POLÍTICA

Cospedal reconoce falta de agilidad contra la corrupción y carga contra "los Pimpinela" de Vistalegre

10/02/2017 18:36 CET | Actualizado 10/02/2017 19:25 CET
EFE

Hora de rendir cuentas. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se ha enfrentado a su discurso de gestión en el congreso del partido haciendo autocrítica sobre la falta de agilidad en las actuaciones contra la corrupción, alabando la labor de los populares como "pararrayos" del Gobierno durante estos duros años y ensalzando la unidad interna.

Era el momento cumbre de la primera jornada de este cónclave. Y ha animado a los suyos diciendo que han logrado estar juntos pese a que otros han intentado "agrietarlos, enfrentarlos, fracturarlos, partirlos".

"¿Pero quién ha pensado que nosotros vamos a ser como los Pimpinela de Vistalegre, que están aquí al lado? ¿Quién ha pensado que íbamos a ser un partido cambiante de ideología según soplara el aire porque nos interesa en un momento? ¿Quién ha pensado que estaríamos dispuestos a hacer tripartitos, tetrapartitos o pentapartitos para gobernar a costa de quien fuera?", ha dicho ante el aplauso de los más de 3.000 delegados.

De lo que no ha dado ninguna pista ha sido de lo que pasará con su futuro en el partido, en pleno debate interno sobre si debe o no mantenerse como secretaria general. Eso solo lo sabe Rajoy, quien no despejará la duda hasta mañana, según ha confesado en una conversación informal de periodistas.

En sus palabras también se ha referido a los casos de corrupción que han azotado a su partido durante estos años -el balance se refiere a la etapa desde el congreso de Sevilla de febrero de 2012-. "En alguna ocasión no fuimos lo ágiles que la sociedad demandaba. Otros nunca han sido ágiles", ha reconocido.

cospedal

DEL "MERECIÓ LA PENA" DE RAJOY AL HOMENAJE A RITA

"Hemos vivido horas difíciles, de las peores. Momentos en los que tuvimos que apretar los dientes, mirar al frente, sacar fuerzas de flaqueza y poner por delante nuestro orgullo como partido y recordar nuestras convicciones", ha dicho a modo de terapia ante los suyos. Y es que hoy era el día en el que tenía que defender su papel al frente del partido, tan cuestionado por unos como defendido por otros sectores populares.

Unos años que, electoralmente, tuvieron su punto más bajo en las elecciones europeas de 2014, ha comentado. Desde ese momento, cree que comenzaron a remontar, aunque ha recordado los miles de populares que se quedaron sin cargo tras las municipales y autonómicas de 2015 a pesar de haber sido la fuerza más votada.

"Hicimos pedagogía del sacrificio, encajamos sin rechistar las embestidas políticas y asumimos las críticas de la lógica y legítima incomprensión social porque tuvimos que pedir esfuerzos", ha relatado, para luego ahondar en su argumento: "Y volvimos muchas veces con la cara partida, aunque no nos pareciera justo que el castigo fuera para quienes estábamos curando al enfermo y no para quienes habían provocado la enfermedad".

Y en ese momento ha enlazado con la corrupción: ·"En algún caso tardamos en reaccionar. Nos parecía sencillamente imposible que eso nos estuviera ocurriendo a nosotros. Por eso, en alguna ocasión no fuimos todo lo ágiles que la sociedad demandaba. Otros, quiero recordarlo, nunca han sido ágiles".

La parte final la ha dedicado al presidente del Gobierno. Todo palabras cariñosas para el jefe: "Mereció la pena, querido presidente. Tenías razón, siempre la tuviste". Y más loas: ha convertido a España en un "oasis de estabilidad".

Y pronunció después la referencia que muchos esperaban: "Se me viene el nombre de Rita Barberá". Todo el plenario se ha levantado y ha rendido un fuerte aplauso a la exalcaldesa de Valencia. Se lo debían.