TENDENCIAS

Drew Barrymore y Timothy Olyphant presentan 'Santa Clarita Diet': "La comedia es ahora más necesaria que nunca"

01/02/2017 15:26 CET | Actualizado 01/02/2017 15:26 CET

Con un batido en la mano como si del rodaje de Santa Clarita Diet se tratara, Drew Barrymore recibe sonriente a los periodistas, a quienes lanza una pregunta: "¿No se me notan los nueve kilos que perdí para la serie?".

También con una sonrisa se presenta Timothy Olyphant, su compañero de reparto en Santa Clarita, aunque la alegría se le va borrando de la cara cuando alguien le recuerda la situación política actual en su país, Estados Unidos. "La vida es dura; por eso la comedia es necesaria, ahora más que nunca", resume. Pero estos dos actores no se han cruzado todo un océano para hablar de Trump, así que enseguida desvían la atención hacia temas más alegres, como el estreno de Santa Clarita Diet, la serie de Netflix que protagonizan y que se lanza este viernes 3 de febrero.

En ella, Barrymore interpreta a Sheila, una especie de zombi muy humana que "se come a gente, pero no por ello deja de ser dulce y adorable". "A todo el mundo le encanta Drew Barrymore, y con razón. Puede hacer cosas sucias y salvajes sin perder una pizca de ternura", describe Olyphant, que encarna a Joel, su marido en la serie.

Joel, como esposo de una muerta viviente que se alimenta de carne humana, ha de comprometerse a fondo, y así lo hace. "Un matrimonio auténtico implica cambios, riesgos, crisis. Hay que tomar decisiones y afrontar retos. En eso la serie se parece a la vida real, sólo que además es aterradora", avanza.

Me gusta que mis hijas digan: 'Mi mamá trabaja'. Pero no me gusta que digan: 'Mi mamá no está nunca en casa' — Drew Barrymore

De vida en familia, Barrymore sabe mucho. Tanto que reconoce que le "cuesta equilibrar vida laboral y familiar", sobre todo desde que nacieron sus hijas, de cuatro y dos años. "Me gusta que mis hijas digan: 'Mi mamá trabaja'. Pero no me gusta que digan: 'Mi mamá no está nunca en casa", cuenta.

De niña, Barrymore no disfrutó de una vida familiar corriente y, aunque no lo lamenta, tampoco quiere que la historia se repita con sus hijas: "Yo me crié a mí misma, mis padres no estuvieron ahí. Y, obviamente, no quiero que mis hijas pasen por eso. Pero la verdad es que me lo pasé bien. Mi vida no fue perfecta (incluso lo conté en un libro), pero ya pasó y no me arrepiento de mis decisiones. Vivir arrepentido es terrible".

De aquella época, la actriz recuerda "vagamente y con cariño" el rodaje de E.T., el Extraterrestre, que en 2017 cumple 35 años y que supuso su gran debut cinematográfico cuando apenas contaba seis años. Barrymore todavía mantiene relación con el director, Steven Spielberg —que además es su padrino, junto con Sophia Loren—, y confiesa que le sigue pidiendo consejo con sus proyectos.

Ante tal trayectoria, Drew Barrymore sabe muy bien que "actuar y dirigir es fascinante, pero también consume mucho tiempo". Por eso se planteó dejar la interpretación cuando se quedó embarazada por primera vez y por eso está "muy orgullosa de la serie y de toda la transición". "El rodaje de Santa Clarita fue agotador, pero mereció la pena", asegura. A lo que Timothy Olyphant añade, entre risas: "Trabajar con sangre no es fácil".

La serie tiene 10 capítulos de 30 minutos cada uno. Echa un vistazo a la presentación de 'Santa Clarita Diet', creada por Victor Fresco para Netflix:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Curiosidades de series extranjeras

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!


Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN