POLÍTICA

El sábado en el que Ciudadanos se convirtió en liberal progresista y dejó la socialdemocracia

04/02/2017 20:33 CET | Actualizado 04/02/2017 20:33 CET
EFE

Sábado 4 de febrero. Coslada (Madrid). Esta es la historia del día en el que Ciudadanos dejó atrás la socialdemocracia y proclamó públicamente que es “liberal progresista”. Una nueva etapa, una nueva vida. Y un objetivo/sueño: entrar en gobiernos a partir de 2019.

Ciudadanos se ha hecho mayor en su IV Asamblea General. Tocaba la “evolución”, como ha dicho su líder, Albert Rivera, en la primera jornada. Un paso adelante que se ha escenificado en la periferia madrileña, que simboliza el propio crecimiento del partido a nivel nacional. Hasta ahora todos los cónclaves se habían celebrado en Cataluña.

No quieren hablar de refundación, pero en el partido sentían la necesidad de posicionarse ante la sociedad. Son conscientes de que muchos votantes no sabían situarlos. Y hoy han querido lanzar el mensaje de que el centro no es conservador ni socialista. No son ni un partido como el PP, que no tiene primarias, ni uno como el PSOE, que es “intervencionista”. Para eso, se han puesto una etiqueta: liberalismo progresista. Y, por supuesto, no tienen nada que ver con “círculos”, ha dicho el presidente de Cs (oficialmente ya sin apóstrofe) en clara alusión a Podemos.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

rivera

LA BATALLA IDEOLÓGICA, UN ABRAZO Y 'LA LLEGADA'

Todo cambio tiene ganadores y perdedores. Y Rivera, en el actual Ciudadanos, siempre vence. Ya arrasó en las primarias de la semana pasada (con un 87% de respaldo). Este sábado ha vuelto a demostrar su poderío, consiguiendo un 97% de apoyo de los compromisarios a su informe de gestión, tumbando las enmiendas de los críticos sin dificultad y sacando adelante los tres documentos de estatutos, estrategia y valores con pequeñas modificaciones transaccionadas durante el día en los grupos de trabajo.

La batalla ideológica, que ha perseguido al partido en los últimos meses, se ha materializado en la reunión del grupo de valores a puerta cerrada. El punzón llegaba precisamente desde un grupo de críticos catalanes, con Sergio Sanz (diputado en el Parlament) y Jordi Cañas (uno de los más estrechos colaboradores de Rivera en los primeros años) como principales impulsores de una enmienda a la totalidad. Su intención era que se mantuviera el actual ideario, con sus referencias a las raíces socialdemócratas y a los orígenes catalanes para luchar contra el nacionalismo. Querían mantener esa esencia.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

ciudadanos

El duelo dialéctico lo han protagonizado estos dos críticos contra Rivera y Juan Carlos Girauta. Algunos de los asistentes han confesado que ha sido un debate de “altura”, en el que, a juicio de los resultados finales, han arrasado los dos primeros (con el 73% de apoyo para tumbar la enmienda crítica). Al final, Rivera y Cañas se han fundido en un abrazo y el segundo ha dicho que asume este rumbo. Se han mezclado esa sensación de viejos amigos peleados que casi se reconcilian. Y es que Cs se hace mayor, pero hay mezcla de conocidos de toda la vida que levantaron a los naranjas en Cataluña y novatos incorporados hace meses que ahora tienen cargos en las instituciones. Un ejemplo: hoy rivalizaban Girauta y Cañas, pero suelen quedar para ir al cine. La última película que vieron fue La llegada.

Lo que todos explicaban en privado es que el ambiente había sido bueno, que ha ido todo muy rodado en los tres grupos de trabajo. Y muchos destacan la labor detrás de los focos de José Manuel Villegas, el nuevo número dos del partido y en el que va a delegar Rivera en el día a día del partido.

UN SUPERÁVIT "ACONFESIONAL"

Ciudadanos repitió en las anteriores campañas que no quería sillones. Pero eso va a durar cuatro años. Rivera ha trasladado a los más de 500 compromisarios que se preparen para entrar en gobiernos en el próximo ciclo electoral (municipales y autonómicas en 2019 y en las generales de 2020). Algunos tienen más prisa incluso y habían pedido en una enmienda poder formarlos ya. Pero el sector oficialista ha parado esta intención.

Como carta de presentación está el balance del propio partido. A modo de gurú económico, Rivera se ha subido al escenario por la mañana para presentar su informe de gestión. La gran ovación: deuda cero. Ya han devuelto a los bancos todos los préstamos: “Quien paga es libre”.

También en estos tiempos de austeridad ha exhibido un superávit del 15% (3,1 millones más de ingresos que de gastos). “Los números cantan”, ha dicho en su intervención matutina. Esos son, por ejemplo, los 30.867 militantes.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

rivera

Eso sí, ni una sola autocrítica ha salido de la dirección. Rivera y los suyos han sacado adelante sus tesis sin apenas rivalidades internas. Y eso que sí había cosas que preocupan como la desigual implantación del partido -sin representación en autonomías como País Vasco, Galicia o Castilla-La Mancha-. Los tres documentos han pasado la ronda final del plenario con un alto porcentaje de ‘síes’: Estatutos (98%), Estrategia (99,5%) y Valores (89%). Y otro cambio, se sustituye el adjetivo “laico” por “aconfesional”.

Rivera ya tiene preparado al partido como quiere. La puesta de largo de ese modelo empresarial de eficacia que defiende. Un espíritu que se ha notado en el propio cónclave, donde no se ha dejado a la prensa mezclarse con los compromisarios durante buena parte del mismo. Un congreso sin muchos corrillos, sin merchandising. Banderolas naranjas y poco ruido. De hecho, lo más sonoro ha sido un grupo de mujeres que pasaban por la puerta del teatro camino del ayuntamiento cantando coplillas por ser el día de Santa Águeda. Una de ellas mandará todo el día hoy en Coslada. Dentro, manda Rivera.

Ciudadanos ha enterrado su pasado socialdemócrata. Su futuro es liberal progresista.

IV Asamblea de Ciudadanos

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- La ‘empresa' de Rivera para gobernar a partir de 2019

- Ciudadanos tumba la enmienda de los críticos que mantenía la etiqueta socialdemócrata

- Radiografía de Ciudadanos en 13 cifras

- Rivera reelegido presidente de Ciudadanos en primarias, con el 87,27% de los votos

- José Manuel Villegas (Ciudadanos): "Somos un partido de centro centro"

- Las siete claves de la nueva etapa de Ciudadanos

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest