NOTICIAS

11 libros contra la religión para leer esta Semana Santa

Entre torrija y torrija, un libro. No todo van a ser procesiones.

13/04/2017 18:09 CEST | Actualizado 13/04/2017 18:11 CEST

La Semana Santa no son vacaciones, sino un tiempo para el recogimiento, la contrición y la oración. Eso es lo que dice la Iglesia. Pero si eres de los que prefiere aprovechar esta semanita libre para desconectar del trabajo y disfrutar de una cerveza al calor de la primavera, también puedes meter en la maleta uno de estos once libros contra la religión.

¿Qué mejor momento para leer sobre el espejismo de Dios, las raíces biológicas de nuestras creencias o las falacias del creacionismo que en los días que nos brinda la liturgia católica? Ni siquiera hace falta que seas ateo, basta con que tengas ganas de leer y un poco de miedo a la multiplicación de "fervor popular" que invade el país durante estas fechas.

1. El buen sentido, atribuido a Paul Henrich Holbach

No está claro si este ensayo fue realmente escrito por el ilustrado franco-alemán, pero es que no es fácil trazar su autoría: se publicó de manera clandestina en 1772. Fuera quien fuere quien lo escribió, El buen sentido no hace prisioneros: "Dios no existe más que en la imaginación de los hombres, y se le conoce sólo por los desastres, disputas y locuras que ha causado sobre la tierra". Fue tildado de "folleto odioso", y no sólo por los más beatos: carga también contra otros ilustrados como Rousseau, Voltaire y Diderot, que tenían posturas algo más ambivalentes sobre la divinidad. No es de extrañar que Michel Onfray, otro ateo ilustre, incluyese a Holbach en su catálogo de "ultras" de la Ilustración.

A Dios se le conoce sólo por los desastres, disputas y locuras que ha causado sobre la tierra.El buen sentido

2. Historia mínima del cosmos, de Manuel Toharia

El físico Manuel Toharia es uno de los grandes divulgadores de nuestro país y en su último libro escribe de manera somera pero rigurosa la historia de todo lo que nos rodea. ¿Qué tiene eso de antirreligioso? Pues todo o nada, depende de a quién se le pregunte. El caso es que uno de los hilos conductores inevitables de su obra es la constante lucha de la ciencia por avanzar frente al prejuicio religioso y las prohibiciones eclesiásticas, como la refinadísima hoguera.

3. Por qué no soy cristiano, de Bertrand Russell

Estuvo en la cárcel por pacifista durante la Primera Guerra Mundial, se le impidió dar clase por expresar en público sus ideas sobre la vida sexual de los estudiantes, afirmó que un mundo gobernado por fascistas no era un lugar donde mereciese la pena vivir... e hizo avanzar la filosofía analítica y las matemáticas con su constante reflexión sobre los axiomas, esas proposiciones teóricas "evidentes" que se aceptaban sin demostración previa. Russell no se sentía cómodo con ellos y tampoco con Dios, ese axioma. Así que en Por qué no soy cristiano, hizo una encendida defensa del no creyente, una reflexión sobre el miedo como base de la fe y una afilada crítica a la idea cristiana del sexo.

4. Elogio del ateísmo, de Gonzalo Puente Ojea

La idea del no creyente puede resultarle cómoda a algunos de los que reflexionan sobre Dios y la religión, pero no es el caso de Gonzalo Puente Ojea. El escritor y diplomático, que fue creyente antes de convertirse en ateo y escribir esta obra fundamental en la tradición antirreligiosa en español, apuesta por un ateísmo militante y criticaba duramente el silencio público de la increencia, pues deja campo libre a la "fe recibida" y a la "transmisión del legado mítico". Elogio del ateísmo lleva por subtítulo Los espejos de una ilusión, que el autor describió como las decenas de herramientas de alienación utilizadas por las religiones. Es particularmente brillante su descripción del Corpus eclesiástico, su jerarquía y organización, como una "malla" de "dominio universal acompañada de su propio código jurídico". Y, por supuesto, con sus castigos propios.

5. Romper el hechizo, de Daniel C. Dennett

Probablemente no han leído a Puente Ojea, pero los impulsores del llamado Nuevo Ateísmo no hicieron otra cosa, nada más empezar el siglo XXI, que incidir en la línea de un ateísmo batallador que había propuesto el ensayista español nacido en Cuba. Una de las principales figuras de ese ateísmo militante de nuevo cuño es el filósofo Daniel C. Dennett, que le dio una patada a la mística con su libro Romper el hechizo. En él sostiene que la religión es otra más de las ideas abstractas que diferencian al homo sapiens, y que olvidar ese aspecto ha terminado por convertirla en una cárcel. Por eso, propone devolverla a su sitio como fenómeno biológico, para conocer su verdadera naturaleza.

6. El espejismo de Dios, de Richard Dawkins

De las Cruzadas al 11-S, de los sanguinarios tiranos de la época clásica a las presentes matanzas de religión, pasando por la Inquisición y la Ilustración, Dawkins hace un completo repaso de todas las desgracias que la religión, ese espejismo, le ha causado a su víctima y "creador": los seres humanos. Su premisa es básica y conocida, pero la perfila con un espléndido estilo: Dios no sólo no existe, sino que es una noción nociva que hay que descartar cuanto antes. Biólogo, zoólogo y etólogo además de divulgador, el autor británico ceba de argumentos con este libro la famosa frase de Pirsig: "Cuando una persona sufre un delirio, lo llamamos locura. Cuando muchas personas sufren un delirio, lo llamamos religión".

7. El fin de la fe, de Sam Harris

Más ateísmo militante, bajo un estandarte transparente: la ciencia debe destruir la religión. Como Dawkins, el neurocientífico y filósofo Harris recorre el mundo en lo geográfico y en lo temporal para desmenuzar todas y cada una de las desgracias causadas por la fe. Ataca todas las religiones organizadas como enemigas de las inquietudes humanas que más progreso han producido, indaga en su tendencia a la violencia y reflexiona sobre su intención de anclar a los seres humanos al pasado. El fin de la fe contiene reflexiones muy severas sobre el cristianismo, el judaísmo y, especialmente, el islam. Quizás por eso provocó una enorme polémica y permaneció durante casi un año en lo más alto de las listas de libros más vendidos.

8. Dios no es bueno, de Christopher Hitchens

Si algún aspirante a polemista quiere aprender de verdad de qué va eso, debe leer a Hitchens. El escritor y periodista británico se metió en todos los charcos que pudo antes de que un cáncer le matara con 62 años. Le dio tiempo a dejar escrito uno de los alegatos antirreligión más potentes de nuestro siglo, en el que al más puro estilo Orwell, cada línea es una idea o un dato importante sobre la religión como destrucción y como negocio. Como los autores anteriores, el cuarto jinete del Nuevo Ateísmo presenta una panoplia de religiones, lugares y catástrofes para extraer el corolario de que la fe tiende al totalitarismo y por lo tanto destruye la libertad individual.

9. La vida eterna, de Fernando Savater

Tras el repaso a la nueva tradición atea anglosajona, toca regresar a los territorios de la increencia en castellano. Aunque no es exactamente así, porque Savater perfiló este libro en un banco de Londres, a la sombra de una escultura de Bertrand Russell. Si la fe es tan transversal como una plaga, también han de serlo quienes aspiran a quitarle el protagonismo que le queda, ¿no? En La vida eterna, Savater no abandona su claridad pedagógica para navegar por la manera en la que las religiones se han apropiado de los temas de la reflexión filosófica y hasta qué punto puede desligarse la fe de una de las más potentes aspiraciones humanas: la de la inmortalidad.

10. ¿Por qué creemos en cosas raras?, de Michael Shermer

Incluir a la religión en el lugar que le corresponde junto a otras alucinaciones y supersticiones es ya lo bastante atrevido como para tener en cuenta este libro. Pero es que además, Shermer despliega en él una inusual habilidad expositiva para desentrañar las maneras en las que nuestro equipamiento genético lleva incorporados mecanismos para generar creencias y de qué manera podemos hacer que, en lugar de que nos sirvan para creer algo falso y dejar de creer en algo verdadero, nos sean útiles para no creer en algo falso y creer en algo verdadero.

11. La escuela moderna, de Francisco Ferrer Guardia

No es exactamente un libro antirreligión, aunque en sus páginas haya múltiples referencias, directas o no, a la nefasta influencia de la fe en la educación y la moral. Pero al escribir sobre el libro de Shermer se me ha quedado colgada una cita de Stephen Jay Gould que cuadra perfectamente con este manual de Francisco Ferrer Guardia para crear una educación humanista, racional, justa y liberadora: "El descrédito de una fe sólo se hace en interés de un modelo de explicación alternativo y no como un mero ejercicio de nihilismo. Ese modelo alternativo es el propio racionalismo, que, vinculado a la honradez moral, se convierte en la herramienta para el bien más potente que nuestro planeta haya conocido".

Libros contra la religión