Huffpost Spain

Una inmigrante mexicana cuestiona la retórica de Trump con estas fotografías

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Sofía Muñoz Boullosa se encontró con la Rosalindo Grocery Store cuando paseaba por las calles del barrio Sunset Park de Brooklyn (Nueva York). Hizo una foto y se dio la vuelta. Pero cuando la mexicana se dispuso a continuar con su paseo, escuchó que un hombre le gritaba.

Ese hombre era Pedro Cruz, el propietario de la tienda, que llevaba un delantal azul y estaba pidiendo a la fotoperiodista de 26 años que le hiciera una foto. Cuando los dos se dieron cuenta de que ambos eran mexicanos, se pusieron a hablar.

“Estuvimos unas dos horas hablando de México, de Puebla, su estado natal, de la comida mexicana, del racismo, la inmigración, Trump, y el verdadero significado de echar de menos México”, cuenta Muñoz a la edición estadounidense de The Huffington Post por correo electrónico. “Cuando volví a casa se me ocurrió una idea: buscar a más ‘Pedros’ para demostrar la variedad, la complejidad y las historias humanas asociadas a la migración”.

Muñoz empezó a buscar en las redes sociales a hombres llamados Pedro que vivieran en Nueva York. Con ese método sólo encontró a dos, así que decidió pasearse por los barrios con mayor población mexicana y preguntar directamente en las tiendas y locales si había por ahí alguien que se llamara Pedro.

La idea sobre una serie fotográfica centrada en los inmigrantes mexicanos venía rondándole la cabeza desde 2015, cuando llegó a Estados Unidos. Justo el año que Donald Trump anunció su candidatura a presidente.

Aprendí que la inmigración es un proceso natural: las mariposas migran y los humanos, también. Las causas son distintas, pero al final encontrar un lugar mejor para vivir es natural.


“Cuando llegué a Nueva York, el tema de Trump y la inmigración estaba en todos los medios”, recuerda. “Acababa de expresar su idea de que los mexicanos llevan droga a Estados Unidos y son unos violadores. Desde el primer día que estuve ahí supe que quería trabajar en un proyecto que desafiara estas afirmaciones y estos sentimientos, y así ofrecer una imagen alternativa de los mexicanos que vienen a Estados Unidos en busca de una vida mejor”.

La intención de Muñoz era “defender a los mexicanos en Estados Unidos a los que se estaba tachando de algo que no [son]”, pero sabía que su proyecto debía mantener un enfoque positivo.

“A diferencia de [Trump], quería cuestionar sus declaraciones desde una retórica que no procede del odio, sino del entendimiento”, apunta. “Veo mi proyecto como una posibilidad de cambiar la mentalidad de las personas sobre la inmigración, desde la sensibilidad y la empatía de la condición humana, no desde la agitación política que la rodea”.

Aunque su serie fotográfica documenta las historias de hombres mexicanos llamados Pedro, la fotoperiodista asegura que estas historias podrían pertenecer a “Dimitris, Youssefs, Chengs, Mohameds, Paolos… Podría ser la historia de cualquiera de nosotros”.

Aunque ella misma es inmigrante, Muñoz reconoce que al reunir las historias de “Pedro” se dio cuenta de que emigrar es una parte normal de la experiencia humana.

“Aprendí que la inmigración está hecha de individuos; no es un tema homogéneo”, señala. “Cada persona que ha emigrado tiene una historia diferente, y todo el mundo debería tener derecho a contarla. No debería usarse como un arma política, porque es un derecho humano que nos pertenece a todos. Aprendí que la inmigración es un proceso natural: las mariposas migran y los humanos, también. Las causas son distintas, pero al final encontrar un lugar mejor para vivir es natural”.

Echa un vistazo a los Pedros que conoció Sofía y lo que le contaron sobre México, sobre el hecho de ser inmigrante en Estados Unidos y sobre Donald Trump.

  • Pedro Ramírez
    Sofía Muñoz
    Pedro Ramírez, de 34 años, trabaja en Casa Mezcal en Nueva York. Trabaja para enviar dinero a su madre, que está en México. Sueña con ser entrenador de boxeo.

    "Cuando oigo las cosas que dice Trump, me da por reír. Me parece divertido, aunque reconozco que está mal. Lo que da miedo es que hay mucha gente que tiene la misma mentalidad que él. Por supuesto que estoy asustado. Está enfermo de poder. Sé que la gente con ese pensamiento siempre ha existido, pero hasta ahora no había nadie que defendiera sus ideales.

    Los mexicanos somos trabajadores, no traficantes de droga. No venimos para tener hijos aquí, venimos para ayudar a nuestras familias y a perseguir nuestros sueños. La mayoría de nosotros viene para hacer bien las cosas", explica a Muñoz.
  • Pedro Ceñal Murga
    Sofía Muñoz
    Pedro Ceñal Murga, de 28 años, es estudiante en la Universidad de Columbia. Hace un máster en Teoría de la Investigación en Arquitectura. Vino a Nueva York para trabajar en su tesis.

    "Los mexicanos son una población extremadamente heterogénea en Estados Unidos. Hay mexicanos que trabajan en el campo y mexicanos que dirigen empresas enteras. Creo que es difícil generalizar las intenciones que tienen los mexicanos en este país... Creo que los mexicanos, como el resto de personas que viven en Estados Unidos, son indispensables. Hay ciudades como Los Ángeles que tienen una extensa población de mexicanos, incluso más que algunas ciudades de México. Teniendo en cuenta esto, nuestra mano de obra, nuestras ideas, también son una parte importante de la economía. Los mexicanos son una pieza importante en la sociedad estadounidense", cuenta a la fotógrafa.
  • Pedro Cruz
    Sofía Muñoz
    La periodista conoció a Pedro Cruz cuando pasó por delante de su tienda, la Rosalindo Grocery Store, en Brooklyn. Cruz obtuvo la residencia legal en 1986, con la amnistía para inmigrantes del presidente Ronald Reagan. El mexicano contó a Sofía:

    "Llegué a Nueva York como todo el mundo, como cualquier mexicano que busca un futuro nuevo, una vida nueva. Llegué cuando tenía 16 años, cruzando la frontera. Empecé a trabajar y pasaron los años. Tengo dos hijos; ellos son profesionales ahora. Mi hijo es policía y mi hija es trabajadora social.

    Los mexicanos no son lo que dice Donald Trump. Somos trabajadores. Siempre que haya trabajo, haremos lo que sea necesario".
  • Pedro Guillermo Curiel
    Sofía Muñoz
    Pedro Guillermo Curiel posa para la fotografía en la tienda SoHo Mini Market, en Nueva York.

    "Me llamo Guillermo, bueno, Pedro Guillermo. Tengo dos nombres. Llevo 11 años trabajando aquí. Me encargo de los pedidos de sándwiches. Lo que más me gusta de Nueva York son los partidos de fútbol. Antes jugaba en Flushing, pero ya no. Ahora no tengo tiempo. Siempre salgo de trabajar muy tarde, por la noche", explica a Sofía Muñoz.
  • Pedro Rodrigo González
    Sofía Muñoz
    Pedro Rodrigo González, de 24 años, es bailarín de ballet, estilista personal y bloguero de moda. Esto fue lo que contó a la fotógrafa:

    "En 10 años espero estar feliz, haciendo los muchos proyectos que tengo en mente. Espero llevar el nombre de México muy alto, tanto en la moda como en la danza. Quiero ayudar a las personas que intentan ser bailarines o diseñadores e impulsarlas para que consigan lo que quieren. No me avergüenzo de quién soy. No tengo secretos".
  • Pedro Reyes
    Sofía Muñoz
    Pedro Reyes, de 24 años, trabaja en la panadería Los Tulipanes en Ciudad de México. Su hermana de 27 años, Eloísa, vive en Philadelphia y él pretende irse a vivir con ella.

    "Creo que lo que dice Trump no tiene sentido. No hay nada bueno que pueda salir de todo lo que él propone. La imagen que da de los mexicanos es falsa. No somos lo que dice de nosotros. No es un hombre que pueda estar al mando de una nación tan poderosa... Mi hermana Eloísa está en Estados Unidos. Dice que reza para que Trump no llegue a la presidencia. A veces hablamos por teléfono y comentamos lo que ocurrirá a todas las personas que serán deportadas si él gana. No es algo que debamos tomarnos a la ligera".
  • Pedro Ruiz
    Sofía Muñoz
    Pedro Ruiz trabaja en el mercado Sea & Sea de Harlem, Nueva York. Esto fue lo que le contó a la fotoperiodista:

    "Soy de Puebla, México. Mi trabajo aquí consiste en preparar las verduras y mantener limpio el lugar. Ya llevo 10 años en Nueva York. Volví a México en 2008 y estuve seis meses. Creo que me gusta todo de Nueva York".

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest