NOTICIAS

La vida sigue igual para las orcas del Loro Parque

19/02/2017 18:46 CET | Actualizado 19/02/2017 18:46 CET
FLICKR: ALREDEDOR DE LAS ISLAS

"He participado en una revolución para cambiar a un presidente en América Central y América del Sur y he visto cosas que cuesta creérselas, pero cazar a esa orca es lo peor que he hecho en mi vida".

Con esta frase, el buceador John Crowe explicaba cómo fue su experiencia capturando orcas en los años 70. Lo hacía durante su participación en el documental Blackfish (2013), que narra la vida de Tilikum, la orca macho capturada en 1983 que terminó convirtiéndose en todo un reclamo para los parques acuáticos.

"Querían crear orcas como Tilikum, era una orca que se suponía que daba mucho espectáculo y se la conoció como la orca asesina porque mató a dos de sus entrenadoras. Era inmensa, de las más grandes que se han encerrado nunca, y se quería dar continuidad a esa saga, por lo que estuvieron criando con ella durante muchos años", explica Laura Duarte, portavoz del Partido Animalista PACMA, en declaraciones a El Huffington Post.

El pasado 6 de enero, tras más de 30 años encerrada en las piscinas de distintos parques acuáticos, Tilikum moría en un acuario de San Diego (California, EEUU) víctima de una neumonía que arrastraba desde marzo de 2016. Tenía 35 años.

Su muerte fue la excusa perfecta de SeaWorld, la empresa estadounidense que la adquirió en los años 90, para poner fin hace unas semanas a los espectáculos con orcas en su acuario californiano. Era el último paso después de anunciar, a principios del pasado año, que terminaría con la cría en cautividad y con los 'shows' con estos cetáceos, que concluirán definitivamente en 2019 en las instalaciones que tienen en San Antonio (Texas) y Orlando (Florida).

LORO PARQUE SEGUIRÁ IGUAL

Pero su saga, como indicaba Duarte, continúa tras su muerte. Keto, Kohana, Skyla y Tekoa, cuatro de las crías en cautividad que dejó Tilikum, fueron trasladadas al Loro Parque de Tenerife, donde conviven con otros dos ejemplares: Adán, nacida en cautividad, y Morgan, capturada en 2010 en aguas holandesas.

Javier Almunia es director Adjunto de la Fundación Loro Parque y responsable del Sistema de Gestión Integrado del parque, elegido segundo mejor zoológico del mundo por TripAdvisor. En declaraciones a El Huffington Post, Almunia asegura que la decisión de SeaWorld no afectará en nada a los planes del parque tinerfeño respecto a las orcas.

"No existe ninguna razón para dejar de criar ninguna especie animal en cautividad", asegura Almunia, quien dice que su postura está en línea con la directiva europea de zoológicos, "que indica que los zoológicos son un lugar para cría de especies en cautividad, con lo cual, no tendría mucho sentido terminar de criar una especie". "Además no hay ninguna razón que indique que puede afectar a su bienestar, más bien al contrario: prevenir que se reproduzca les impediría hacer una parte de su repertorio natural de comportamientos", agrega.

Almunia cree que la decisión de SeaWorld de terminar con sus espectáculos es "equivocada" desde el punto de vista zoológico y que puede ser "una manera de quitarse la presión de las organizaciones anti zoológicos, que estuvieron atacándoles con la cuestión de las orcas". El responsable de Loro Parque señala que este tipo de empresas "piensan en su beneficio y hay veces que las decisiones que se toman tienen más que ver con cuestiones financieras que zoológicas".

SANTUARIOS PARA LAS ORCAS

Desde Pacma muestran su preocupación porque Loro Parque no vaya a seguir los pasos de SeaWorld y reclaman la liberación de los seis ejemplares de orca para su traslado a un santuario marino, donde estarían "en semi libertad" pero contando "con un espacio muchísimo mayor, donde podrían disfrutar de las corrientes marinas y de una serie de ventajas que no tienen en una piscina". Duarte recuerda que hay varios proyectos en marcha para crear un santuario en España: uno en Almería y otro entre Canarias y Marruecos.

santuario

Pero el responsable de Loro Parque no está de acuerdo. "Semilibertad no lo entiendo, o está libre o no", indica Almunia, quien cree que implicaría que los animales vivieran "en las mismas condiciones de entrenamiento, mantenimiento y alimentación" que en cautividad. Aunque reconoce que "sería interesante" crear "espacios para animales rescatados" para "el momento de la recuperación y para su liberación", cree que los grupos animalistas "quieren hacerlo parecer como si estuvieran en el mar, pero no tiene nada que ver".

¿Entonces? ¿Sería posible devolver a animales criados en cautividad a la naturaleza? "No hay nada imposible, pero habría que ver caso por caso", dice Almunia, que observa un problema a la hora de "introducir una genética no natural" en la naturaleza y defiende no hacerlo "si no es necesario".

Desde Pacma reconocen que es difícil devolver a la naturaleza a animales que han vivido mucho tiempo en cautividad y recuerdan el caso de Keiko, la orca que protagonizó Liberad a Willy, que fue trasladada a un fiordo de Noruega. "Pero ella no se alejaba nunca de la zona de costa y mantenía el contacto con los cuidadores", explica Duarte, quien, sin embargo, remarca que lograron que comiera pescado, que nadara grandes distancias y que muriera "mucho más mayor que en cautividad, aunque también de forma prematura".

"VIVEN MEJOR QUE EN LIBERTAD"

Y es que los animalistas aseguran que la esperanza de vida de las orcas en libertad es de entre 70 y 80 años frente a las que viven en cautividad, que se reduce a los 30. Algo que Almunia rechaza de plano. "Eso viene de un estudio que se hizo en 1990 con datos de 1976 a 1986", explica el responsable de Loro Parque, quien asegura que las estimaciones que se hicieron entonces fueron "excesivamente optimistas" y que la esperanza de vida de estos animales es de entre 30 y 40 años.

De hecho, Almunia defiende que una orca en cautividad vive "igual de bien o mejor que en libertad". "No hay diferencia entre cómo están en la naturaleza y cómo están en cautividad. Evidentemente, no viven en el mar y las instalaciones de un zoológico nunca son el mar y nunca lo serán, pero mantener un animal no es única y exclusivamente darle el mayor espacio posible", afirma.

Y lo compara con tener un perro. "Alguien puede tener una mascota, un perro, en su casa, sin que tenga acceso al campo más que en contadas ocasiones y lo pueden tener en estado perfecto. Y alguien puede tener cuatro perros en una finca enorme y los puede tener en un estado lamentable. El espacio no es solamente la cuestión clave en el bienestar animal, sino el manejo, el cuidado, la protección veterinaria, el cuidado de la alimentación, de las instalaciones, de los entrenadores".

Almunia afirma que hay publicaciones científicas que "demuestran que viven al menos tanto como en la naturaleza". "Si estuvieran en una situación tan terrible, tan dramática, no podrían tener una longevidad comparable a la que tienen sus congéneres en la naturaleza. No debe de ser tan mala", añade.

EL CASO DE MORGAN

Otra de las críticas a las que se enfrenta Loro Parque es la situación de Morgan, la orca capturada en Holanda en junio de 2010, que según los animalistas vive acosada y recibe ataques constantes del resto de orcas.

"Eso es absolutamente ridículo", responde Almunia, quien asegura que esas acusaciones proceden de un informe "basado en observaciones parciales, sesgadas, sin ningún objetivo científico, sólo con el objetivo político de soltar al animal". El responsable del Loro Parque dice que los ataques entre animales son "normales" dentro de "un grupo que tiene conflictos para mantener su jerarquía".

DATOS SOBRE LAS ORCAS EN LORO PARQUE

¿Cuántas orcas hay? Hay seis ejemplares. Cuatro vinieron de SeaWorld, otra fue capturada en Holanda y la sexta nació en cautividad.

¿Cuánto cuesta mantenerlas? Según los responsables del parque, cerca de medio millón de euros por ejemplar y por año. Es decir, tres millones de euros anuales para mantener a las seis orcas.

¿Cuánto trabajan? Hay tres espectáculos al día. Pero las orcas interactúan con los entrenadores ocho veces al día, sumando los entrenamientos y los controles médicos.

¿Se meten los entrenadores en el agua con las orcas? No, desde que en 2009 una orca mató al entrenador Alexis Martínez.

¿Cuánto gana Loro Parque por visitante? La entrada normal cuesta de 23 a 34 euros.

TE PUEDE INTERESAR

- SeaWorld anuncia el fin de su programa de espectáculos con orcas y de la cría en cautividad

- La espectacular 'danza' de las ballenas bajo una aurora boreal (VÍDEO)

- Encantador de ballenas: la foto ganadora del National Geographic Traveler Photo Contest 2015

OFRECIDO POR NISSAN