INTERNACIONAL

Marine Le Pen se presenta como la candidata del "pueblo" frente a los partidos de la "pasta"

05/02/2017 17:25 CET | Actualizado 05/02/2017 17:26 CET
ROBERT PRATTA / REUTERS

Lo que hay que oír. La candidata de extrema derecha a las presidenciales galas, Marine Le Pen, se ha presentado este domingo como la "candidata de la Francia del pueblo" frente a "la derecha de la pasta, la izquierda de la pasta". Es la misma dirigente cuya familia lleva décadas comiendo de la política y de los estamentos de su partido y las instituciones en que están representados, la misma a la que Europa le acaba de embargar medio sueldo para que devuelva los 300.000 euros que de forma irregular ha destinado a asesores de su formación en el Parlamento Europeo que ni siquiera iban a trabajar al Parlamento Europeo.

Le Pen ha jugado con este mensaje de casta y pueblo durante su mitin de campaña en Lyon. La líder del Frente Nacional, a la que los sondeos sonríen y colocan en primera posición a menos de 80 días de la primera vuelta, debía detallar su programa sobre la "prioridad nacional", mientras su rival, el candidato conservador François Fillon, se enfrenta a las acusaciones de empleos ficticios que afectan a su mujer Penelope y dos de sus hijos y que ponen en riesgo su campaña. El gran beneficiado por este clima enrarecido es el centrista Emmanuel Macron, que sube en los sondeos.

"Lo habéis comprendido. La actualidad lo demuestra claramente. Contra la derecha de la pasta, la izquierda de la pasta, yo soy la candidata de la Francia del pueblo", ha dicho Le Pen al comenzar su mitin frente a unas 3.000 personas. "Después de décadas de errores y de cobardía, de falsa alternancia, de dejar pasar, estamos en una encrucijada", ha insistido.

"Defiendo los muros que sostienen nuestra sociedad" contra los "dirigentes que han elegido la mundialización desregulada y la inmigración masiva", ha enfatizado la candidata de extrema derecha, de 48 años. "No queremos vivir bajo el yugo o la amenaza del fundamentalismo islámico", subrayó Le Pen. "Francia es un acto de amor y este amor tiene un nombre: patriotismo. Tenéis derecho a amar a vuestro país y tenéis derecho a mostrarlo. Es tiempo de revivir el sentimiento nacional". "Estamos en casa, estamos en casa" cantaban sus partidarios. "El pueblo está despertando", comentaba, este mismo domingo, el número dos del partido, Florian Philippot.

Le Pen reveló el sábado los "144 compromisos" que constituyen su programa presidencial, en el que no hay grandes cambios pero sí algunas precisiones semánticas sobre el euro o la pena de muerte. En caso de ser elegida, propone dos referéndums, uno para inscribir en la Constitución la "prioridad nacional" en ámbitos como el empleo y el otro sobre la Unión Europea para "recuperar" cuatro "soberanías" (presupuestaria, territorial, monetaria y legislativa).

En su intento de mejorar la imagen de la extrema derecha en Francia, Le Pen modificó su vocabulario y ya no promete la "salida del euro", sino "restablecer una moneda nacional". Asimismo deja por ahora de lado el restablecimiento de la pena de muerte y propone una "cadena perpetua real".Según Marine Le Pen, los franceses comparten mayoritariamente su visión sobre "la defensa de nuestra civilización". Su partido avanza en todas las elecciones desde 2011 con un programa antieuropeo y antiinmigración.

NO TE PIERDAS ADEMÁS...

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Le Pen dice haber que ella ha inspirado las propuestas proteccionistas de Trump

- La 'amable' extrema derecha europea

- El año en que se pondrá a prueba el auge de la ultraderecha populista en Europa

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN