones de reproducciones. Ya lo decía John Lennon (no sin polémica): lograron ser "más populares que Jesucristo".

La sentencia, por la que Lennon tuvo que disculparse en una rueda de prensa, es otra de las muchas frases que se escuchan en este documental dirigido por Ron Howard (Una mente maravillosa) y que muestra la cara más amable de la banda. Al fin y al cabo cuenta con la intervención de los supervivientes —Paul McCartney y Ringo Starr— y el apoyo de las viudas de John Lennon y George Harrison. En sus 100 minutos (en cines se ven otros 30 con el multitudinario concierto de Shea Stadium de Nueva York) se escuchan declaraciones de los miembros de la banda y de algunos seguidores que sirven para presentar su historia desde otra perspectiva. Éstas son algunas de las más llamativas.

"Cuando se marca un gol, la gente se pone a gritar. Cuando nosotros movemos la cabeza es como si hubiésemos marcado un gol. Es ahí cuando más gritan" — John Lennon

Cosecharon decenas, cientos, miles... millones de seguidores, y una gran mayoría eran mujeres. Se derretían por la sonrisa de uno, la nariz de otro, las pestañas de Harrison y los peinados de todos. En los inicios de Los Beatles, el corte de pelo de Paul McCartney, Ringo Starr, George Harrison y John Lennon seguía el mismo patrón, que se inspiraba en el que lucía Jurgen Vollmer, un amigo común al que conocieron en Hamburgo y con el que Lennon y McCartney coincidieron en París en 1961. Fue en ese viaje cuando decidieron copiarle y adoptar ese peinado que provocaba ese efecto cada vez que el dúo movía la cabeza en un concierto.
__________

"Lo de los trajes nos convirtió en una sola persona. Éramos un monstruo de cuatro cabezas" — Paul McCartney

No empezaron vistiendo esos trajes tan característicos. Hubo que esperar unos años para que abandonasen los vaqueros, la cazadora de cuero y el aspecto desaliñado que lucían en sus primeros conciertos en los clubs de Liverpool. Fue su representante Brian Epstein quien los convenció de que vistiesen igual y los llevó a un sastre para que les hiciese trajes a medida, como cuenta McCartney. El efecto logrado por la idea de este joven de 27 años fue inmediato.
__________

"Si tu grupo favorito es Los Beatles es como ser del mejor equipo porque siempre gana" — Elvis Costello (músico)

Siempre gana y sigue ganando. Cualquier tema que interpretaba la banda se convertía en número uno en las listas de ventas. El propio Costello, al que no le gustó el giro que dieron con Rubber Soul y la rechazó las primeras veces que la escuchó, se acabó enganchando. Y es más, en 2012, la revista Rolling Stones eligió su disco Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1967) como el mejor de la historia. Todo lo que componían era un éxito y lo ha seguido siendo años y años después.
__________

"Lo que se puso de manifiesto esas siete semanas de rodaje era una sensación de protección. Se apoyaban los unos a los otros como si fuesen una familia" — Richard Lester (director de cine)

El responsable de ¡Qué noche la de aquel día! (1964), la primera película del cuarteto, define con estas palabras la relación que se encontró cuando trabajó con la banda. Ringo Starr, el último en unirse al grupo como sustituto del batería Pete Best, lo explica de otra forma: "Para mí que soy hijo único, era como tener tres hermanos". Y luego están las bromas que se hacían los unos a otros o cómo celebraban sus éxitos. "Empezamos a saltar unos encima de otros, haciendo el tonto durante horas, gritando sin parar", cuenta Paul McCartney sobre el día que los llamaron a París, donde habían dado un concierto en el Olympia, para decirles que eran número uno en Estados Unidos. El beatle se había puesto muy pesado con cruzar el Atlántico, si no llegaban a lo más alto no irían.
__________

"Yo no los veía blancos. Eran Los Beatles, no tenían color. Eran increíbles" — Whoopi Goldberg

Millones de fans suspiraban por ellos y entre esas fans estaba Whoopi Goldberg (también Sigourney Weaver, a la que se ve entre el público en un concierto). La actriz de Sister Act los admiraba no sólo por su música. No había que ser blanco para ser fan de Los Beatles, todos podían seguirlos. Ellos nunca aceptaron actuar en recintos segregados. "Si había algún tipo de segregación no tocaban", cuenta el periodista Larry Kane, quien con 21 años los acompañó en su gira de 30 días y 25 conciertos por EEUU. "Tocábamos para la gente y nada más", añade Ringo Starr. De este manera, el 11 de septiembre de 1964 tocaron en el Gator Bowl Stadium de Jacksonville (Florida) ante un público compuesto por negros y blancos, todos juntos. "Creo que a raíz de aquello desapareció la mayoría de la segregación en los estadios", añade Kane. Esta actitud de Los Beatles llevó a Golberg a pensar en ellos de una forma cercana: "Tuve la sensación de que podía ser amiga de ellos y eso que era negra".
__________

"Ringo cogía los acordes, George decía 'no está mal, me gusta' y en 20 minutos lo teníamos" — Paul McCartney "

Componían a un ritmo vertiginoso. Muchas veces en la carretera o en las habitaciones de los hoteles. Sus fans, su representante Brian Epstein y su productor George Martin se lo exigían así. No había tiempo para mucho y un tema se cocinaba en hora y media. El ritmo marcado era sacar un single cada tres meses y un disco cada seis meses. De ahí que Lennon y McCartney sumasen alrededor de 300 temas juntos.
__________

"Si tengo que ser sincero, nos pasamos gran parte de la película un poco colocados" — Paul McCartney

¡Qué noche la de aquel día! fue una película que ellos quisieron hacer y que disfrutaron, en parte, por la novedad. Cuando llegó Help! (1965), el segundo título de su filmografía, todo había cambiado. Ya no les hacía ilusión actuar y las exigencias al director Richard Lester fueron mucho mayores. Quisieron rodar en Las Bahamas y cuando estaban en Nassau avisaron al periodista Larry Kane para que les hiciese una visita. Ya no era lo mismo. "Habían fumado marihuana. Nunca los había visto así", asegura en el documental.
__________

"No oía nada, miraba los culos de John y de Paul y cómo movían los pies y la cabeza para saber por dónde íbamos" — Ringo Starr

Ringo Starr tuvo que ingeniárselas de esta manera para poder seguir el ritmo en el multitudinario concierto del Shea Stadium de Nueva York. Había 56.000 personas en las gradas y sus gritos —sumados a que tocaban sin monitores y que Vox había tenido que crear unos amplificadores especiales para hacer llegar la música al público— impedían que los propios artistas escuchasen las canciones. Fue una locura en todos los sentidos.

_________

"Decidí que ya no quería seguir así, que ya no me gustaba" — George Harrison

Los grandes conciertos en grandes estadios, que comenzaron porque la Policía le dijo a Epstein que no podían tocar en salas pequeñas con miles de fans fuera esperando, acabaron por saturar a la banda. "No disfrutábamos. Los Beatles eran el espectáculo, la música no importaba nada". Fue por eso (y por las críticas que crecían a medida que se hacían más y más famosos) por lo que en 1966 decidieron bajarse de los escenarios para limitarse a componer y grabar discos. El último gran concierto lo dieron el 29 de agosto de 1966 y sólo volverían a tocar juntos una vez más en el célebre concierto de la azotea, que protagonizaron en enero de 1969 en el edificio de Apple Corps de Londres. El primero que tomó la decisión de abandonar los directos fue Harrison y rápidamente recibió el apoyo de Lennon. El parón de tres meses del que disfrutaron en 1966 tras cuatro años sin descanso les sirvió para ver las cosas de otra manera.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR