POLÍTICA

Pedro Sánchez, versión 2017

¿Cómo es hoy Sánchez? ¿Qué piensa? ¿Cómo ha evolucionado? ¿Qué le duele? ¿Qué ha aprendido?

12/05/2017 07:39 CEST | Actualizado 12/05/2017 07:39 CEST
EFE
Pedro Sánchez, en un acto en Sabadell

"No soy la misma persona que hace dos años y medio, ni la misma persona que el uno de octubre y tampoco soy la misma persona que renunció al acta". Pedro Sánchez hacía esta confesión en la presentación de su documento político el pasado 20 de febrero. El político al que le costaba llenar los mítines en la campaña del 26-J provocaba ese día una cola de centenares de personas en las puertas del madrileño Círculo de Bellas Artes.

Aquel líder acorralado en octubre y encerrado en su círculo en su etapa final en Ferraz, ve muy cerca estos días volver a su antiguo despacho a partir de las primarias del 21 de mayo. El subidón de la presentación de avales -se ha quedado tan solo a 6.000 de Susana Díaz- ha vuelto a resucitar una figura que muchos habían dado (varias veces) por muerta. El renacido, el superviviente. Se han quedado muchas cosas por el camino, pero ha sumado también otras. Un personaje poliédrico, con muchos ángulos, caleidoscópico.

Sánchez llegaba a la Secretaría General en julio de 2014 venciendo a Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias. Un hombre con muchas ganas, ilusión, pero poco experimentado en el arte del poder. Ahora tenemos la versión 2017 de Sánchez. Un político que fascina a una parte del partido, incluso a algunos que no le hicieron muchos caso al principio, y que repele a la otra mitad, que lo ve como un peligro para el futuro del PSOE.

¿Quién es el nuevo Pedro Sánchez? ¿Cómo está? ¿Qué piensa? ¿Cómo ha evolucionado? ¿Qué le duele? ¿Qué ha aprendido?

Amor y odio. Cuando se habla de Sánchez en la familia socialista, apenas hay término medio. Unos lo ven como el hombre que puede llevar al socialismo a la izquierda, que puede recuperar las esencias originarias del PSOE, mientras que sus detractores describen a un hombre ambicioso, que solo se rodea de aduladores y que muta de ideas como de camisa, según varias fuentes consultadas por El HuffPost que conocen muy de cerca al madrileño.

GTRES

"LO HA PASADO MUY MAL PERSONALMENTE"

"Tiene la misma ilusión por cambiar las cosas que en 2014, pero Pedro no sabía hace dos años cómo era el aparato que se iba a encontrar en frente. No sabía que desde el primer día se le iba a cuestionar. Pensaba que el PSOE se iba a unir y lo iba a apoyar", comenta una persona que ha colaborado con él durante los últimos años.

Desde que llegó a Ferraz, agrega, Sánchez "tuvo que luchar con la presión del cargo, la presión interna y todo el ciclo electoral con autonómicas, municipales, andaluzas, catalanas, vascas, gallegas y dos generales". Una de las cosas que más subraya es la necesidad de "lealtad" con el secretario general, Sánchez siempre repite que espera que ningún líder del partido "pase lo que me ha pasado a mí". "Se le pusieron palos en las ruedas desde el minuto uno", agregan las fuentes.

"Lo ha pasado muy mal personalmente", insiste una persona de su círculo más cercano. Tras su dimisión y su posterior marcha del Congreso, Sánchez tuvo dudas, pensó mucho solo, consultó con su familia y con compañeros muy cercanos. Fueron unos meses muy complicados, en los que vio también cómo algunos de sus colaboradores (y amigos) le daban la espalda, como Patxi López, Óscar López y Antonio Hernando, entre otros. "Llegó hasta pensar si lo mejor era desaparecer de la vida pública", comenta una fuente, pero al final sacó su "capacidad de fondo de deportista". "Lo de Antonio, por ejemplo, le dolió mucho", insisten las fuentes.

El 1 de octubre estábamos todos en shock, no sabíamos realmente lo que estaba pasando

En su mente han quedado momentos muy hirientes. Sin duda, está el Comité Federal del 1 de octubre, donde el partido vivió una ruptura cainita televisada ante todos los españoles y que acabó con su dimisión. Una persona que estaba allí ese día lo recuerda así: "Estábamos todos en shock, incluso no éramos conscientes de lo que pasaba".

GTRES

Varias fuentes apuntan incluso como más triste para Sánchez el día que dejó el acta como diputado. Los días previos recibió varios consejos, tanto en el sentido de que lo mejor era irse del Congreso como los que le decían que se quedara. Pensaba que todavía había posibilidad de una abstención técnica. Un diputado que le apoya muestra su convencimiento de que la Gestora tomó la decisión de que todo el mundo se abstuviera con el fin de que Sánchez dejara su escaño. Algunos dicen que incluso podría haber decidido irse al baño durante la votación o decir que estaba malo, pero el ex líder prefirió abandonar la Carrera de San Jerónimo para demostrar que era un hombre de palabra y en el que se podía confiar.

El día que dejó el acta como diputado fue casi más duro que el Comité Federal

Una persona de su entorno describe así ese sentimiento: "Me da mucha rabia que se diga que no tiene cultura de partido porque ama tanto al partido que entregó su sueño, que era ser diputado. Fue consecuente". Esos días hubo hasta lágrimas en la cara de Sánchez. "Hemos llorado alguna vez juntos", dice una fuente.

"Todas estas cosas te matan o te reviven", dice un parlamentario sanchista, que subraya que Sánchez ha vivido desde traiciones hasta cosas positivas en los últimos meses. "Esto es igual que superar un divorcio", agrega esta fuente, que señala que Sánchez ha evolucionado también en lo personal: "Antes era más frío". Y es que, añade, "en la vida se aprende de los golpes" y "no hay que olvidar que esta persona ha pasado en unos meses de ser casi el presidente del Gobierno a estar en el paro".

DE LA "ALIANZA ARTIFICIAL" CON DÍAZ A LA GUERRA

Lágrimas, marchas, peleas, estrategias. Y una rival omnipresente: Susana Díaz. Ella le catapultó en el congreso de 2014, fue su gran apoyo orgánico y hoy son dos personas que se detestan y que pelearán voto a voto. Una persona de confianza de Sánchez explica que "faltó química desde el primer momento entre ambos y entre los equipos". "Susana lo apoyó en aquellas primarias, pero lo quería derrocar, se notaba mucho. Era una alianza artificial".

GTRES

"Cuando él dijo en un mitin en Vícar aquello de 'Susana, tú a San Telmo, y yo a La Moncloa', ella se dio cuenta de que no lo podía manejar. De todas formas, el que pensara que podía manejar a Pedro es que no había hablado con él antes. Cuando quiere algo, lo consigue. Es una persona con mucha determinación", añade la fuente.

Para los suyos, pura determinación, pero para sus rivales es actitud temeraria. Y es que entre los 'susanistas' se extiende la opinión de que Sánchez debería haber dimitido tras haber cosechado las dos peores derrotas electorales de los socialistas en la etapa democrática. "En el PSOE se hacen las cosas de otra manera, hay cultura de partido", comenta un importante dirigente alineado hoy con la andaluza. Eso sí, algunos popes que apoyan a Díaz piensan que a lo mejor deberían haberle ofrecido una salida airosa digna de un secretario general para no haber llegado hasta la actual situación.

Pero tras unos meses duros, Sánchez está en su mejor momento. "La gente por la calle le dice que aguante", comenta una persona de su candidatura, que explica que esto es de lo que más le gusta a Sánchez y lo que le insufla ánimos en esta carrera.

Pero dentro del sanchismo también había quien creía que no había tanta agua en la piscina. Han sido varios momentos, según las fuentes, los que han hecho que Sánchez siguiera adelante y confirmara su intuición de que había partido. Uno fue el acto de Dos Hermanas (Sevilla), en el que encontraron muchos más seguidores de los que esperaban y donde anunció su candidatura a finales de enero. En febrero le subió mucho la moral el acto que protagonizó junto a Óscar Puente en la Cúpula del Milenio en Valladolid. Y fue muy importante el acto en el Círculo de Bellas Artes para presentar su programa unos días después. A su equipo le caló que hubiera una cola que llegará desde el Círculo de Bellas Artes hasta la parada de metro de Sevilla. El 4 de mayo, día de la presentación de los avales, fue el otro gran hito de la candidatura.

GTRES

DEL APOYO DEL 'ESTABLISHMENT' A LA CANDIDATURA DE LAS BASES

¿Cómo puede presentarse ahora como un candidato de las bases y un anti establishment cuando él llegó a la Secretaría General siendo un desconocido gracias al apoyo de grandes barones como Díaz, Ximo Puig y Tomás Gómez? Esta pregunta, en tono enfadado, se suelen hacer muchos de los 'susanistas'.

En su círculo lo explican de varias formas. "No ha sido una evolución en sí, es que lo que no sabía era cómo eran de verdad esos aparatos", explica un colaborador. Otra persona que estuvo en la dirección con él y que hace campaña estos días por el madrileño dibuja este cambio: "Es un producto de sus circunstancias y la visión que tiene de la estructura y del partido está muy influida por su experiencia. Yo mismo no tengo la misma visión que tenía de los líderes territoriales y del funcionamiento del partido que hace dos años, nos ha cambiado la experiencia".

Dice que no sabía cómo eran de verdad los aparatos

"Lo que no pueden pretender esos barones es que con lo que ha sucedido se pueda pensar como ellos. Han demostrado que hay que cambiar la estructura, son más una oligarquía que un partido moderno. Como no hagamos eso, el resultado electoral puede ser dramático", admite esta fuente perteneciente a la anterior Ejecutiva.

EFE

Los partidarios de Díaz, en cambio, utilizan expresiones como "provocador" y recuerdan "feos" de Sánchez a la andaluza como incluso no avisarle durante sus vacaciones en las costas almerienses o aparecer en la feria de Sevilla junto a Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, histórico enemigo de la presidenta de la Junta de Andalucía.

Sánchez y su entorno piensan que los barones lo boicotearon desde los primeros días. En cambio, algunos líderes territoriales confiesan en privado que Sánchez les engañaba y no les informaba de grandes decisiones políticas. Para algunos también fue muy dura la forma en la que Sánchez le cortó la cabeza a Tomás Gómez como líder del PSM. Y algunos de los que trabajaron con el ex secretario general van más lejos y dicen que si uno le decía algo que no le gustaba, "te dejaba de hablar".

Los sanchistas reconocen falta de 'finezza' y de inteligencia política en su etapa en Ferraz

Estos meses también han servido para rumiar algunos de sus errores como secretario general. Una persona de su confianza comenta: "Está claro que en algunos momentos no se tuvo, como dirían los italiano, finezza y más inteligencia política". Aunque también hay quien en el círculo de Sánchez considera que no deberían haber tolerado algunas cosas a los barones. "Ahora tenemos un líder que ha pasado por todas las circunstancias", resumen.

"La propia percepción que tiene la ciudadanía de Pedro no es ni siquiera la de hace seis meses. Hoy es un líder mejor valorado. Cuando te dicen que perdió dos veces, hay que decir que no es el Pedro Sánchez de hace seis meses. Es un líder completamente diferente", añade un 'sanchista'.

El 21-M será la gran batalla del PSOE, solo puede haber un ganador. Pero conforme se acerca la fecha más miedo da el día después. Con el grado de división que han mostrado los avales, se teme hasta por una escisión. Una de las dudas que se plantean en el PSOE es si Pedro Sánchez podría reconectar con los barones si gana después de estos años de enfrentamiento.

"El día siguiente, para cualquiera, va a ser terrorífico. Estamos en carne viva, va a costar recuperarlo. Pedro tiene una ventaja respecto a Susana, tiene el apoyo de la masa social. Además, tiene tiempo para poder trabajar. No hay que integrar de manera automática, habrá que ver y ponderar. Si el que llega entiende esto como una guerra civil, el PSOE implosionará", confiesa un convencido 'sanchista'.

Pedro Sánchez, versión 2017. Y un mismo objetivo: ser presidente del Gobierno.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Avales como puñales

- En las tripas de la candidatura de Pedro Sánchez

- Entrevista a José Luis Ábalos: "Susana Díaz representa la jerarquía y el modelo que teme a la participación"

- Entrevista a Nino Torre: "Pedro Sánchez ha fulminado dos veces el suelo electoral del PSOE"

Pedro Sánchez

OFRECIDO POR NISSAN