NOTICIAS

El congreso del PP arranca empañado por Gürtel y con críticas a los "codazos" en Podemos

10/02/2017 13:38 CET | Actualizado 10/02/2017 19:26 CET
TAREK / PP

Últimos retoques, operarios desplegando moquetas, pruebas de sonido y el himno del PP en versión ascensor a todo trapo. El congreso del PP arranca este viernes a las 16.00 horas oficialmente, pero la gran fiesta popular ha comenzado ya desde esta mañana con la visita del comité organizador, las primeras declaraciones y los primeros paseíllos ante las cámaras.

El congreso número 18 del PP, que se celebra en la Caja Mágica de Madrid, está llamado a ser un paseo militar de Mariano Rajoy, sin rivales para ser reelegido presidente del partido. Pero se ha colado en el frío ambiente el fantasma que le persigue desde hace años: el caso Gürtel.

La familia popular se ha levantado esta mañana con la noticia de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valencia ha condenado a los cabecillas de la trama Gürtel Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, El Bigotes, a 13 años de prisión cada uno por amañar contratos de Fitur.

La sombra negra que persigue a Rajoy. Pero los miembros del comité organizador han mostrado su mejor sonrisa, ya no se inmutan y han rebajado los titulares que llegaban desde Valencia. “La justicia funciona, es lo importante, la garantía para todos los españoles”, comentaba a su entrada el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo.

“Quien la hace la paga, se llame como se llame, sea quien sea”, declaraba más tarde ante los micrófonos en una comparecencia improvisaba que ni él mismo se esperaba, algo que se ha notado cuando le ha dado la palabra la expresidenta de Aragón y presidenta del congreso del PP, Luisa Fernanda Rudi, y él se ha sorprendido. No obstante, el tema de la corrupción no parece que vaya a traspasar los muros de las ponencias, donde los debates más calientes se centrarán en estatutos, primarias o la maternidad subrogada.

martínezmaillo

ESPERANDO A RAJOY

El nombre de Martínez-Maillo está de moda en el Partido Popular. En todas las quinielas aparece para ser elevado a los altares populares como nuevo coordinador del partido. “Rajoy será quien lo decida”, ha contestado cuando le han preguntado si esperaba salir del cónclave con otro puesto distinto al de vicesecretario de Organización que ostenta ahora. En los últimos meses ha subido la temperatura interna en el PP sobre la acumulación de cargos de María Dolores de Cospedal (ministra de Defensa, secretaria general del PP y presidenta del PP de Castilla-La Mancha) y la necesidad de que alguien asuma mayor control en la calle Génova. Como siempre, Rajoy no ha dado pistas en público y aguarda hasta el último momento para anunciarlo.

Pase lo que pase, con Gürtel al fondo, el PP llega dispuesto a usar hasta la saciedad la palabra unidad. Este congreso coincide con la asamblea de Podemos (Vistalegre II), en la que se enfrentarán duramente los sectores de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. El propio Maillo lo explicaba con estas expresiones: “no vamos a hacer un congreso de codazos”, “no nos miramos los unos a los otros”, “pensamos en los españoles”, “mejorar la vida de los ciudadanos”, “no pensamos en nosotros mismos y en nombres”...

El PP quiere colocar en los telediarios el mensaje de representa “la unidad y la moderación”, además de aglutinar a “a todo el centro reformista, a todo el centro, a todo el centro derecha”. De todas formas, rechazan en público que sea un congreso a la búlgara y tanto Maillo como Rudi han hablado de la “viveza” del debate con más de cuatro mil enmiendas y la participación activa de los compromisarios. “Algunos dicen que es un congreso tranquilo, pero es el de la unidad y la cohesión”, ha repetido el ‘número tres’. Prepárense para un festín de “unidades” en las crónicas de estos tres días.

pp

Y ese ‘buen rollo’ lo han escenificado los cinco vicesecretarios del partido. Besos, abrazos, palmadas en la espalda, guiños, confesiones al oído entre Martínez-Maillo, Javier Maroto, Pablo Casado, Andrea Levy y Javier Arenas. Los cinco tienen una excelente relación y esperan repetir en sus cargos. Rajoy no suele tocar lo que funciona bien y este equipo, nombrado tras golpe de las municipales y autonómicas de 2015, le gusta. Hay mucho mejor ambiente en Génova que en la época anterior con Carlos Floriano y Esteban González-Pons. De hecho, suelen quedar a comer juntos tras los comités de dirección y a la mesa se suele unir el jefe de gabinete de Rajoy en La Moncloa, Jorge Moragas.

Todo muy azul también de momento. Las camisas, las chaquetas. Lo úico rojo que hemos visto ha sido la chupa de cuero de Levy. Y también las pulseras de la bandera de España que regala en el stand del PP de Madrid. Los populares quieren dar sensación de fuerza y han preparado una escenografía con grande pantallas en las que aparecen distintas postales de lugares de España, se mueven las nubes y ondea virtualmente una bandera nacional. Claro, el lema es España Adelante!.

Gürtel vuelve a llamar a la fiesta del PP. Pero Rajoy y los suyos no se van a dar por aludidos. Quieren confrontar su tranquilidad con el ‘lío’ de Podemos, como dirían el presidente del Gobierno.

Como ha dicho un alto cargo del PP a los periodistas: “Estáis mejor aquí que en el congreso de las peleítas”.

EL ENIGMA COSPEDAL, PARA EL SÁBADO

La mayor duda de este cónclave es si Rajoy deja a Cospedal como secretaria general tras las críticas internas por la acumulación de cargos (también es ministra de Defensa y líder del PP de Castilla-La Mancha). Mariano Rajoy, según ha explicado él mismo a los periodistas, apurará hasta el final y no anunciará hasta el sábado si mantiene a María Dolores de Cospedal como 'número dos' del partido.

En todas las quinielas aparece el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo, como nuevo hombre fuerte del partido y posible nuevo coordinador del Partido Popular. El 'número tres' es el que lleva hoy en día las riendas de la calle Génova y muchos dirigentes ven en él la figura idónea para manejar al partido en este momento.

Rajoy ha llegado precisamente solo al congreso del PP, por lo que no ha ofrecido un gesto claro sobre su decisión. Minutos antes había accedido al recinto María Dolores de Cospedal, sin hacer declaraciones. Los dos se han encontrado luego en el interior, en la zona donde están los diferentes stands. Junto al presidente han estado siempre la jefa del Ejecutivo madrileño, Cristina Cifuentes, y la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

Toca esperar al sábado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

- El poder en la sombra de Fernando Martínez-Maillo

- La historia detrás del logo del PP: charranes, gaviotas, Fraga y un joven publicitario

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest