INTERNACIONAL

El policía francés acusado de violación ya pegó a un amigo de Théo, según 'L'Obs'

14/02/2017 17:35 CET | Actualizado 14/02/2017 17:35 CET
AFP

Surge un nuevo caso a raíz del de Théo, el chico francés que presuntamente fue violado por un policía.

Este martes, el ministro francés del Interior, Bruno Le Roux, ha ordenado investigar a la Inspección General de la Policía Nacional (IGPN) tras unas nuevas acusaciones de agresiones a uno de los policías detenidos por la brutal interpelación a Théo el pasado 2 de febrero en Aulnay-sous-Bois, una localidad al norte de París.

Según un testimonio ofrecido al semanario Le Nouvel Observateur —abreviado como L’Obs—, Mohamed K., un amigo de Théo, cuenta haber recibido una paliza una semana antes por parte de unos policías, entre quienes estaría el que presuntamente violó a Théo con una porra durante un registro. "Los agentes me esposan, me tiran al suelo, me aplastan la cabeza, me dan patadas en los ojos, veía mi sangre en el sueño, yo intentaba arrastrarme para salir de ahí", explica el joven, que pasó 24 horas detenido, y a quien le prescribieron cinco días de baja por los golpes.

"Mohamed K., amigo de Théo, cuenta la paliza que le dio el mismo policía".

"Se trata de acusaciones graves hacia el mismo funcionario y, evidentemente, hay que arrojar luz sobre ellas. El ministro ha sido informado de inmediato y ha ordenado una investigación sobre el IGPN", ha declarado el portavoz del ministro del Interior, Pierre-Henry Brandet.

"VEN AQUÍ, QUE A TI TAMBIÉN TE VAMOS A REGISTRAR"

El 26 de enero, Mohamed K., de 22 años, repartidor, vuelve temprano del trabajo para "ir al Assedic [el equivalente al INEM en Francia]". Mientras sale un momento a comprar pan, ve "a un pequeño del barrio salir corriendo seguido por un hombre mayor vestido con un abrigo con capucha de pieles". "A cinco metros de mí, le hace una llave al chico, y entonces yo intervengo y le pregunto qué pasa". Entonces, el hombre con capucha, que no lleva ningún brazalete ni insignia, le dice que es policía.

Mohamed decide seguir su camino, según cuenta a L’Obs. Pero un poco más lejos se cruza con el hombre con capucha y otro agente, que —en palabras del chico— le sueltan un: "Ven aquí, que a ti también te vamos a registrar".

Los agentes le empujan hacia la entrada de un edificio. Un tercer policía sale del hall y la situación degenera. "Me golpean, me dan patadas, un puñetazo en la cara, en el vientre, en la espalda, sangro porque me abren el cráneo, les digo que me estoy ahogando y me tratan de ‘sucio negro’, de ‘cerdo’, me escupen", explica.

Todo el mundo le llama Barbarroja. — Mohamed K.

Según Mohamed, uno de los tres funcionarios es el hombre que "penetró a Théo". "En el barrio se le conoce, es el mismo que penetró a Théo con su porra, todo el mundo le llama 'Barbarroja", asegura.

Primero lo llevan a comisaría acusado de "ultraje y rebelión" y allí el chico se queja de sus dolores: "Me costaba respirar, no entendía qué hacía ahí". Entonces lo llevan al hospital Jean-Verdier de Bondy. Este es su testimonio:

"Me hicieron un enjuague bucal, me limpiaron la sangre y me dieron un Doliprane. Les suplico que no me devuelvan a comisaría. Una enfermera me apoya, pero el médico se calla. Y sólo me dice: 'Tienes cinco días de baja, pero ahora vuelves a comisaría".

DENUNCIAN LOS POLICÍAS Y DENUNCIA MOHAMED

24 horas después, Mohamed K. se levantó con los ojos "tan hinchados por los golpes" que no veía. Su familia, alertada por un amigo, llamó varias veces a comisaría para preguntar por él: "Le respondieron que iba a salir".

Un oficial de policía judicial informa al joven repartidor de que sus colegas han puesto una denuncia. Él no niega haber tratado de defenderse "porque me estaba golpeando". A uno de ellos, con un esguince en el dedo, le dan una baja de tres días. Mohamed, defendido por el mismo abogado de Théo, Eric Dupond-Moretti, también decide denunciar.

Este nuevo caso estalla tras más de una semana de violencias urbanas y mientras François Hollande, de visita en Aubervilliers (otro suburbio al norte de París), llama a la calma y a la responsabilidad a la espera de que "la justicia actúe".

Este artículo fue publicado originalmente en la edición francesa de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del francés por Marina Velasco Serrano

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

QUERRÁS VER ESTO

Manifestaciones en la periferia de París para protestar contra la brutalidad policial:

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest